Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Vigilancia y control radioactivo en la chatarra

Jue, 15/01/2004 - 12:19
GREGORIO HUERTAS

Vigilancia y control radioactivo en la chatarra. Una normativa reguladora fruto de la acción sindical

 

GREGORIO HUERTAS. Responsable de salud laboral y medio ambiente. Federación Minerometalúrgica de CC.OO.

El pasado 16 de septiembre la siderúrgica vasca Acería Compacta de Bizcaia paralizaba la producción al detectar material radioactivo en un camión que salía de la factoría. La actuación fue automática: en cumplimiento del Protocolo de colaboración sobre vigilancia radiológica de los materiales metálicos, el pórtico de control advirtió de los altos niveles de cesio-137 en el camión que fue inmediatamente aislado. El hecho se puso en conocimiento del Consejo de Seguridad Nuclear, y ese mismo día peritos de una empresa especializada comenzaban las investigaciones pertinentes. El Protocolo que permitió una tan rápida actuación es fruto de la iniciativa sindical de y del trabajo sostenido por la federación Mienrometalúrgica de CC.OO. a lo largo de toda una década.

Fue en el año 1993 cuando los sindicatos italianos nos alertaron de la entrada en la Unión Europea de materiales metálicos reciclables (chatarra) contaminados con radioactividad provenientes de la Europa del Este. Inmediatamente iniciamos contactos y reuniones con los diferentes organismos y entidades implicadas. Contactamos con el Consejo de Seguridad Nuclear, con la Patronal del Sector del Acero y con el Ministerio de Industria. Un primer estudio llevado a cabo por la Patronal en 1996 constataba los riesgos potenciales para la salud y el medio ambiente.

Un incidente que acelera los compromisos

En 1998 se produce en la Acería ACERINOX de Algeciras un incidente con repercusión internacional al fundirse en uno de los hornos una cápsula que contenía cesio-137. Nuestra reacción fue rápida y contundente: presentamos una proposición no de ley al Parlamento Español y contactamos con todos los grupos parlamentarios, remitimos la propuesta a la Comisión Europea y dimos cuenta de las actuaciones a la Confederación Europea de Sindicatos. Se aceleró la elaboración del Protocolo sobre vigilancia radiológica de los materiales metálicos que se firmó un año después por los Ministerios de Fomento e Industria y Energía, el Consejo de Seguridad Nuclear, la Empresa Nacional de Residuos Radioactivos, la Unión de Empresas Siderúrgicas, la Federación Española de Recuperación y las Federaciones del Metal de CC.OO y UGT.

El protocolo establece como primer paso la creación de un Registro de inscripción voluntaria para que las empresas den cuenta de sus instalaciones, del sistema de vigilancia y control, del responsable de la vigilancia radiológica dentro de la instalación y del compromiso de adhesión.

También se definen los compromisos de cada una de las partes implicadas: el control por parte de la Administración, el asesoramiento y la inspección del Consejo de Seguridad Nuclear, la custodia de los materiales radioactivos y el apoyo formativo y técnico de la Empresa Nacional de Residuos Radioactivos, y por último la responsabilidad de realizar la vigilancia radiológica y poner en marcha los dispositivos de alarma por parte de las empresas adscritas.

Existe una Comisión Técnica de Seguimiento del Protocolo, compuesta por todas las entidades firmantes, que se reúne dos veces al año.

Actualmente un total de 73 empresas se han adherido al protocolo dotándose de sistemas de detección radiológica, de las cuales 25 pertenecen al sector siderúrgico, 46 al sector de recuperación y 2 al sector de fundición de aluminio. Durante el periodo comprendido entre 1998 y 2003 se han realizado 275 detecciones de material contaminado en acerías y 20 en empresas de recuperación de metales.

La Unión Europea recoge el guante

Tras la Conferencia Europea de prevención de riesgos radiológicos celebrada en Sevilla en enero de 2002, bajo la presidencia española de la Unión Europea, en la que estuvieron representados 17 países y las federaciones CC.OO y UGT, finalmente en mayo de ese mismo año el Consejo de la Unión Europea dicta una Resolución en la que insta a los Estados Miembros a que adopten las medidas necesarias para crear sistemas nacionales que eviten la presencia de materiales radioactivos y a que colaboren entre sí en el intercambio de experiencias, información y tecnología para el desarrollo de los sistemas.

La resolución finaliza haciendo un llamamiento a la necesidad de impedir el tráfico ilícito de materiales radioactivos a escala internacional.