Derechos y corrección de errores en la Europa contemporánea: ¿qué queda?*

 Es simplista hablar de una única derecha, pero todas están convencidas de que persiguen una forma de justicia legítima y de que defiende derechos, aunque sea sólo para unos pocos

ROGER GRIFFIN. Profesor de la Universidad de Oxford Brookes

* Nota de la traducción: las expresiones derechos y corregir se construyen con la misma palabra en inglés (right), al igual ‘qué queda’ e izquierda (left)

El próximo 27 y 28 de octubre se celebrará la conferencia “Sociedad, Derechos y Extrema Derecha” en la que daré una charla cuyo título juega con la ambigüedad de las palabras “derecha” e “izquierda” en inglés. “Right” puede significar la derecha política como en “extrema derecha” (extrema derecha); “rights” también significa principios de justicia como en “derechos humanos” (derechos humanos); y puede usarse como un verbo que significa “corregir un mal” (to right a wrong). 

Mientras tanto, “left” puede significar la izquierda política como en “extrema izquierda”. Pero la expresión “what is left” significa el ‘lo que queda’ después de que todo lo demás se ha ido/ha sido arrebatado, y como pregunta significa ¿qué queda?

Por lo tanto, el alcance de mi charla es, en primer lugar, aclarar la complejidad de definir diferentes formas de derecha política y utilizar el término de manera consistente; en segundo lugar, mostrar que cada forma de derecha política cree que está salvando a la sociedad de amenazas externas y/o del colapso interno y creando así un mundo mejor, aunque sólo sea para algunos. 

De este modo se convencen a sí mismos de que están persiguiendo una forma de justicia y defendiendo ciertos derechos, aunque la cosmovisión de la derecha significa, por definición, que estos derechos sólo deben ser disfrutados por una categoría social o étnica selecta o un “grupo interno” y no pueden ofrecerse a todos los demás sin dañar a la comunidad “de origen”. El resultado es una sensación dentro de los ideólogos y activistas de la derecha de que están luchando por una causa buena, o incluso santa, que les da la licencia moral para ejercer un poder opresivo o utilizar la violencia contra el demonizado “exogrupo”, cuyos miembros son o menos humanos que ellos o incluso “malvados” y que deben hacerlo en interés de las generaciones futuras.

Finalmente, este texto considera brevemente lo que nos queda por hacer a aquellos de nosotros que nos oponemos al extremismo en un mundo lleno de conflictos, tensiones y odios para afirmar nuestra visión de la sociedad ideal –una visión que puede ser experimentada como “extrema” por la extrema derecha, como cuando se hace referencia al multiculturalismo como “genocidio blanco” y una violación de su “derecho a una identidad”. En otras palabras, ¿qué medidas pueden tomar aún los verdaderos demócratas, es decir, aquellas personas comprometidas con el humanismo religioso o secular y los valores liberales universales, para oponerse a la visión de la extrema derecha de mejorar el estado de la sociedad sólo a través de políticas basadas en discriminación, demonización, odio, destrucción y violencia?

La base de mi enfoque para explicar lo que entendemos por derecha y extrema derecha es que toman muchas formas: es una tontería simplista y engañosa hablar de la “derecha” como un “ello”: siempre es un “ellos”. La derecha radical abiertamente iliberal (que rechaza un compromiso simplemente reaccionario con el conservadurismo y el tradicionalismo nacional) puede adoptar varias formas: i) una religión politizada, ya sea en movimientos radicales, grupos terroristas y actores o regímenes solitarios (como en el Irán posterior a 1979, los talibanes, Al Qaeda o ISIS); ii) estados rebeldes autocráticos pero seculares y dictaduras militares con una fuerte dinámica nacionalista que pervierten ideologías nacionales existentes como el comunismo o el budismo (como las dictaduras anticomunistas de Rusia, Siria, China, Corea del Norte, Myanmar o América Latina contemporáneas); iii) democracias parlamentarias tomadas temporalmente por presidentes antiliberales que encarnan prejuicios populistas de derecha y soluciones simplistas (por ejemplo, Israel bajo Netanyahu, los Estados Unidos de Trump, inicialmente Rusia bajo Putin antes de convertirse en un dictador de facto); India bajo Modi, Hungría bajo Orbán, Brasil bajo Bolsonaro; iv) y partidos/movimientos populistas como el Rassemblement National, Alternativa para Alemania, Fratelli d’Italia de Italia o Vox de España.

