Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

porEvidencia

Mar, 15/04/2014 - 12:20
porEvidencia

por evidenciaEstimación de la exposición a cancerígenos laborales en Australia
Los autores plantean que todavía quedan muchos interrogantes sobre la verdadera exposición de los trabajadores a cancerígenos, ya que en la mayoría de los países no se recogen datos de exposición de manera sistemática. Tras valorar otras opciones metodológicas como la aplicación de los modelos CAREX y las matrices riesgo-exposición, se propusieron estudiar la exposición actualizada de los trabajadores australianos a cancerígenos utilizando una entrevista telefónica basada en un método automatizado de evaluación de expertos que exploraba la exposición a 38 carcinógenos priorizados. En términos generales se encontró que el 37,6% de los entrevistados estaba expuesto al menos a un cancerígeno, aunque había importantes diferencias según la ocupación y el sexo. Así, entre hombres, los más expuestos fueron los granjeros, conductores de vehículos pesados y mineros, mientras que entre mujeres fueron las granjeras, conductoras y trabajadoras del transporte las más expuestas. En cuanto a los agentes cancerígenos, los más extendidos fueron la radiación solar, los humos de combustión de diésel y el humo del tabaco. También se encontró que más del 10% de los trabajadores estaba expuesto a benceno, plomo y sílice.
Renee N Carey et al. Estimated Prevalence of exposure to occupational carcinogens in Australia (2011-2012). Occupational Environmental Medicine 2014;71:55-62.

Buenos resultados de un programa de ergonomía participativa en una empresa de confección
E. Tompa, del Instituto de Salud Laboral de Canadá, acaba de ser premiado por el mejor artículo publicado en 2013 en la revista Applied Ergonomics. Tompa, economista experto en evaluación de intervenciones preventivas, y sus colegas valoraron la aplicación de un programa de ergonomía participativa en una empresa de confección en Ontario que emplea a casi 300 trabajadores. La intervención basada en la guía “Participatory Ergonomics Blueprint”, de la Universidad de Waterloo (Canadá), se inició estableciendo un equipo de trabajo que incluía representantes de los trabajadores y de la empresa (más dos expertos externos) y un programa de formación destinado a que los integrantes del equipo identificaran problemas ergonómicos y plantearan soluciones. El programa terminó con la implementación de cambios en 27 tipos distintos de tareas que afectaban a 97 trabajadores. Estos cambios implicaron tanto modificaciones de proceso como ajustes de equipos y puestos, muchos de ellos de bajo coste, que fueron realizados en su mayor parte por el propio personal del departamento mecánico y de mantenimiento de la empresa. La valoración de la intervención se mostró efectiva desde el punto de vista económico (una ratio beneficio/coste de 5,5), basado fundamentalmente en la reducción de problemas de salud que generan ausencias del trabajo y la reducción de confección de prendas sin errores. Los autores estiman que es importante (aunque muy poco frecuente) que se realice este tipo de valoraciones, en especial en estos tiempos de escasos recursos económicos. Además, los autores también ponen de manifiesto, al margen de la mejora en los indicadores de salud, otros beneficios de estos procesos participativos, entre ellos la implicación de los trabajadores en la prevención de riesgos laborales y la mejora del ambiente laboral.
Tompa E, Dolinschi R, Natale J. Economic evaluation of a participatory ergonomics intervention in a textile plant. Applied Ergonomics 2013;4:480-487.

Infradeclaración de accidentes e inseguridad en el trabajo
En este trabajo se exploran las hipótesis de que la inseguridad está asociada a una mayor ocurrencia de accidentes, pero además también con una mayor infradeclaración de los mismos. Para ello se estudiaron dos conjuntos de datos, el primero de 786 trabajadores de 24 empresas de Estados Unidos y el segundo con 563 trabajadores de 20 empresas italianas. Mediante un cuestionario se recogió información que posteriormente se analizó para testar cada una de las hipótesis. Los resultados mostraron que la percepción de inseguridad se asocia con una mayor prevalencia de accidentes. Además, la diferencia entre la prevalencia de accidentes ocurridos vs accidentes notificados fue pequeña entre los trabajadores que percibían su trabajo como seguro, mientras que, por el contrario, entre los trabajadores que percibían su trabajo como inseguro, además de experimentar más accidentes, la diferencia entre los experimentados y los notificados fue mayor. Algunas de las implicaciones para la gestión preventiva que los autores describen se enfocan en las políticas que premian la reducción de accidentes notificados cuando se implantan en entornos de inseguridad laboral.
Probst TM, Barbaranelli C, Petitta L. The relationship between job insecurity and accident underreporting: A test in two countries .Work & Stress 2013;27(4):383-402.