Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Tablón

Dom, 15/01/2017 - 12:19
ISTAS
Noticias

ISTAS organiza el primer Foro de Cambio Climático y Salud en el Trabajo

El cambio climático está teniendo un gran impacto en la salud humana. Está detrás del aumento de los eventos meteorológicos extremos, del incremento de ciertos contaminantes atmosféricos, de la proliferación de alergias, del aumento de las enfermedades transmitidas por vectores infecciosos, por alimentos o por el agua, y de enfermedades relacionadas con el aumento de la frecuencia e intensidad de los episodios de subidas de las temperaturas, especialmente en verano, fenómeno conocido como “olas de calor”. Este último efecto vuelve a colocar el foco de atención sobre un riesgo laboral viejo, bien conocido en salud laboral, el estrés térmico. Las personas que realizan su trabajo sin aire acondicionado, en interiores o al aire libre, están expuestas a las altas temperaturas ambientales, a veces con presencia de focos de calor en el propio proceso productivo. Muchas veces hay que sumar otros factores de riesgo, como la exposición a la radiación solar o a otras superficies radiantes, los esfuerzos físicos, la ropa o equipos de protección que dificultan la termorregulación, etc. La importancia del riesgo de estrés térmico crece en la actualidad también con la precariedad contractual. Por diversas razones la precariedad casa muy mal con la prevención de riesgos laborales: por una parte, porque los trabajadores nuevos no están aclimatados; por otra, porque crea desorganización y dificultades para aplicar planes de prevención. Los trabajadores precarios muchas veces temen por su continuidad en el puesto y esto afecta a su capacidad para realizar las pausas, hidratarse, pedir relevo, etc. Durante 2016, ISTAS desarrolló el proyecto “La adaptación al cambio climático desde la perspectiva de la salud pública y laboral”, financiado con el apoyo del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a través de la Fundación Biodiversidad, para promover la adaptación y la protección de la salud humana ante la incidencia del cambio climático. Como productos de este proyecto se han elaborado una guía orientativa sobre efectos en la salud pública y salud en el trabajo y un vídeo corto de cómo afecta el cambio climático a la gente trabajadora que puedes compartir en redes sociales. En el marco del proyecto se ha celebrado el primer Foro de Cambio Climático y Salud en el Trabajo y una jornada con el título “La adaptación y la protección de la salud humana ante el cambio climático”, en marzo y noviembre de 2016, respectivamente. Más información y enlaces en www. istas.net/ClimaySalud.

Los daños del trabajo sobre la salud laboral en las estadísticas oficiales

Los datos hasta septiembre de la estadística de accidentes de trabajo nos muestran, a excepción de los accidentes mortales en jornada de trabajo, un aumento del 7,6%. Respecto a los accidentes que se producen en la jornada de trabajo, el mayor crecimiento se sitúa en los accidentes graves (8,8%), que, como sabemos, presentan un alto grado de infravaloración (el 99% de los accidentes declarados son leves). Respecto a los accidentes in itínere, el aumento global es mayor que la media (8,4%), resaltando de forma muy importante los accidentes mortales con un aumento del 48%. Así, hasta septiembre han fallecido 461 trabajadores. El volumen de partes comunicados por enfermedades profesionales también aumentó en el período entre enero y octubre de 2016 a una tasa del 7,4%. De esta estadística remarcamos, como en números anteriores, el aumento de las enfermedades profesionales con baja (10,56% de aumento), y el crecimiento que se produce de partes comunicados en el colectivo de mujeres (9,8%). En términos absolutos, el volumen de partes comunicados es prácticamente igual entre hombres y mujeres que, dada la menor tasa de actividad y de empleo de las mujeres, supone una mayor incidencia de enfermedades profesionales o, mejor dicho, de partes comunicados por enfermedad profesional. Lo hemos repetido en número anteriores, pero es necesario seguir insistiendo. El cambio de tendencia de una estadística como la de accidentes de trabajo y enfermedad profesional, que, según los estudios publicados, presenta un grado importante de subregistro, nos señala que nuestro sistema de seguridad y salud en el trabajo hace aguas y que es necesario un replanteamiento urgente de las políticas en materia de prevención de riesgos laborales.