Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Se prohiben las actividades riesgo. Un paso adelante para la prevención

Vie, 15/01/1999 - 12:19

Dossier: Empresas de trabajo temporal

La Ley 14/94 que creó las Empresas de Trabajo Temporal (ETT) faculta al Gobierno para determinar qué actividades de especial riesgo no pueden ser realizadas por trabajadores de ETT. Posteriormente, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales estableció que los trabajadores que tengan su relación laboral mediante una ETT, deben tener garantizado su derecho a un trabajo seguro y saludable y que se deben garantizar su formación, información y la vigilancia de su salud. Partiendo de estos dos principios se ha negociado un proyecto de Real Decreto que fue aprobado en la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo el pasado día 29 de octubre.

Dicho proyecto, cuya entrada en vigor está pendiente de su aprobación por el Consejo de Ministros, desarrolla en primer lugar cómo las ETTs y la empresas usuarias tienen que garantizar los derechos de formación, información y vigilancia de la salud, cómo se deben constituir los servicios de prevención en las propias ETTs y su relación con las empresas usuarias.

El primer requisito que se pide a las empresas usuarias a la hora de reclamar un trabajador/a a una ETT, es que tengan hecha la correspondiente evaluación de riesgos del puesto de trabajo que vaya a ser ocupado por la persona cedida por la ETT. La información que se desprenda de dicha evaluación formará parte del contrato de puesta a disposición.

En el artículo 4, se determina que la ETT es la responsable de proporcionar al trabajador/a la formación sobre prevención de los riesgos laborales de su puesto de trabajo y que el tiempo de formación formará parte del contrato de trabajo. Si fuera necesaria un adiestramiento en el propio puesto, éste se llevará a cabo en el centro de trabajo.

También se estipulan las obligaciones en materia de salud y seguridad de la empresa usuaria. Comprenden la información y la vigilancia de que se cumplen la condiciones adecuadas de salud y seguridad además de tener en cuenta la presencia de estos trabajadores/as al configurar el Servicio de Prevención.

Con fin de vigilar de forma correcta el estado de salud de los trabajadores/as cedidos, el Servicio de Prevención de la empresa usuaria deberá informar documentalmente de cualquier eventual daño a la salud a fin de tenerlo en cuenta y proponer las medidas correctoras oportunas.

Cabe reseñar, además, que se obliga a las empresas usuarias a que informen a sus Delegados/as de Prevención de la presencia de trabajadores y trabajadoras cedidos en misión, así como de la formación y la información que han recibido en materia de salud y seguridad en el trabajo. También se garantiza el derecho de los trabajadores de ETT a ser representados por los delegados de prevención de la empresa usuaria en materia de prevención de riesgos laborales.

Por último, el proyecto de Real Decreto recoge las actividades que por su especial peligrosidad no pueden ser realizadas por trabajadores de ETT. Cabe destacar que prácticamente quedan excluidas todas las actividades de la construcción, así como minería, trabajos en plataformas marítimas, trabajos con explosivos, exposición a agentes cancerígenos, agentes biológicos y trabajos en alta tensión. No están todos los que los sindicatos propusimos, y sin duda esta es la parte más insatisfactoria de este proyecto, pero si tenemos en cuenta que la patronal pretendía que no hubiera ninguna prohibición y que el resto del articulado es bastante positivo, nos encontramos con un instrumento legal que a nuestro juicio puede mejorar las condiciones de trabajo de los trabajadores y trabajadoras de ETT.

Javier Torres
Departamento Confederal de Salud Laboral. CC.OO.