Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Nuestro objetivo es asesorar y ayudar, en ningún caso denunciar

Vie, 15/10/2004 - 12:19
REBECA TORADA

Dossier: Delegados territoriales de prevención

Nuestro objetivo es asesorar y ayudar, en ningún caso denunciar

REBECA TORADA. 
Sonia Bonal Chamoso (Salamanca, 1977) es ingeniera química y máster en prevención de riesgos laborales. Desde hace más de un año trabaja como Técnica Visitadora para CC.OO. en Salamanca. Su anterior ocupación era de técnico en un Servicio de Prevención Ajeno.

¿A qué te dedicas exactamente?

Formo parte de un equipo de técnicos visitadores de Comisiones Obreras en Castilla León y nuestra tarea es visitar empresas con el objetivo de promocionar la prevención ayudando a empresarios y trabajadores a través de la información, el asesoramiento y la tutela. Las visitas empezaron a realizarse en junio del 2003, tras el Acuerdo Interprofesional sobre Prevención de Riesgos Laborales que firmaron CC.OO, UGT y la patronal CECALE y que está financiado por la Junta de Castilla León.

¿Cómo se organizan estas visitas a empresas?

Durante el primer año y debido a problemas con la patronal, visitábamos todo tipo de empresas donde nos dejaban entrar. Este año hemos estructurado las visitas en tres tipos: primera visita que puede ser por demanda sindical o bien por estar incluida la empresa en los planes de acción preferente; segundas visitas a aquellas empresas que ya fueron visitadas el año anterior para comprobar si la primera sirvió para algo y, por último, están las visitas a empresas diana que son aquellas que no han realizado nada en prevención y a las que se les presenta un programa que posteriormente es tutorizado mediante nuevas visitas de seguimiento. 

Es decir, para acceder a una empresa por primera vez tienes dos vías de acceso, la sindical y la institucional...

Si, por un lado están aquellas empresas que nos proponen visitar los responsables sindicales de rama o los propios delegados de prevención. En este caso la entrada es más fácil, puesto que el compañero que nos traslada la petición realiza el contacto con la empresa y se encarga de presentar el programa de visitas. Cuando llego yo la empresa ya sabe a qué voy. El resto de empresas que visito surgen del listado que la Seguridad Social ha facilitado al sindicato sobre sectores de actuación prioritaria por tener un elevado número de accidentes. En este caso es más difícil la entrada, puesto que he de ser yo la que establezca el contacto directamente para lo cual he de recurrir incluso a buscar los teléfonos en las páginas amarillas. Llamo por teléfono y pregunto por la persona responsable de prevención...

¿Te ponen pegas para dejarte entrar en la empresa?

Bueno, hay situaciones muy dispares, en demasiadas ocasiones me dicen “no, aquí no hay nadie de prevención”. En el mejor de los casos me remiten al gerente o al delegado de prevención cuando lo hay. Entonces hay que insistir en que el objeto de la visita es que nos cuenten sus experiencias y los problemas que tienen para implantar la prevención. De las empresas con las que he contactado, aproximadamente un 20% me han negado la entrada, alegando que no les hace falta mi visita o que ya tienen un servicio de prevención contratado y que me ponga en contacto con él.

Nuestra tarea es visitar empresas con el objetivo de promocionar la prevención ayudando a empresarios y trabajadores a través de la información, el asesoramiento y la tutela.

Aproximadamente un 20% de las empresas me han negado la entrada, alegando que no les hace falta mi visita pero al final la mayoría se despiden con un “muchas gracias Sonia, ya sabes que estamos aquí y puedes venir cuando quieras”

Un vez dentro ¿cómo planteas la visita?

Lo primero que hago es explicar el motivo de la visita, dejando muy clarito que el objetivo es fomentar la prevención a través de la información y el asesoramiento. Inmediatamente, al tiempo que conversamos, les entrego una documentación básica, compuesta por la ley, el reglamento de lugares de trabajo y un dossier por sectores, así como información de las posibilidades de organización preventiva en función de las características de la empresa. 

¿Te acompañan otros técnicos?

No, las visitas las realizo sola. Suelen acompañarme los responsables sindicales que han facilitado la visita. Ahora bien, aunque no vayamos juntos, sí que existe coordinación con los visitadores técnicos de UGT. Establecimos conjuntamente los tres tipos de visitas, utilizamos la misma lista de control y nos comunicamos las empresas visitadas para no coincidir. Con quien no existe ningún tipo de intercambio es con los técnicos de la patronal.

Y una vez realizada la visita, ¿qué pasa?

Se realiza un informe sobre la situación de la empresa en cuanto a organización, prácticas y actividades preventivas en el que anotamos las deficiencias que se han observado. Este informe se envía a la Unión Regional de CCOO que lo remite a la empresa. En la segunda visita se van revisando los avances a partir de este primer informe. Los informes se remiten también a la Junta de Castilla León sin los datos identificativos de la empresa de forma que se pueda realizar el diagnóstico de la situación pero manteniendo el anonimato de las empresas visitadas. Así se evita que pueda utilizarse la información con el fin de hacer denuncias que era el miedo que tenían los empresarios. En ningún momento estamos utilizando las visitas para denunciar sino que nuestra pretensión es asesorar y ayudar. Calculamos que un 65% de las empresas han reaccionado de alguna manera y se van poniendo en marcha aunque sea muy poco a poco.

¿Qué tipo de contacto se establece con los trabajadores?

El contacto suele ir saliendo sobre la marcha en la propia visita. Una vez que el empresario me enseña la empresa y los diferentes puestos de trabajo, voy contactando con los trabajadores, aunque la cruda realidad es que muchos de ellos, no digo todos, se toman esto de la prevención de manera poco seria y no conocen en la mayoría de las ocasiones sus derechos ni obligaciones. Les cuesta bastante el acercamiento y soy yo la que tengo que preguntar. En este sentido no he tenido muchas pegas. En algunas ocasiones, las menos, no he podido ver el centro de trabajo y en una única ocasión el empresario me puso la condición por teléfono de no hablar con los trabajadores aunque una vez que estuve allí el talante de este empresario cambió. También hemos constatado que a raíz de las visitas los trabajadores se van acercando más al sindicato con demandas concretas o de tipo general. 

¿Haces un balance positivo de tu trabajo?

Sí que está siendo satisfactorio. De todas formas hay veces que cuando llamo por teléfono acabo teniendo ganas de darles un “telefonazo”, pero después cuando salgo de la empresa pienso que está sirviendo para algo. Una vez que contactas con la empresa, la mayoría ponen interés en colaborar a pesar del miedo que parece causar que venga un sindicato o que te confundan con la inspección. La mayoría se despiden con un “muchas gracias Sonia, ya sabes que estamos aquí y puedes venir cuando quieras”. Eso sí que dice algo de la labor que se está haciendo.