Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Sustituir cancerígenos en el lugar de trabajo

Mar, 15/01/2013 - 12:19
MIGUEL ÁNGEL BIEL Y FRANCISCO QUELLE
Noticias

Una empresa del sector de la industria química que fabrica bolsas de plástico utiliza tintas orgánicas con base de tolueno y butanol. El tolueno es un posible cancerígeno de calificación 3, neurotóxico y tóxico para la reproducción. Gracias a la presión sindical, las tintas orgánicas fueron sustituidas por tintas al agua y los disolventes por amoniaco.

La empresa, con una plantilla de unas 125 personas fijas, se dedica a la fabricación e impresión de bolsas de plástico. Realiza todo el proceso productivo: compra la granza, se extrusiona, se corta en forma de bolsas, se imprimen y se cortan. Para la impresión de las bolsas se utilizaban tintas con base en tolueno y butanol, cuyos vapores se encuentran en el ambiente y son respirados por los trabajadores. Las máquinas impresoras tienen un sistema de recarga de tintas manual y muchas veces los depósitos no quedan bien cerrados, por lo que se emiten vapores al ambiente.

La actuación del sindicato en materia de prevención en esta empresa data de 2001, a raíz de la investigación de un accidente mortal. Costaba mucho avanzar en las temáticas de salud laboral y concretamente el proceso de sustitución de tintas se inicia en 2007, cuando se realizan unas mediciones ambientales de vapores orgánicos. A los trabajadores se les indica que las mediciones han arrojado resultados por debajo de los valores límite ambientales (VLA), pero el técnico sindical de la Secretaría de Salud Laboral y Medio Ambiente de la Unión de Aragón se da cuenta de que los resultados de la evaluación higiénica no se corresponden con los del laboratorio que realizó los análisis y los VLA superaban tres veces los valores permitidos.

En el momento en que se conocen estos datos, los delegados de prevención empiezan a presionar al servicio de prevención para que exija la sustitución de las tintas orgánicas, ya que la misma marca de tintas tenía una línea de tintas al agua. Entre tanto se informó a los trabajadores de los peligros para la salud que suponían las tintas orgánicas que utilizaban. Para ello contó con el apoyo del sindicato, que le proporcionó materiales y explicaciones sobre cómo se metaboliza el tolueno y el butanol. Los delegados de prevención publicaron toda esta información en los boletines internos de la empresa. Además, para limpiar los utensilios que utilizaban esas tintas la empresa tenía instalado en la cubierta un depósito de disolvente con una capacidad de 50.000 litros que llevaba este producto, a través de tuberías, a las máquinas con lo que ello suponía de grave peligro en caso de incendio. Si se eliminaban las tintas orgánicas, se podía eliminar el depósito de disolvente, que además exigía que la empresa solicitara una acreditación ambiental. Ante esta situación, los delegados de prevención y el servicio de prevención ajeno instaron a la empresa a realizar el cambio.

La primera reacción de la empresa fue hacer algunas pruebas y decir que las tintas al agua ofrecían un acabado de menor calidad y que los clientes no lo aceptarían. A pesar de este argumento y gracias a la presión sindical, la empresa, que ya había sido denunciada por CCOO ante Inspección de Trabajo por otras cuestiones, aceptó las exigencias de los delegados de prevención. En cuestión de tres meses se realizó el cambio de tintas sin necesidad de cambiar maquinaria ni procesos de producción. El mismo proveedor de las tintas orgánicas es el que les suministra las tintas al agua. Las nuevas tintas están compuestas de etanol en concentración 2,5>10% y amoniaco, solución acuosa en 5% Los operarios de la sección de impresión fueron bastante reacios al cambio por varias razones: con las nuevas tintas se pasó a utilizar amoniaco y su olor molestaba mucho a los impresores, además exigía un mayor esfuerzo y tiempo en el limpiado de los rodillos. Finalmente, los trabajadores comprendieron que el cambio les beneficiaba porque les protegía frente al riesgo de problemas muy serios de salud. El trabajo sindical en esta empresa ha continuado, en la actualidad se está haciendo la evaluación de riesgos psicosociales y CCOO ha ganado las elecciones sindicales, disponiendo de ocho de los nueve representantes de los trabajadores en el comité de empresa.

* Miguel Ángel Biel es técnico de prevención de la asesoría de Salud Laboral de CCOO de Aragón, y Francisco Quelle es delegado de prevención.