Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Por una movilidad saludable

Sáb, 15/10/2011 - 12:19
FERNANDO RODRIGO

Dossier:Movilidad al trabajo y salud laboral

por una movilidad saludable

FERNANDO RODRIGO

España se mueve mal y peor si es para ir a trabajar. Principalmente nos desplazamos en coche y moto para ir al trabajo. Cada día se hacen más trayectos y éstos cada vez son más largos, además los embotellamientos están al orden del día, pues el parque de vehículos no para de crecer, con lo cual cada vez dedicamos más tiempo para desplazarnos, nos levantamos más pronto para intentar ser puntuales y acabamos conduciendo sin haber descansado y llegando al trabajo ya estresados.

El actual modelo de movilidad al trabajo basado en el uso del transporte privado e individual es una fuente de riesgos para la salud de los trabajadores y trabajadoras. Es la causa de 73.961 accidentes laborales in itínere en 2010 que provocaron 181 muertes y 1.171 casos de problemas de salud graves. Pero es también la causa de trastornos que deterioran la salud de millones de personas: pocas horas de sueño, cansancio, estrés, tensión, sedentarismo, y una larga lista de consecuencias que comprometen la salud de una buena parte de los trabajadores y trabajadoras de este país. Este modelo de movilidad insostenible también es un problema en términos de salud pública: las emisiones contaminantes, que tienen su origen principal en los coches, disminuyen la calidad del aire que respiramos y, según estudios epidemiológicos publicados, unas 16.000 muertes prematuras por año en España se asocian a la contaminación de las ciudades.

Cambiar la manera de cómo vamos al trabajo y los desplazamientos y la movilidad debida a nuestra actividad laboral deben ser un objetivo central de las políticas de salud laboral. Por tanto, la intervención sindical es obligada para prevenir y evitar los riesgos para la salud derivados de este modelo de organización territorial, de movilidad y de condiciones de trabajo.

En esta problemática se entrecruzan factores muy diversos que exigen medidas de distinto tipo e intensidad, pero que sea compleja no nos lleva a eludirla, a dejar de intervenir activamente y promover políticas preventivas dentro y fuera de la empresa. Y entre esas medidas está la búsqueda de alternativas al uso masivo e ineficiente del coche a través de la elaboración de planes de movilidad de empresa, promoviendo la inclusión en las evaluaciones de riesgos de toda la problemática que tiene la movilidad, tanto de ida y vuelta del trabajo como de la que se realiza como parte de la actividad laboral.