Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Eliminación de reprotóxicos: hay empresas que sí cumplen

Sáb, 15/01/2011 - 12:20
LEONOR PEINADO
JOSÉ CARLOS IZQUIERDO Y VIRGINIA SORIANO
Eliminación de reprotóxicos: hay empresas que sí cumplen

LEONOR PEINADO, JOSÉ CARLOS IZQUIERDO Y VIRGINIA SORIANO*

Hay empresas cuya diligencia en la protección de la salud de los trabajadores y trabajadoras merece ser destacada. Así ha ocurrido en el proyecto de Prevención y Control de Sustancias de Riesgo para la Reproducción, el Embarazo y la Lactancia (REPROTOX) que ISTAS desarrolla en colaboración con los Gabinetes de Salud Laboral de CCOO de Madrid, Valencia, Cataluña, Murcia, Aragón y Cantabria.

José Luis Jiménez es delegado de prevención en Motor Mecha, y secretario del comité de seguridad y salud de una empresa dedicada a la reparación y venta de vehículos con tres centros en la provincia de Madrid. El suyo está ubicado en San Sebastián de los Reyes y en él trabajan 110 personas. José Luis y sus otros cuatro compañeros, también delegados de prevención, solicitaron este año que en el examen anual de la vigilancia de la salud se comprobara la presencia de ciertos tóxicos en sangre en todos los trabajadores, y no sólo en los de la sección de pinturas, como se venía haciendo hasta ahora. La sorpresa fue que en ocho trabajadores del taller, de muy distintas secciones, se encontraron altos niveles de tolueno en sangre. Cuando el valor límite biológico es 0,05, se encontraron resultados con 0,09, 0,15 y 0,19 de tolueno en sangre. El tolueno es una sustancia tóxica para la reproducción que puede ser responsable de problemas de infertilidad, abortos y malformaciones en los fetos.

Los delegados de prevención iniciaron una acción informativa que consistía en llevar una pegatina adhesiva con una señal de prohibido y la imagen de un feto que decía: Jo ací no puc estar, que en castellano quiere decir: Yo aquí no puedo estar

Ante los resultados de la vigilancia de la salud, la primera medida que la empresa adoptó fue apartar a esos trabajadores de su puesto de trabajo y buscar qué productos del taller contenían tolueno. Encontraron una amplia lista de productos que lo contenían. Distintos disolventes con los que se limpian pistolas o piezas de automoción (DISOPOl, DISOLVENTE SINTÉTICO B, SK DISOLVENTE UNIVERSAL), también algunas sustancias selladoras (SELLADOR 844 GELSON, 3M-RS-004-2474-04) y otras antigravillas (RV09/RV10/RV11 ANTIGRAVILLA, PLUS BODY y EURO BODY 230) con las que se reparan los bajos de los coches. La empresa actuó con diligencia y solicitó a los proveedores los cambios de esos productos. Todos los disolventes han sido sustituidos por disolventes al agua y el resto de productos por otros que no contienen tolueno. “La sustitución ha sido sencilla pues no ha hecho falta cambiar de proveedor, sólo cambiar los productos y asumir que, aunque algunos sean un poco más caros, es inaceptable que el ahorro en costes se cargue contra la salud de los trabajadores”, explica José Luis Jiménez. Este trabajador destaca el compromiso con la salud del nuevo gerente de la empresa: “Vamos a seguir haciendo vigilancia de la salud, y hemos firmado todos (empresa, servicio de prevención y trabajadores) un certificado que da fe de que a 13 de diciembre de 2010 se han sustituido todos los productos que contenían tolueno”, explica Jiménez. Además hay un compromiso de la empresa de sustituir los equipamientos de protección individual por otros más efectivos y facilitar información y formación a los trabajadores para su correcta utilización.

Si las empresas cumplen, los trabajadores y trabajadoras también le ven más sentido a la vigilancia de la salud. Por ello en Motor Mecha, tras la sustitución de los productos que tenían tolueno, se han realizado 22 nuevas analíticas. Esas 22 nuevas analíticas corresponden tanto a trabajadores que estaban de vacaciones en septiembre pasado como a un grupo de ellos que no se habían sometido a la vigilancia de la salud porque ésta tiene carácter voluntario.

