Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Práctico y sencillo. Una experiencia de prevención en escuelas infantiles

Mié, 15/07/1998 - 12:19

Acción sindical

Hacer prevención no tiene por qué ser necesariamente algo complejo que requiere siempre la presencia de técnicos o la realización de sofisticadas evaluaciones. A veces la solución pasa por aspectos sencillos que forman parte de lo cotidiano, de la observación y del contacto diario con los trabajadores/as. La experiencia que se describe a continuación es una muestra de ello.

Las escoletes municipals de Palma de Mallorca agrupan a un colectivo de trabajadoras compuesto por maestras, auxiliares, educadoras, personal de cocina y limpieza, que tienen a su cargo el cuidado de niños y niñas de entre 0 y 3 años.

Con el nombramiento de las Delegadas de Prevención y la constitución del Comité de Seguridad y Salud, se empezó a trabajar a partir de un plan de actuación: cursos para las Delegadas de Prevención, asambleas y reuniones informativas, encuestas sobre los riesgos observados por las trabajadoras.

Se detectó que uno de los problemas más destacados por todas las trabajadoras son los relacionados con la espalda, dolores musculares, etc., y se identificaron una serie de situaciones de riesgo relacionados con las condiciones ergonómicas en que se realizan determinadas tareas.

Aplicando el principio de 'eliminar los riesgos que pueden ser evitados' pasamos directamente a plantear alternativas para la mejora de las condiciones de trabajo. Una primera solución ha sido proponer la sustitución de una serie de camillas que se utilizan para acostar a los niños las cuales debido a su peso, tamaño, textura, suponen un riesgo y agravan los problemas de espalda antes mencionados. Pues bien, lo hemos conseguido.

Esto no ha sido más que el comienzo. Tenemos toda una serie de propuestas, de pequeños cambios o sustituciones, que pueden ayudar mejorar la salud laboral. Se trata de cosas tan obvias como colocar una tarima en el suelo para que una trabajadora de cocina pueda manejar adecuadamente y sin esfuerzo las ollas de la comida.

Son soluciones y propuestas sencillas pero que mejoran las condiciones de trabajo, lo que no quiere decir que no haya que exigir una evaluación posterior de aquellos riesgos, que no hayan podido evitarse. Se trata, simplemente de priorizar. Y de aplicar el sentido común.

Ángeles Niño
Responsable de Salud Laboral
Fed. Enseñanza CC.OO. Illes Balears