Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Plan de acción sobre la siniestralidad laboral

Vie, 15/01/1999 - 12:19

Opinión

No repetiré, por conocidas, unas estadísticas que tienen tras de sí mucho sufrimiento humano y que representan un despilfarro económico sin sentido. Los accidentes de trabajo exigen soluciones urgentes. Pero no necesitamos improvisarlas, disponemos de unas normas y de un excelente Plan de Acción sobre la Siniestralidad Laboral acordado por los sindicatos, empresarios, Gobierno y Comunidades Autónomas, por mandato unánime del Congreso de los Diputados, en el que se recogen un buen número de propuestas sindicales.

No es la falta de leyes sino su incumplimiento lo que causa los accidentes. Tenemos unas leyes preventivas equiparables a nuestro entorno europeo. ¿Por qué, entonces, sufrimos muchos más accidentes laborales que los demás países de la Unión Europea? La razón no es otra que el bajísimo cumplimiento normativo por parte de las empresas españolas. Esta valoración sobre el incumplimiento generalizado no es un invento sindical. Lo señala la propia Inspección de Trabajo y lo confirman todos los estudios realizados: la mayoría de los empresarios desconocen la Ley, no han realizado la evaluación de riesgos ni han elaborado los planes de prevención.

Es cierto que hay falta de cultura preventiva en el conjunto del tejido socio-laboral. También lo es que faltan instrumentos por el insuficiente desarrollo de los Servicios de Prevención. Pero hay también ­salvo encomiables excepciones­ una grave irresponsabilidad y falta de voluntad empresarial, una pasividad que debe cambiar con urgencia.

Por nuestra parte, estamos dispuestos a llegar a acuerdos para facilitar ese cambio. En primer lugar, elaborando conjuntamente un Plan de Formación para promover la cultura preventiva y hacer efectivas las obligaciones empresariales en materia formativa, con plazos razonables pero precisos. También en la negociación colectiva, llevando a efecto los compromisos alcanzados en el Acuerdo Interconfederal del 97. Y ¿por qué no? negociando un acuerdo confederal específico para divulgar y promover conjuntamente la aplicación de la normativa en las empresas, especialmente en los sectores de mayor riesgo.

La vigilancia y control sobre el cumplimiento de la Ley resulta imprescindible. La impunidad de los empresarios que incumplen repercute negativamente en aquellos que cumplen. En el Plan de Acción se contemplan medidas que persiguen corregir esta situación como garantizar el cobro efectivo de las sanciones que actualmente quedan impagadas.

La puesta en marcha en cada Comunidad Autónoma del Plan de Acción contra la Siniestralidad es una buena ocasión para ponerse al día en sus responsabilidades.
No es la falta de leyes sino su incumplimiento lo que causa los accidentes. La pasividad empresarial debe cambiar con urgencia y estamos dispuestos a llegar a acuerdos para facilitar ese cambio.

img04.gif (16575 bytes)

Reconocemos el esfuerzo de diálogo realizado desde el Ministerio de Trabajo para desarrollar la normativa sobre prevención. Pero ¿es suficiente? ¿Se agotan ahí todas las obligaciones del Gobierno? Ciertamente no. Hay que dedicar más efectivos humanos a la Inspección de Trabajo. La Administración, en tanto que empresa, debe dar ejemplo y ponerse al día con urgencia en sus obligaciones preventivas. Falta, en fin, una verdadera coordinación en las políticas de cada Ministerio.

Hoy las competencias en esta materia son ya ­y nos parece muy bien­ de las Comunidades Autónomas. Sin embargo deberemos convenir que, con frecuencia, entre competencia y responsabilidad existe aún cierto retraso o desajuste. La puesta en marcha en cada Comunidad Autónoma del Plan de Acción es una buena ocasión para ponerse al día en las responsabilidades contraídas. De poco serviría el Plan si se queda en las actas de la Comisión Nacional.

Finalmente, las organizaciones sindicales debemos asumir también las responsabilidades que nos corresponden. Hemos hecho un gran esfuerzo para implantar la figura de los Delegados y Delegadas de Prevención. Nuestra actividad formativa e informativa ha sido muy intensa. Hemos respaldado con movilizaciones nuestras demandas de mayor seguridad en el trabajo. Pero no podemos recrearnos en una estúpida autosatisfacción. Los datos están ahí y a todos nos interpelan. No somos indiferentes a las actitudes individuales o colectivas que reflejan una insuficiente cultura preventiva en el colectivo asalariado. Debemos preguntarnos si en la negociación colectiva o en el trabajo cotidiano damos de verdad a la prevención la dimensión que merece. Nos queda aún mucha tarea por delante.

Antonio Gutiérrez
Secretario General de CC.OO