Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Tres 'C'

Sáb, 15/01/2011 - 12:20
TRES “C”

En plena crisis económica se ha producido en el Golfo de México una de las mayores catástrofes ecológicas de los últimos tiempos: el hundimiento de una plataforma petrolífera de la compañía British Petroleum (BP).

El accidente, en el que murieron 11 trabajadores y otros 17 resultaron heridos, ocurrió durante la construcción de una estructura de cemento a más de kilómetro y medio de profundidad.

Catástrofe y crisis. Crisis y catástrofes. ¿Tendrán algo que ver? Aparentemente nada, salvo que en este caso comparten un mismo escenario, los EEUU. Pero si somos capaces de mirar más allá de nuestras narices, aparecen algunas coincidencias sorprendentes.

La crisis económica tuvo su antecedente inmediato en la caída del precio de la vivienda en EEUU, como consecuencia de operaciones especulativas de alto riesgo promovidas por responsables de bancos, cuyos jugosos salarios están ligados al beneficio económico de la entidad financiera. Del mismo modo, una parte sustancial de los salarios de los directivos de las grandes empresas tipo BP dependen también de los beneficios, por la vía de acciones o bonos.

Ya hemos descubierto algo que tienen en común los responsables de los desastres, sean estos económicos o medioambientales. Aparece la tercera C: Crisis-Catástrofe-Codicia.

La codicia es lo que explica las conductas “de riesgo” de directivos que, en unos casos, se traducen en operaciones especulativas y, en otros, en reducción de costes de mantenimiento y seguridad. Y lo que promueve que la codicia se exprese en forma de conductas de riesgo es el sistema de incentivos.

De ahí que el clamor en favor de la regulación de las remuneraciones de los responsables de instituciones financieras empiece a extenderse también a regular el sistema de incentivos de los directivos de empresas con actividades de riesgo para la seguridad o el medio ambiente.

Y ya puestos, ¿por qué no abogar por un sistema de incentivos favorable a la prevención de los riesgos laborales? ¿Sería descabellado, por ejemplo, ligar un 10% del salario a indicadores de prevención? Igual va y se obtienen resultados.