Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

porEvidencia

Sáb, 15/10/2011 - 12:19
por Evidencia

Plasma rico en plaquetas mejora el dolor del mal llamado “codo de tenista”. Aplicar inyecciones de sangre, con plasma rico en plaquetas, en la zona afectada ayudaría a aliviar el dolor relacionado con la epicondilitis lateral del codo cuando otros métodos terapéuticos han fracasado, según se demuestra en un estudio griego publicado en la revista American Journal of Sports Medicine. Esta lesión tendinosa, conocida como “codo de tenista“ a pesar de que el 90% de los casos son de origen laboral y no deportivo, se produce por esfuerzos repetidos con la mano o el brazo y provoca procesos de dolor crónico, cuyo último recurso terapéutico es la cirugía.

Depresión por tener poco trabajo. No sólo la sobrecarga de trabajo, sino también el extremo contrario es capaz de generar un impacto negativo sobre la salud mental. Un estudio mediante cuestionario sobre una muestra de población alemana (1.178 personas) ha encontrado que la percepción de tener poca carga de trabajo provoca con mayor frecuencia estados depresivos. Los resultados se han publicado el pasado mes de agosto en la revista International Archives of Occupational and Environmental Health.

Turnos de noche y diabetes en mujeres trabajadoras. A medida que aumenta el número de años de trabajo nocturno es mayor la probabilidad de desarrollar diabetes en la edad adulta (tipo 2), según sugiere un estudio reciente sobre más de 69.000 mujeres que se ha dado a conocer en la reunión anual de la Sociedad Americana de Diabetes (American Diabetes Association) y se encuentra pendiente de publicarse. Haber trabajado en turno de noche entre 3 y 9 años provocaba un aumento del riesgo de diabetes del 6%, mientras que haberlo hecho entre 10 y 19 años aumentaba el riesgo un 9%, según los resultados del estudio. La alteración de los ritmos circadianos del trabajo nocturno causaría, según los autores, una desregulación de la glucemia (azúcar en sangre).

Exposición accidental a quimioterapia en personal de enfermería. Casi el 17% del personal de enfermería que aplica ambulatoriamente tratamientos de quimioterapia ha sufrido un contacto accidental en la piel o en los ojos con estos fármacos altamente tóxicos, según una encuesta realizada a más de 1.300 enfermeras norteamericanas. La exposición a quimioterápicos supone un riesgo reproductivo y cancerígeno, además de dañar al sistema nervioso. El estudio ha aparecido en la edición en línea del 16 de agosto de la revista BMJ Quality and Safety.

Flexiseguridad y salud laboral. Investigadores de países nórdicos han analizado las consecuencias de la inseguridad en el empleo en relación con la autopercepción del nivel de salud, la calidad del sueño y la salud mental, mediante el seguimiento de una cohorte de más de un millar de trabajadores. Sus conclusiones, publicadas en la revista Occupational and Environmental Medicine, indican que la percepción de inseguridad en el empleo afecta negativamente la salud de los trabajadores tanto si son temporales como si tienen contrato fijo. Los autores recomiendan reforzar las políticas de estabilidad en el empleo para favorecer el bienestar de los trabajadores.

Riesgo de osteoartritis en militares. La edición en línea del 29 de junio de la revista Arthritis & Rheumatism publica un estudio sobre 108.266 militares de EEUU diagnosticados con osteoartritis entre 1999 y 2008, cuya conclusión es que este personal tiene un riesgo significativamente mayor de desarrollar dicha patología en comparación con los civiles. Las demandas físicas del servicio militar, y especialmente el hecho de tener que doblar las rodillas repetidamente, podrían tener que ver con la mayor prevalencia de esta dolorosa enfermedad articular.

Restaurantes: prisas, suelos sucios y resbalones. Alrededor de 400 personas empleadas como personal de servicio de restaurantes a tiempo parcial han participado en un estudio para determinar factores de riesgo de caídas por resbalones, con el resultado de que quienes tienen que ir deprisa resbalan casi 3 veces más que los que trabajan a un ritmo normal, que caminar por un suelo sucio eleva el riesgo hasta 14 veces y que las distracciones suponen un incremento del riesgo de 1,7. El uso de calzado antideslizante y la limpieza regular del suelo reducen significativamente estos riesgos, según los autores de este estudio publicado en la revista Occupational and Environmental Medicine.

Salir de la pobreza reduce el riesgo de hipertensión. Evidencias anteriores han mostrado que las personas pobres y con desventajas sociales sufren un mayor riesgo de hipertensión. Investigadores suecos han demostrado ahora que este riesgo de hipertensión en personas pobres puede disminuir hasta en un 20% a medida que mejora su estatus social en relación con aquellas que permanecen en la situación de pobreza originaria. Los resultados del estudio han sido publicados en la rev ista Journal of Epidemiology and Community Health.