Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Tablón

Mié, 15/04/2015 - 12:19
Noticias

El TSJPV obliga a MC Mutual a hacerse cargo del pago de la prestación de un accidente in itínere

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha establecido recientemente, mediante la sentencia nº 2 69/2015, que la mutua MC Mutual es quien tiene que hacerse cargo del tratamiento médico y las prestaciones derivadas del accidente de trabajo in itínere que sufrió el escolta privado J.S.S. cuando se dirigía en coche a su puesto de trabajo.

El trabajador, que pertenece a la empresa Ombuds Compañía de Seguridad, sufrió un accidente de tráfico en estas circunstancias el 19 de julio de 2011, del que se han derivado una cervicalgia postraumática y diversos episodios de cefalea derivados de la misma. Al día siguiente, el 20 de julio de 2011, la mutua en Gasteiz le da la baja por accidente de trabajo, situación que dura hasta que MC Mutual le da el alta el día 12 de abril de 2012 sin estar recuperado del todo. El trabajador accede a un nuevo período de baja médica, pero en esta ocasión por enfermedad común ante el alta médica de la mutua y la imposibilidad de incorporarse a su actividad laboral, el día 3 de mayo de 2012, y permanece en esta situación hasta el 23 de julio de 2012. Posteriormente hay otro período de baja por enfermedad común relacionado también con el accidente de trabajo in itínere. Son estos dos períodos de baja los que son considerados accidente de trabajo por la sen- tencia, contra el criterio de MC Mutual y del Instituto Nacional de la Seguridad Social, entidades ambas que h an intentado en todo momento desviar este accidente de trabajo a enfermedad común.

El Juzgado de lo Social nº 4 de Vitoria dio la razón al trabajador y consideró las dolencias derivadas de accidente de trabajo tras las negativas del INSS, pero fue M C Mutual quien decidió incluso llevar el tema al TSJPV. La mutua alegó que la presunción de laboralidad no es extensible a los accidentes in itínere y que el trabajador 'muestra una voluntad absentista exagerada'. Estos débiles argumentos son desbaratados en la sentencia, puesto que el trabajador no tiene ningún antecedente de cefaleas previo, a lo que se añade que se considera probado que las cefaleas constituyen un efecto secundario claro de las cervicalgias postraumá- ticas. Esto último ha sido corroborado por la unidad de neurología de Osakidetza, que establece que la cefalea que padece J.S.S. se deriva del accidente sufrido.

El responsable de Salud Laboral de CCOO de Euskadi, Alfonso Ríos, ha considerado completamente irresponsable por parte de MC Mutual achacar al trabajador una supuesta voluntad absentista, puesto que si se está de baja médica es porque lo considera necesario algún profesional de la salud.

Los daños del trabajo sobre la salud laboral en las estadísticas oficiales

El cuadro inferior nos muestra con rotundidad un crecimiento del 5% de los accidentes de trabajo. El dato más grave que debemos resaltar es el crecimiento del 5% en los accidentes mortales in itínere. Hasta noviembre se registraron 518 accidentes mortales, tanto en jornada laboral como in itínere.

Respecto al registro de enfermedades profesionales, también se observa un aumento global del 3%, si bien este crecimiento se concentra únicamente en el colectivo de mujeres, con una tasa de aumento del 7%, tanto en las enfermedades profesionales con baja como sin baja. Es importante resaltar el alto nivel de incidencia de las enfermedades profesionales en las mujeres, que presentan una tasa de empleo 10 puntos porcentuales por debajo de la tasa de empleo de los hombres en el colectivo de 16 a 64 años.

La evolución de los datos, tanto de accidentes de trabajo como de enfermedades profesionales, a lo largo de 2014 es francamente negativa. Las medidas que se han implementado frente a la crisis económica, con recortes en los derechos laborales, individuales y colectivos, o la reducción del gasto en políticas sociales, entre ellas las destinadas a la prevención de riesgos laborales, han provocado un aumento de las desigualdades sociales y un deterioro de las condiciones de vida y de trabajo, y, concretamente, de la salud de los trabajadores y las trabajadoras.