Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Es mejor sentarse un poco hacia atrás que en ángulo recto

Lun, 15/01/2007 - 12:20
PEX
Recursos

En la reunión anual de la Sociedad Radiológica de Norteamérica, celebrada en noviembre de 2006 en Chicago, se han presentado los resultados de un estudio según el cual sentarse con la espalda recta a 90º fuerza más la espalda, que sentarse con una inclinación hacia atrás de 135º. La investigación ha sido dirigida por el doctor Waseem Amir Bashir, radiólogo del Hospital de la University of Alberta, en Canadá, y se ha realizado utilizando un escáner posicional para estudiar a 22 adultos sanos sin antecedentes de dolor o cirugía de espalda que se sentaban en tres posiciones. El movimiento potencialmente dañino de los discos de la columna fue mayor con la espalda a 90º y menos pronunciado con la posición relajada a 135º, lo que indica que esta posición fuerza menos la columna, así como los músculos y tendones.

El teléfono móvil no aumenta el riesgo de cáncer. Un estudio danés, publicado en Journal of the National Cancer Institute, a partir de datos de toda la población de Dinamarca, no ha encontrado un riesgo diferencial de desarrollar cáncer entre los más de 400.000 usuarios de teléfonos móviles con respecto a la población general. El estudio ha sido dirigido por Joachim Schuz, del Instituto Danés de Epidemiología del Cáncer en Copenhague, y fue financiado por la Sociedad Danesa del Cáncer y el Consejo Danés de Investigación Estratégica. Los 14.249 casos de cáncer hallados entre los usuarios de teléfonos móviles representaron un número menor al esperado.

Largas jornadas laborales comportan un mayor riesgo de hipertensión. Trabajar muchas horas puede significar un mayor riesgo de alta presión sanguínea, sobre todo para las personas que no tienen mucho control sobre su trabajo. Esta es la conclusión a la que ha llegado un equipo de investigadores dirigidos por el Dr. Dean Baker, director del Centro para la Salud Ambiental y Laboral de la Universidad de California, en un informe que aparece en la revista Hypertension. El estudio se basó en una encuesta realizada en 2001 en más de 55,000 núcleos familiares de California. Según estos datos, las personas que trabajaban 40 horas a la semana tenían un 14% más de probabilidades de tener la tensión alta que las que trabajaban de 11 a 19 horas a la semana. Para los que trabajaban de 41 a 50 horas a la semana, la incidencia era un 17% más elevada. Por otra parte, los trabajadores administrativos eran un 23% más propensos a referir una alta presión sanguínea que los profesionales, mientras que el diferencial con los trabajadores no cualificados era del 50 por ciento. Relacionan turnos rotatorios y cáncer de próstata. Los resultados de un estudio de seguimiento durante 8 años de 14.052 trabajadores, publicado en la revista American Journal of Epìdemiology, sugieren una significativa asociación entre los turnos rotatorios y el cáncer de próstata. Los autores de la investigación, realizada en la Universidad de Kitakyushu (Japón), sugieren que la explicación podría tener que ver con la reducción en la secreción de la hormona melatonina provocada por los desajustes del llamado reloj biológico debidos a los turnos rotatorios, ya que dicha hormona, además de inducir el sueño, tiene efectos anticancerosos.

Síndrome de estar quemado (burnout) y predisposición a la diabetes. Los trabajadores que sufren burnout en el trabajo (agotamiento emocional, fatiga física y cansancio cognitivo) pueden estar más predispuestos a desarrollar una diabetes tipo 2, según un estudio llevado a cabo en Israel sobre 677 trabajadores, que publica la revista Psychosomatic Medicine. Los trabajadores que experimentaron burnout presentaban un riesgo 1,84 veces superior al resto de desarrollar una diabetes tipo 2, sin que esta diferencia de riesgo tuviera relación alguna con la hipertensión arterial preexistente. La diabetes del tipo 2 e la clase de diabetes más común en la población adulta y no siempre requiere tratamiento a base de insulina, lo cual la diferencia de la diabetes juvenil o del tipo 1.

Es posible una detección más precoz del cáncer de pulmón. Una nueva investigación, aparecida en la edición de octubre del New England Journal of Medicine, señala que una evaluación anual usando tomografía computarizada (TC) de baja dosis permite detectar tu-mores pulmonares en su etapa más inicial. Cuando tras esta detección se aplica rápidamente cirugía, el índice de supervivencia a 10 años alcanza el 92 por ciento. El estudio ha consistido en evaluar a 31.567 personas asintomáticas que estaban en riesgo de cáncer de pulmón por antecedentes de tabaquismo o exposición ocupacional. La tecnología ya está disponible y en uso, aunque no está formalmente recomendada por ningún grupo de expertos ya que se esperan los resultados de varios ensayos aleatorios prospectivos de gran tamaño, actualmente en realización, antes de emitir un juicio definitivo. Por otra parte, hay que tener en cuenta que la TC es una tecnología no exenta de riesgos ya que implica exposición a radiaciones ionizantes.

Los bomberos son un colectivo de alto riesgo de cáncer. Investigadores de la Universidad de Cincinnati han publicado un estudio en el número de noviembre del Journal of Occupational and Environmental Medicine, según el cual los bomberos están más expuestos a desarrollar cáncer testicular, linfoma no-Hodking, cáncer de próstata y mieloma múltiple, en comparación con la población general. Entre los cancerígenos identificados se citan el benceno, los humos diesel, cloroformo, hollín, estireno y formaldehido. El informe recopila datos sobre 110.000 bomberos, procedentes de 32 estudios publicados previamente. Los autores advierten de la necesidad de utilizar las medidas de protección no sólo en las labores de extinción sino también, y sobre todo, mientras se permanece en las zonas vecinas al fuego