Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Trabajadora de la limpieza agredida por un enfermo mental

Mié, 15/10/2003 - 12:19
ANA SOLIS

ANA SOLIS, Delegada de Prevención
En noviembre de 2002 Ana M. fue agredida mientras efectuaba trabajos de limpieza en la planta de psiquiatría del hospital Virgen de la Montaña (Cáceres): un paciente de 100 kilos arremetió contra ella en un brote incontrolable de violencia, causándole hematomas en la cara, erosión en el párpado inferior del ojo derecho y contusiones múltiples en todo el cuerpo. Esto por lo que respecta a las lesiones visibles. Angustia y miedo no visibles es lo que le produce, casi un año después, el simple hecho de ver la puerta de acceso al área de psiquiatría.

El riesgo de agresión física no se había contemplado ni en la evaluación de riesgos de la empresa SERVEX ni en la del hospital para el que ésta realiza las tareas de limpieza. Ni información de la empresa principal ni instrucciones de trabajo de la subcontrata. Lo único que parecía funcionar eran los truquillos de las trabajadoras: no ponerse de espaldas a la puerta de acceso, mover el mobiliario de cara a la puerta, estar en estado de alerta permanente. Pero Ana estaba haciendo una sustitución desde hacía poco tiempo y todavía no los había aprendido.

Lo que menos imaginaba Ana M. cuando comenzó a trabajar como limpiadora es que iba a sufrir una agresión y que, además, tendría que llegar a oír que “cierto grado de violencia” es normal en el trabajo. Concienciar sobre lo erróneo de esta idea y exigir prevención frente a estos riesgos laborales ha sido la prioridad en la acción sindical.

La primera acción fue reunirnos por separado con el Servicio de Prevención del hospital y con el director de recursos humanos de la empresa de limpieza. Se acordó que SERVEX haría llegar a todas las trabajadoras una nota informativa comunicando que la dirección del centro hospitalario garantizaba la presencia de un celador durante la realización de las tareas de limpieza. A continuación convocamos una reunión conjunta para analizar las causas del accidente y ante la negativa de ambas empresas pusimos denuncia en inspección de trabajo.

La Inspección de Trabajo envía un requerimiento instando a SERVEX a revisar la evaluación de riesgos y la planificación de las actividades preventivas a la luz de la preceptiva investigación del accidente y a asegurar el estricto cumplimiento del artículo 24 sobre coordinación de actividades empresariales. Una copia de dicho requerimiento se pasa a la Gerencia del hospital.

Ni el hospital ni la empresa de limpieza han llevado a cabo hasta el momento las medidas indicadas por nuestra parte y requeridas por Inspección de Trabajo. Hemos interpuesto un procedimiento judicial para evitar que se intente echar tierra sobre una situación de falta de prevención y extremado peligro en el desarrollo del trabajo. Está sobre la mesa nuestra propuesta de paralización de la actividad si no se ponen de forma urgente medidas para evitar estas situaciones de violencia en el trabajo.