Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

porEvidencia

Lun, 15/07/2013 - 12:20
porEvidencia

porEvidenciaUn estudio evalúa la eficacia de la relación entre los delegados de prevención y los trabajadores

Un equipo del Grupo de Investigación de las Desigualdades en Salud de la Universidad Pompeu- Fabra de Barcelona acaba de publicar en el American Journal of Industrial Medicine (julio, 2013) una investigación cualitativa sobre la relación entre los delegados de prevención y trabajadores y el impacto en la salud laboral. Los autores señalan que cuando prevalece una visión técnico-legal del rol de los delegados de prevención, la participación de los trabajadores es menor, limitándose al nivel de información y consulta. En consecuencia, también se reduce la eficacia de la acción de los delegados. Otro de los factores que condiciona la eficacia de la acción de los delegados de prevención tiene que ver con el incremento de las desigualdades en la empresa: a mayor desigualdad entre los trabajadores y la estructura de gestión, más dificultades tienen los delegados de prevención para relacionarse con los trabajadores y promover una mejora de la salud laboral en la empresa.

Preservar la dignidad de los trabajadores en los sistemas de compensación: una perspectiva internacional

En el año 2010, una coalición de ONG de EEUU, la NESRI (National Economic and Social Rights Initiative), convocó una conferencia titulada “Repensar la compensación los trabajadores: Desarrollar estrategias para proteger a los derechos humanos básicos de los trabajadores lesionados/enfermos”, donde se presentó una primera versión del artículo de Katherine Lippel que aquí comentamos. La primera parte del artículo identifica y examina los aspectos clave que determinan la equidad de los sistemas de compensación, centrándose en la ca - pacidad de estos sistemas para cubrir las necesidades y asegurar la dignidad de los trabajadores que sufren daños en su trabajo. Esta parte comienza con una revisión de la literatura, para luego aplicar la metodología de los estudios legales comparativos, y completando la visión con datos de entrevistas. Así discute las tres premisas de la compensación de los trabajadores: la relación entre un sistema “sin culpa” y los procesos que implican disputas en juzgados; el uso apropiado de la evidencia científica en la determinación de lo que se debe compensar, y la aplicación de medidas apropiadas para promover el retorno al trabajo. El artículo describe los sistemas de compensación por accidente en Nueva Zelanda, donde se accede a la compensación por accidente sin tomar en cuenta la causa de este; el sistema de aseguramiento de la incapacidad en los Países Bajos, donde se accede a la compensación por incapacidad sin tomar en cuenta la causa de esta, y de los trece sistemas para la compensación de los trabajadores en Canadá, describiendo aquellas características que resultan favorables a la equidad. La autora concluye que los sistemas que logran reducir las oportunidades de confrontación legal y a la vez dan protección sustantiva son los que mejor promueven la dignidad de los solicitantes de compensaciones.

Inhalación de polvo en el exterior

La polución ambiental exterior es una exposición habitual, en particular para trabajadores cuyo lugar de trabajo es la calle (limpieza viaria, vigilantes, policía, etc.). Estas exposiciones son corregibles, y la urgencia de actuar está relacionada con la evidencia de su relación con diversas enfermedades. Diversos estudios se han centrado en la mortalidad por enfermedad cardiovascular. El equipo de Takshi Yorifuji, del Departamento de Human Ecology de Okayama University (Japón), ha publicado en el Journal of Occupational & Environmental Medicine, de julio 2013 (vol. 55, 7, 768–771), una investigación sobre la inhalación de polvo en el exterior en la que han encontrado que el incremento de la polución puede incrementar el riesgo tanto de infarto hemorrágico como isquémico.

Reducir el tiempo que permanecemos sentados en la oficina

Cada vez hay más evidencias de que permanecer sentado durante periodos prolongados en el lugar de trabajo tiene impactos negativos importantes en la salud. El tiempo que se pasa sentado ha sido relacionado de manera consistente con un riesgo elevado de diabetes, con factores de riesgo cardiovasculares y con mortalidad prematura. Además, el riesgo para la salud de permanecer mucho tiempo sentado no se reduce con la actividad física extralaboral. Además, esta exposición es cada vez más común, y afecta no solo a los trabajadores de oficina sino también a los trabajos de conducción y al manejo de máquinas complejas. En este contexto, en la literatura científica se vienen publicando resultados de intervenciones destinadas a reducir el tiempo en que se permanece sentado. Un equipo de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Queensland (Australia) ha publicado un estudio (Prev Med. 2013 Jul; 57(1): 43-8) que presenta una intervención con resultados positivos basada en elementos organizativos, ambientales e individuales, utilizando el lema: “Ponte de pie, siéntate menos y muévete más”.