Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Pautas internacionales para la prevención de los accidentes laborales de tráfico

Vie, 15/07/2005 - 12:19
PEX
Dossier

Frente a quienes piensan que la prevención de los accidentes de tráfico es algo que transciende el entorno empresarial, organismos internacionales como la OMS se han preocupado de proponer pautas, recomendaciones y elementos de reflexión a tener en cuenta para disminuir la frecuencia de los accidentes de tráfico laborales. También el NIOSH, instituto gubernamental norteamericano de salud laboral, propuso hace dos años una lista de medidas preventivas dirigidas en su mayor parte a los empresarios. El informe de la OMS de 2004 ponía especial énfasis en la prevención de la fatiga.

En Estados Unidos las muertes por accidentes de tráfico representan el 23,5 % del total de accidentes de trabajo mortales. A pesar de no figurar entre los porcentajes más altos, ya en 2003 el NIOSH (Instituto Nacional de Seguridad y Salud Laboral) proponía una serie de medidas preventivas de carácter general. A los prevencionistas se les recomienda incorporar información sobre prevención de accidentes de tráfico en los manuales y planes de seguridad y en las actividades de formación. La mayoría de las pautas propuestas a los trabajadores son idénticas a las de cualquier conductor. El capítulo de las medidas planteadas a las empresas incluye medidas como requerir el uso obligatorio del cinturón, pero otras van más allá, como la de mantener un registrocompleto y actualizado de las capacidades de conducción de los trabajadores, proveerse de una flota de vehículos que garanticen la máxima protección a los ocupantes, asegurar que los trabajadores reciben una formación adecuada para operar con vehículos de motor especializados, u ofrecer exámenes de salud periódicos y control de la visión a los trabajadores cuya principal tarea sea conducir. También hay un amplio apartado relacionado con la fatiga, como evitar requerimientos de conducción a los empleados en horarios irregulares o extensivos, establecer pautas horarias de conducción-descanso o incorporar la gestión de la fatiga en los programas de seguridad.

Y es que la fatiga es uno de los principales problemas a considerar en la prevención laboral de los accidentes de tráfico. Un estudio realizado en los Estados Unidos definía como un grupo de alto riesgo de colisión en condiciones de cansancio, el de los trabajadores en turno de noche o con horarios prolongados o irregulares. Este era uno de los estudios recogidos por la OMS en su Informe Mundial sobre Prevención de los traumatismos causados por el tráfico. Otro factor de riesgo señalado es la conducción durante largas horas, o bajo presión de tiempo. La Administración norteamericana calcula que la fatiga interviene en el 30 % de los choques mortales de vehículos comerciales pesados y en el 52 % de todos los choques de camiones sin implicación de otros vehículos.

El informe de la OMS se afirma que, a pesar de la existencia de leyes que restringen el número de horas que un conductor profesional puede conducir sin descansar, la eficacia de estas restricciones por sí solas es cuestionable. De las investigaciones disponibles se desprende que las leyes deberían responder a las siguientes consideraciones: a) El riesgo de choque se duplica tras 11 horas de conducción; b) el riesgo de choque por el cansancio es 10 veces superior de noche que de día; c) deben preverse tiempo suficiente e instalaciones adecuadas para que el conductor haga las pausas de descanso, pueda comer y dormir la siesta.