Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Empresas en el punto de mira. Campaña especial de la Inspección de Trabajo sobre grandes empresas

Dom, 15/10/2006 - 12:19
JAVIER TORRES
Opinión

El Programa de Acciones Prioritarias 2006 para la reducción de la siniestralidad laboral incluye, como una de sus actuaciones centrales, una campaña específica de la Inspección de Trabajo sobre 257 empresas de "implantación supra-autonómica". La campaña, que se va a llevar a cabo en este último cuatrimestre del año, fue aprobada por la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo a iniciativa de las organizaciones sindicales. Uno de sus objetivos es prestar atención a la coordinación de las actividades preventivas de la empresa principal con las contratas y subcontratas.

número

El proceso comienza con un preaviso de 30 días al empresario y a los delegados de prevención de la empresa principal, que incluye un requerimiento de autoevualuación sobre el estado de la gestión preventiva y de toda una serie de informaciones que el empresario debe poner a disposición tanto del Inspector como de los Delegados de Prevención. El informe de autoevaluación debe discutirse en el seno del Comité de Seguridad y Salud.

Se trata de una campaña de visitas especializadas a empresas de un tamaño importante, con centros de trabajo distribuidos en diferentes provincias y que suelen recurrir a la contratación y subcontratación de actividades. La campaña es de carácter estatal pero de aplicación provincial por lo que es esencial la colaboración de la autoridad laboral de las Comunidades Autónomas y una adecuada coordinación de todas las partes implicadas: Gobierno, Comunidades Autónomas, agentes sociales y servicios de prevención. La iniciativa es especialmente interesante por cuanto supone una forma de actuación proactiva de la Inspección de Trabajo sobre unas empresas que pueden extender en cascada la acción preventiva hacia las subcontratas.

Los protocolos de actuación acordados establecen que los delegados de prevención de la empresa principal pueden relacionarse con los delegados de las contratas y subcontratas o, en su defecto, directamente con los trabajadores. También se contempla que el empresario ha de entregar a los delegados copia de toda la información requerida por la Inspección de Trabajo, que la empresa debe acreditar los procedimientos de consulta y participación previstos por la ley y que los delegados deben estar presentes durante el desarrollo de la actuación inspectora. Dentro de la información requerida por la Inspección, y por lo tanto, con copia a los delegados de prevención, debe incluirse la relación de contratas y subcontratas presentes en el centro de trabajo durante los años 2005 y 2006, indicando la duración de las mismas, el objeto y el número de trabajadores adscritos. 

Sin embargo, los inicios no están siendo muy halagadores. A las resistencias y obstáculos puestos por la patronal que ha acabado aceptando la campaña a regañadientes, se suma la negativa del Ministerio de Trabajo a atender la solicitud de los sindicatos de entregar el listado de los centros de trabajo objeto de la actuación, lo cual dificulta el apoyo sindical a los delegados de prevención de las empresas implicadas y especialmente a los de las contratas y subcontratas afectadas. De las primeras experiencias, ya sabemos que algunas empresas no están trasladando las convocatorias a los delegados de prevención y que el proceso no está siendo todo lo riguroso que los protocolos elaborados parecían garantizar. No parece asumirse que la participación de los delegados de prevención es tan esencial como la implicación de los empresarios para garantizar la eficacia de esta campaña. 

A pesar de todo, la iniciativa es interesante y debemos hacer todo lo posible para que sea un éxito.

  JAVIER TORRES y JESÚS GARCÍA del Departamento Confederal de Salud Laboral de CCOO