El primer paso: eliminar la exposición

Berni Folch es delegado en la empresa Insonorizantes Pelzer, ubicada en Alcàsser (Valencia), donde trabajan casi cincuenta trabajadores, la mayoría de ellos mujeres. La empresa se dedica a la fabricación de espumas que sirven para insonorizar por el interior los vehículos a motor. En la elaboración de las moquetas se utiliza el tereftalato de polietileno, sustancia disruptora endocrina que, a grandes temperaturas, desprende distintas sustancias tóxicas, que entre otros efectos alteran el funcionamiento de los estrógenos y que pueden tener severas repercusiones sobre el feto.

En el marco del proyecto Reprotox, el Gabinete de Salud Laboral de CCOO del País Valencià, en colaboración con ISTAS, facilitó a los delegados de prevención de la empresa un informe con una recomendación sobre la conveniencia de realizar mediciones higiénicas que permitieran detectar si en el ambiente en el que trabajan mujeres están presentes estas sustancias. Como indica el informe de ISTAS elaborado para los delegados de Insonorizantes Pelzer: “La manipulación a altas temperaturas de cual quier plástico expone a los trabajadores a productos químicos tóxicos”. En concreto, la exposición laboral al tereftalato de polietileno puede ocurrir a través de la inhalación del polvo y por contacto dérmico en los lugares en los que esta sustancia es utilizada. Obviamente los fetos y los niños pequeños presentan un mayor riesgo de exposición a estas sustancias. El informe de ISTAS explicaba con detalle que hay otras sustancias, clasificadas como posiblemente cancerígenas, neurotóxicas o disruptoras endocrinas, que se liberan a partir del calentamiento (200º) del tereftalato de polietileno.

El servicio de prevención de la empresa manifestó la imposibilidad de hacer las mediciones, así que los delegados de prevención recomendaron aplicar el principio de precaución y que las trabajadoras fueran inmediatamente apartadas del puesto nada más quedarse embarazadas. Sin embargo, era necesario sensibilizar a las mismas trabajadoras y a la dirección de la empresa.

Para conseguirlo, los delegados inician una interesante campaña de sensibilización. Paralelamente a la presentación de dicha exigencia a la empresa, los delegados de prevención iniciaron una acción informativa que consistía en llevar una pegatina adhesiva con una señal de prohibido y la imagen de un feto que decía: “Jo ací no puc estar”, que en castellano quiere decir: “Yo aquí no puedo estar”. “Informamos a la empresa de que íbamos a desarrollar esta campaña –explica Berni– y nos pusimos continuamente la pegatina. Nos la poníamos cada vez que teníamos una reunión con la dirección, cuando acudía la Inspección, en nuestro trabajo diario, etc. Y, finalmente, también las trabajadoras empezaron a ponérsela”. La respuesta de la empresa ha sido doble. Por un lado ha acordado con los delegados de prevención que cuando una trabajadora se quede embarazada se le dará la baja por riesgo para el embarazo inmediatamente. “Hemos tenido que convencer a la empresa para que presione a la mutua, y finalmente la empresa ha conseguido que la mutua admita que las trabajadoras y su descendencia están en peligro si permanecen en el ambiente laboral”, explica Berni Folch.

El otro esfuerzo que está realizando la empresa tiene, si cabe, más trascendencia. Ha elaborado un producto propio que no tiene riesgo para los trabajadores porque en su fabricación no se utilizan sustancias químicas tóxicas. La empresa está tratando de promocionar este producto, aunque la decisión final la tienen los grandes fabricantes de coches. Este es un caso que muestra cómo las acciones de sensibilización de los trabajadores necesitan campañas dirigidas a la opinión pública.

* Leonor Peinado es técnica de la Secretaría de Salud Laboral de CCOO de Madrid y José Carlos Izquierdo y Virginia Soriano son técnicos del Gabinete de Salud Laboral de CCOO del País Valencià.