Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Tablón

Sáb, 15/07/2017 - 12:19
CCOO
Noticias

CCOO y UGT rechazan el borrador final de la ISO 45001
El Comité de ISO ha ratificado el borrador final (FDIS) de la norma internacional sobre los sistemas de gestión de la seguridad y la salud en el trabajo con los votos favorables de los organismos de normalización de una nueva norma (ISO 45001), destinada a sustituir al estándar OHSAS 18001. Según ISO, el organismo que la promueve, la norma se publicará en marzo y a partir de ahí, las empresas certificadas de acuerdo a la norma anterior tendrán un plazo de tres años para realizar la migración a la nueva norma. En España, miles de empresas están actualmente certificadas con OHSAS 18001 y tendrán que conseguir la nueva certificación.

CCOO y UGT han rechazado este borrador final, tal y como han hecho con borradores anteriores, y tal como han hecho el resto del sindicalismo europeo. La razón del rechazo es que esta nueva versión tampoco ha dado respuesta a los planteamientos sindicales: no deja claro que el cumplimiento de esta norma privada de gestión no sustituye el cumplimiento de la legislación europea y española en esta materia. Los dos sindicatos mayoritarios insisten en recordar que la mera certificación de la gestión no es indicio de cumplimiento con los niveles de exigencia de la legislación española. Los sindicatos recalcan que el alcance de la normativa española es mucho más amplio que el sistema de gestión de la ISO 45001 y que la normativa española, la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales y todo su desarrollo de aplicación, garantiza la protección de la seguridad y salud de las personas trabajadoras de manera más exigente, y es de obligado cumplimiento para las empresas.

Por tanto, CCOO y UGT entienden que su implantación puede perjudicar la seguridad y salud de los trabajadores y trabajadoras de nuestro país. Afirman que la aplicación de esta norma en España no eleva los niveles de seguridad y salud de los trabajadores establecidos por Ley, que debería ser en opinión de los sindicatos, el objeto de cualquier norma privada. Ambos sindicatos han afirmado que seguirán trabajando para garantizar el cumplimiento de la legislación europea y española.

Hay que destacar que los sindicatos no han estado solos en su voto negativo pues también esta vez el Comité Español ha votado en contra de este borrador.

La OIT rescinde su acuerdo con ISO a propósito de la ISO45001
El pasado 15 de enero la OIT declaró que ha rescindido un acuerdo que tenía desde 2013 con ISO, a título experimental, en el contexto de la elaboración de la norma, por el modo en que ISO ha hecho dicha aplicación experimental. En las explicaciones que brindó la OIT para este paso se subraya que la labor de la ISO o de otras entidades públicas o privadas no debería entrar en conflicto con las políticas públicas o reglamentos, incluidas las normas internacionales del trabajo y las directrices pertinentes, que incumben a los gobiernos o las organizaciones constituidas en virtud de tratados. A propósito de este hecho, la organización internacional ha señalado lo siguiente: “la aplicación del Acuerdo de 2013 en los últimos cuatro años no ha permitido cumplir los objetivos en él establecidos; se trataba, por ejemplo, de evitar que las normas de la ISO entrasen en conflicto con las normas internacionales del trabajo y de comunicar a la OIT con la debida antelación las propuestas de la ISO que pudieran abordar ámbitos de la OIT. La OIT y la ISO discreparon con respecto a si, en el marco de la elaboración de normas de la ISO, las normas internacionales del trabajo debían utilizarse, “en caso de conflicto, […] como la referencia por lo que se refiere a los ámbitos de la OIT” (párrafo 4 del Acuerdo), o si la ISO debía simplemente tomar en consideración las normas internacionales del trabajo, pero sin estar obligada a atenerse a ellas”.

La OIT ha dejado claro que “cuando las normas internacionales del trabajo no constituyen la base de normas privadas sobre temas que forman parte del mandato de la OIT, se corre el riesgo de que dichas normas privadas no confieran protección a los trabajadores, pese a la existencia del consenso tripartito plasmado en forma de normas internacionales del trabajo que se llevan adoptando y aplicando desde hace varios decenios”. Tras romper el acuerdo con ISO, la OIT ha señalado que la organización “seguirá teniendo un papel activo en el ámbito internacional para asegurar que otras instancias públicas y privadas actúen de conformidad con las normas de la OIT.

Con arreglo a la correspondiente decisión del Consejo de Administración, la OIT no procederá a renovar la colaboración con la ISO si no obtiene suficientes garantías de que se van a respetar las normas de la OIT: “la ISO es eficaz para reunir competencias especializadas en ámbitos técnicos diferenciados, pero no tiene el mandato, la representación, las competencias especializadas ni la capacidad que le permitan tratar cuestiones sociales que deben ser examinadas en el marco de procesos concebidos para conciliar los intereses encontrados de diferentes partes interesadas. La OIT seguirá recibiendo información sobre algunas normas técnicas previstas en el programa de trabajo de la ISO sin que sea necesario mantener una colaboración activa” ha afirmado la organización internacional en un comunicado oficial.