Una forma de distinguir entre la derecha radical y la extrema derecha es decidir si la visión derechista de limpiar la nación de la decadencia o de su renovación puede llevarse a cabo dentro de una democracia desliberalizada pero aún constitucionalmente representativa con elecciones relativamente libres (por ejemplo, el Fidesz de Orbán, el Partido Nacionalista Eslovaco, AfD, Vox), en cuyo caso es radical y constitucionalmente legal. Sin embargo, en otros grupos se concibe que el proceso de regeneración sólo será realizable en última instancia mediante la destrucción del sistema sociopolítico existente y sus derechos civiles, lo que se considera la condición previa para la fundación de un nuevo orden (un escenario conocido desde el mundo de fantasía contemporáneo de movimientos fascistas y neonazis, lobos solitarios y fundamentalistas religiosos, pero llevado a cabo ampliamente por el Tercer Reich y parcialmente durante cuatro años en el Estado Islámico con su capital en Raqqa). En este caso la derecha es extrema e ilegal. (Esta distinción la aplica la Oficina Alemana para la Protección de la Constitución en las decisiones de financiación o prohibición de partidos políticos).

Sin embargo, es importante señalar que los militantes de derechos religiosos y laicos antiliberales, ya sean radicales o extremos, creen que están salvando a la sociedad, la nación, el Estado, la religión, la humanidad y la civilización de las fuerzas destructivas de la decadencia y de sus enemigos internos y externos. La diferencia es que en el caso de la extrema derecha las categorías de seres humanos (étnicas, ideológicas, raciales) que obstaculizan el proceso de protección/regeneración de la sociedad son deshumanizadas hasta el punto de que sus muertes masivas se consideran moralmente justificadas, de forma que la violencia y los crímenes de odio ya no sean periféricos sino centrales.

El actual conflicto militar entre Hamás e Israel ofrece un trágico estudio de caso sobre la complejidad de hacer incluso estas distinciones simplistas al discutir la derecha y las derechas. La justificación nacionalista, étnica, histórica y religiosa de Hamás del ataque al territorio israelí y a sus habitantes utilizando métodos terroristas para matar a civiles judíos en los recientes ataques ha creado un consenso general entre los líderes de las democracias occidentales de que se trata de la forma más extrema de extrema derecha: la derecha “terrorista” que lleva a cabo actos de violencia selectiva cuyo objetivo es cambiar la situación histórica/transformar el status quo mediante el despiadado asesinato en masa de civiles. Incluso la monarquía británica ha calificado el ataque de terrorista. (Sin embargo, debo resaltar el hecho de que la BBC se niega a utilizar el término “terrorista” debido a sus connotaciones intrínsecamente demonizantes. Utilizo la palabra aquí como una descripción neutral de una táctica para ganar poder e influencia, sin implicaciones de su justificación).

Pero al mismo tiempo, el gobierno de Netanyahu es en sí mismo una coalición de una forma extremadamente antiliberal/desliberalizada de democracia populista de derecha y radical de derecha con sectores abiertamente antidemocráticos de la derecha fundamentalista religiosa judía. En el pasado, este gobierno ha sido responsable de la continua violación de los derechos humanos básicos de los palestinos y de negarse a tolerar una solución permanente de dos Estados o la eliminación de los asentamientos judíos ilegales en Cisjordania. También ha autorizado ataques de extrema violencia contra las sedes del poder de Hamás, que causan daños colaterales a civiles inocentes en una escala mayor que la de las incursiones iniciales, ataques que también merecen ser calificados en términos de crímenes y atrocidades de guerra y tácticamente como una forma de terrorismo de Estado.

Ambos bandos luchan en sus mentes por la libertad y los derechos humanos de su propio pueblo, y el apoyo popular a ambos está impulsado por dos profundos traumas psicológicos en su historia: el Holocausto en el caso de los judíos y la Naqba en el caso de los palestinos (el período de 1948 cuando los israelíes se apoderaron de sus tierras y capitales utilizando tácticas de asesinatos en masa y deportaciones en masa a campos donde las víctimas han sido obligadas a vivir en condiciones inhumanas desde entonces).

Los más militantes de ambos bandos, ya sean parte de una derecha paramilitar “extremista” o de una derecha democrática “radical”, fácilmente suspenden la compasión por el enemigo deshumanizado y se niegan a seguir cualquier tipo de camino de compromiso y negociación para lograr una paz pacífica de dos Estados. Algunos también argumentarían que, bajo Netanyahu, Israel ha operado en varios aspectos como una democracia liberal internamente (aunque no en la extensión ilegal de los asentamientos judíos en Cisjordania) y un Estado extremadamente nacionalista, por no decir terrorista, en su política exterior hacia Palestina. convirtiendo efectivamente a sus habitantes en guetos de maneras que recuerdan el trato dado a los judíos de Europa del Este bajo los nazis.

El separatismo catalán plantea cuestiones taxonómicas aún más enredadas incluso cuando la derecha y la extrema derecha se han distinguido claramente entre sí en términos de “típico ideal”. Los movimientos independentistas modernos generalmente se ven a sí mismos como una lucha para ganar o recuperarse de una fuerza hegemónica que ha negado los derechos civiles democráticos básicos y la justicia social a una etnia particular cuya identidad separada se construye sobre la base de marcadores étnicos específicos (historia, cultura, religión, idioma, geografía, etc.). Además, los movimientos independentistas son, al menos inicialmente, movimientos o partidos de amplio espectro que se extienden desde el apoyo a tácticas minimalistas, moderadas (descentralizadoras) a radicales maximalistas (separatistas pacifistas) y (para una minoría) a tácticas separatistas extremas (violentas) para lograr la libertad de la opresión.

