Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Soy minera

Jue, 15/04/1999 - 12:19

Dossier: Mujeres

Las mujeres han entrado en las minas asturianas. Un espacio de hombres. Entre el apoyo de muchos y quizás, el rechazo de algunos, ellas hacen efectivo su derecho a la igualdad. Mª Eugenia es una de estas mujeres. Vive en Mieres, tiene 19 años, y hace seis meses que trabaja en el pozo Nicolasa, en la cuenca del Caudal.

¿Qué hace una chica como tú en un sitio como éste?
La mayoría de los nuevos empezamos por preferencia absoluta. A todos nos falleció el padre o el hermano en la mina. Yo estaba estudiando pero por no rechazar la plaza me presenté. Lo que me apetecía era cobrar un sueldo. Al principio tenía miedo, sobre todo sabiendo lo que había pasado en la familia, como a todos, entonces? te lo piensas. Pero ahora estoy de maravilla, no tengo miedo, aunque algunos dicen que es porque no conozco la mina. De momento, estoy en el relevo de noche, de 12 a 7 de la mañana. Vamos a diferentes plantas en el equipo de limpieza de cintas. Quitar el carbón que cae de las cintas. Hay esfuerzo físico, a veces andamos 4 kilómetros, y luego a tirar de pala, y otros tantos de vuelta. Personalmente opino que en la rampla no valgo, no por ser mujer, tengo amigos que no siguen en la rampla, que estuvieron dos días y dijeron ellos mismos que no valían. Dar tira, subir y bajar rampla, resistencia, fuerza? yo no me veo. Y también los capataces, los compañeros, todos tienen más miedo que nos pase algo a las mujeres. Pero hay compañeras en otros pozos que estuvieron dando tira.

¿Te ves en el futuro trabajando en la mina?
No me planteé cuánto tiempo estaré aquí. Tampoco el futuro de las minas está muy claro. Yo sigo estudiando, estoy en COU y quiero hacer una carrera que estuviese en Mieres, topografía o minas, así que seguiría vinculada. Ahora soy ayudante minera, más conocida como 'vagonera', y ¡home!, de vagonera no pienso quedar, pero hay que coger categorías. Los compañeros bromean a veces con que voy a estudiar para capataz, que van a tener 'una capataza'.

¿Cómo han respondido los compañeros?
Cuando yo entré ya había mujeres, así que no hubo tanto revuelo. Los primeros días se quedan cohibidos, pero luego empiezas a hablar? Por lo menos a mí me tratan igual, alguna broma pero como otro más, un compañero. Nos ayudan mucho, cada día te enseñan algo nuevo, cómo trabajan ellos, pequeños trucos que uno aprende con la experiencia. También sabes que hay mineros a los que no les gusta que estemos dentro de la mina. Son los que no conoces, porque ni se acercan. Pero yo tengo tanto derecho como un chaval al que se le haya muerto el padre en la mina, tengo derecho a tener un sueldo y tengo la misma desgracia que él. Creo que influye que siempre había sido de hombres, la imagen de la minería, fuerza física, mucho valor? que entrasen las mujeres rompía un poco los esquemas. Hace años nadie pensaba que fueran a entrar mujeres, y ya ves. No sé si porque cambió la mentalidad, porque ahora la gente es más joven, porque ven que la mujer va incorporándose al trabajo en todos los ámbitos?

Carmen Pérez
Salud Laboral CC.OO. Asturies