Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Suecia: gobierno de derechas decide liquidar el Instituto Nacional de la Vida en el Trabajo

Lun, 15/01/2007 - 12:20
PEX
Noticias

El nuevo gobierno sueco, formado por una coalición de derechas que ha obtenido la mayoría en las elecciones de septiembre de 2006, ha decidido cerrar el Instituto Nacional de la Vida en el Trabajo (Arbetslivsinstitutet), una institución encargada del seguimiento, análisis e información sobre las condiciones de trabajo. La disolución del Instituto ha sido presentada como un asunto de reducción del gasto público. Sin embargo, una medida de este tipo sólo se explica por la hostilidad de una parte importante de la patronal sueca contra la existencia de una investigación independiente sobre la evolución de las condiciones de trabajo. De hecho, el programa social del nuevo gobierno se centra en la desregulación de las relaciones laborales y la precarización del empleo.

El Parlamento Europeo adopta un REACH descafeinado.

La Confederación Europea de Sindicatos (CES) ha criticado la rebaja de la norma REACH sobre evaluación y autorización de sustancias químicas que acaba de aprobar el Parlamento Europeo, en clara cesión a las presiones de la industria química. La norma tal como ha sido aprobada deja fuera la obligatoriedad de eliminar las sustancias cancerígenas y mutágenas aunque existan alternativas en el mercado y no considera obligatorio el informe de seguridad química para las sustancias que se producen en cantidades menores a las diez toneladas. No obstante, la CES saluda que el Parlamento haya aprobado la nueva norma, después de un debate que se ha prolongado durante siete años. Uno de los aspectos positivos de REACH -que sólo afectará a 30.000 sustancias de las 100.000 que existen en el mercado- es que establece que la carga de la prueba, esto es, la demostración de que una sustancia no perjudica al medio ambiente ni a la salud de los trabajadores, recae en quien la produce.

Barcelona: la Inspección de Trabajo controla la calidad de los Servicios de Prevención Ajenos.

En mayo de 2005 la Inspección de Trabajo de Barcelona inició una campaña de control de calidad de los Servicios de Prevención Ajenos, consistente en visitar todas las entidades acreditadas como tales en la provincia, así como una muestra de las empresas atendidas por ellas. El informe conclusivo ha sido demoledor: "El carácter formal de los documentos de evaluación de riesgos y planificación de la acción preventiva, junto a la ausencia de una adecuada organización y gestión de la prevención de riesgos laborales en las empresas son, en muchas ocasiones, consecuencia de una actuación deficiente de los Servicios de Prevención Ajenos. Ello es debido, a su vez, a la limitación de los recursos de estas entidades, la presión de la demanda de su actividad, las distorsiones en la competencia y la insuficiente implantación de la denominada 'cultura preventiva' en el seno de muchas empresas, que acuden en demanda de un servicio mínimo al menor precio posible con el único fin de evitar la responsabilidad administrativa".

Nuevo decreto sobre enfermedades profesionales.

El nuevo Decreto de Enfermedades Profesionales (RD 1299/2006 de 10 de Noviembre) que ha entrado en vigor el 1 de enero de 2007, plantea un nuevo modelo basado en un listado de enfermedades más amplio y más flexible, y en un sistema de declaración en el que ya no es el empresario el que declara una enfermedad como profesional al tiempo que los médicos de familia asumen competencias al respecto que antes no tenían.

El cuadro define para cada epígrafe, el agente causal, la enfermedad asociada y los sectores de actividad específicos. Para reconocer una enfermedad como profesional puede requerirse la concurrencia de hasta tres condiciones: 1) que la enfermedad esté en el cuadro; 2) que haya habido exposición a uno de los agentes causantes contemplados en el cuadro; y 3) que la persona que la padece desempeñe su actividad en una de las ocupaciones que también señala y recoge el cuadro. No es necesario que se cumplan las tres en todos los casos.

El Servicio de Salud de cada Comunidad Autónoma, a través de los médicos de familia o de los especialistas médicos, cuando vean indicios de que un problema de salud puede estar causado por el trabajo, pueden emitir bajas por enfermedad común con diagnóstico de sospecha del origen laboral. El médico buscará apoyo en la Inspección Médica para ello.

Con el nuevo sistema, la declaración de la Enfermedad Profesional sale del ámbito del empresario. Éste va a seguir obligado a facilitar determinados datos, pero ya no se deja en sus manos la tramitación del parte, sino que serán el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) y las Mutuas las encargadas de la notificación directa a partir del diagnóstico médico.

Existe también la posibilidad de que el trabajador acuda a su médico de atención primaria, quien valorará si existen indicios de que la enfermedad pueda haber sido causada por el trabajo, en cuyo caso emitirá un diagnóstico de sospecha del posible origen laboral (con o sin baja) y lo trasladará a la Inspección Médica. Finalmente se dará traslado a la Mutua para que actúe en consecuencia. No obstante es el INSS quien tiene la última palabra, mediante la correspondiente resolución de determinación de contingencia que obligaría a la Mutua a hacerse cargo del proceso.