Históricamente, la orientación de los movimientos independentistas separatistas, secesionistas y anticoloniales extremos, a pesar de su nacionalismo patriótico y su elevado sentido de identidad étnica, a menudo ha sido “izquierdista” más que derechista (por ejemplo, el IRA en Irlanda, los LTTE en Sri Lanka, el Viet Cong en Vietnam, el FLN en Argelia). Por lo tanto, es predecible que hagan campaña por la independencia en términos izquierdistas en nombre de la libertad frente a la opresión, el derecho a una identidad, el respeto por los derechos lingüísticos, el desarrollo social y económico autónomo, en lugar de hacerlo en los términos más de derecha de volverse “grandes” en un sentido militarista o imperialista.

Ideológicamente, el separatismo catalán sigue este patrón, arraigado en la izquierda antiautoritaria, anticentralista y antifranquista de la España de entreguerras, en nombre de la libertad frente a la explotación económica, la opresión cultural y una identidad lingüística e histórica separada de la impuesta por el gobierno castellano con sede en Madrid. De ahí que el separatismo catalán no pueda identificarse simplemente con “la derecha”, a pesar de su apasionado y elevado sentido de identidad y singularidad étnica. Tampoco es intrínsecamente “extremo”, incluso si la separación o secesión es en sí misma un acto político “extremo”, y si históricamente ha contenido, como era de esperar, elementos minoritarios extremistas, potencialmente violentos pero marginados (por ejemplo, Terra Llibre) dentro del espectro. Sin embargo, para sus oponentes, la larga campaña terrorista de ETA y la intensidad del populismo separatista catalán pueden hacer que los dos movimientos sean asociados, a los ojos del español castellano, centrado en Madrid, con el comportamiento de una “extrema derecha”.

En 2017, Carlotta Carro, una abogada de 24 años que había apoyado la represión policial española en el referéndum catalán, quedó impresionada por la pasión democrática del movimiento de 2017. Afirmó que “en Estados Unidos la gente está orgullosa de ser patriotas, mientras que en España si dices que estás orgulloso de tu país, te dicen que eres fascista”, dijo. “Pero ahora la gente tiene una razón para salir a la calle a mostrar con orgullo su bandera”. Había comprendido su causa democrática. Pero ese mismo año, el ministro de Asuntos Exteriores de España, Alfonso Dastis, habló sobre el referéndum de Cataluña en el Ministerio de Asuntos Exteriores en Madrid, España, el sábado 30 de septiembre de 2017 en términos incendiarios. Declaró que el plan del gobierno regional catalán de celebrar un referéndum de independencia era una “burla de la democracia” y lo acusó de acciones “nazis”.

Más recientemente, el Informe sobre la Situación y Tendencias del Terrorismo en la UE de 2023 de Europol describió los movimientos independentistas catalanes y vascos como una combinación de “separatismo con opiniones extremistas de izquierda, centrándose en mensajes contra el Estado español y sus instituciones”. Este veredicto llevó a un eurodiputado a argumentar que la UE debería tratar el separatismo catalán como un fenómeno terrorista, a pesar de que en la corriente principal tiene una orientación tanto liberal como socialdemócrata y que los defensores de tácticas extremistas han sido abrumadoramente marginados. (Por la misma razón, sería igualmente absurdo afirmar que Madrid es un gobierno fascista o fascista en su postura antiseparatista).

Finalmente, ¿qué queda? Yo diría que el concepto de izquierda en su totalidad debe abrazar no sólo los valores humanistas radicales y los derechos humanos, sino también una visión ecológica que enfatice la importancia central de la sostenibilidad de la biosfera humana junto con la sostenibilidad humana de la sociedad global como causas profundamente entrelazadas. En cuanto a lo que queda por hacer, todos los humanistas genuinos, religiosos o seculares, y por tanto defensores de la democracia liberal, ya sean “liberales” o “izquierdistas”, deberían hacer todo lo que puedan en privado y en público, en sus carreras individuales y situaciones de su vida personal, usando sus facultades, pasiones y acciones en el mundo para oponerse a la demonización y la “otredad” de los miembros de la especie humana en cada contexto social o político y trabajar por un mundo mejor en su propio rincón, grande o pequeño. Sólo adoptando una postura cada vez que seamos llamados a hacerlo contra las fuerzas del etnocentrismo y el antropocentrismo, en la medida que nuestra situación de vida lo permita, podremos esperar trabajar por un mundo ecológica y humanamente viable para todos

Imagen: Guillermo Casanova

Scroll al inicio