Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Reducción radical de los accidentes en una empresa de envases metálicos

Mar, 15/04/2003 - 12:19
ANTONIO SALGUERO

ANTONIO SALGUERO
Delegado de Prevención. CROWN CORK IBÉRICA, S.L.U.
El liderazgo empresarial y la participación de los trabajadores son condición indispensable para la puesta en marcha de programas y actividades preventivas. La implicación y el papel de los mandos intermedios (los que organizan y supervisan la producción) en la puesta en marcha y evaluación de las acciones preventivas es fundamental. El diálogo social entre empresa y delegado de prevención y el reconocimiento al papel de los sindicatos, suele producir buenos resultados.

CROWN CORK IBÉRICA, S.L.U., es una pequeña empresa (43 trabajadores) ubicada en Montmeló (Barcelona) y dedicada a la fabricación y comercialización de envases metálicos industriales. La empresa pertenece a un grupo multinacional con 256 plantas en todo el mundo (12 de ellas en España) y con sede en Filadelfia (Estados Unidos).

Históricamente el sector metalgráfico al que pertenece la empresa, ha sido uno de los de mayor índice de siniestralidad laboral, todo ello debido al proceso de trabajo, la materia prima utilizada (hojalata) y sobre todo a la falta de implantación de políticas preventivas en las empresas.

STOP accidentes

La actividad de salud laboral se inició por la presión de los representantes de los trabajadores y fue asumida e impulsada por la dirección de la empresa. La multinacional planteó objetivos de reducción de los accidentes y de los costes a ellos asociados. En 1999 se propone por la empresa implantar el programa STOP (seguridad en el trabajo por la observación de la prevención), tomado de la multinacional americana DUPONT, S.L., y uno de cuyos principios fundamentales es equiparar en importancia tanto la productividad como la seguridad en el trabajo. La empresa ha implantado un método de gestión de la prevención que implica a la totalidad de la plantilla (dirección, coordinadora de seguridad e higiene, delegado de prevención y trabajadores en general) y pretende terminar con los accidentes de trabajo.

Por el momento, los resultados positivos logrados están a la vista, hasta el punto de que el centro de trabajo se ha hecho acreedor de una mención especial por parte de la dirección de la multinacional al haber logrado reducir el número de accidentes de manera progresiva desde 15 en 1999 a 2 en el año 2001.

A pesar de ser una empresa de menos de 50 trabajadores y por tanto sin derecho a constituir Comité de Seguridad y Salud, trabajamos como si se tuviera, mediante la creación de un grupo de seguridad que hace sus funciones, compuesto por la coordinadora de seguridad e higiene y el delegado de prevención. Periódicamente tenemos programadas reuniones ordinarias trimestrales, y anualmente con el director de la planta, en las que se abordan y debaten los temas pertinentes; presupuestos e inversiones para el ejercicio en curso, planes de acción, planes de formación e información a impartir para los trabajadores, evaluaciones de riesgos en los puestos de trabajo, ergonomía, mediciones de ruido, de iluminación, térmicas, vibratorias, accidentes y sus causas y un plan de seguimiento de todo ello.

Implicación, formación, investigación

La reducción de accidentes tiene que ver con la implicación de todos los estamentos de la empresa, desde la dirección hasta los supervisores y los responsables de mantenimiento, es decir las personas con capacidad de decisión, en la puesta en marcha de las acciones preventivas y del programa “STOP”.

El programa “STOP” ha promovido un programa formativo dirigido a todo el organigrama de la empresa, desde el director de centro y todos los mandos intermedios hasta el delegado de prevención y los trabajadores.

Los accidentes e incidentes que suceden, son objeto de una rápida investigación y análisis 'in situ', al objeto de promover las medidas adecuadas que impidan su repetición. Esta actuación consecuente de la empresa ha calado hondo en la propia conciencia de los trabajadores, quienes han demostrado un alto grado de madurez en materia preventiva y facilitado su implicación activa.

Por lo que se refiere al programa STOP, está constituido por los supervisores STOP (responsables de áreas, responsables de departamentos, encargados de sección), por la coordinadora de seguridad e higiene y por el delegado de prevención y se reúnen sistemáticamente una vez al mes. El sistema implica evaluar constantemente las situaciones cotidianas, del día a día, mediante la complicidad interna con los trabajadores y nunca mediante la autoridad, considerando y analizando las causas de los accidentes e incidentes. Para apoyar esta labor se cuenta además con el apoyo de los técnicos del servicio de prevención, tanto propio como ajeno.

Resaltamos también una serie de actividades preventivas llevadas a cabo, tales como señalización de pasillos, delimitación de zonas de trabajo y de descanso, adaptaciones en la maquinaria y fomento del orden y la limpieza, cuyos resultados son realmente espectaculares. En relación con los contaminantes químicos, hemos logrado que se encuentren 10 veces por debajo de los que marcan los VLA (Valores Limites Ambientales).Todo ello sobre el papel puede parecer simple y fácil, pero goza de mucho mayor mérito si tenemos en cuenta que la mayoría de mandos intermedios y de trabajadores carecían hasta hace poco tiempo de cualquier tipo de cultura preventiva, además de arrastrar los sempiternos vicios adquiridos.

Se ha realizado mucho trabajo, pero todavía queda mucho por hacer. Actualmente se está poniendo en conformidad la maquinaria, se está negociando con la empresa la aplicación de un método de evaluación de riesgos psicosociales y hace poco se realizó la evaluación de riesgos ergonómicos. Estos resultados han sido posibles gracias a la implicación de todos y a que la relación entre el sindicato y la empresa facilita la colaboración y la participación. Igualmente como delegado de prevención valoro muy especialmente el apoyo y asesoramiento recibido desde la Federación del Metal de Comisiones Obreras de Catalunya y el Gabinete de salud laboral (Higia) de Comisiones Obreras de Catalunya.