Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

La sustitución de un espray cancerígeno y la interiorización de los recursos preventivos

Mar, 15/01/2013 - 12:19
FRANCESC XAVIER ETXAMENDI
Noticias

En la industria metalúrgica de las comarcas de Poniente en Cataluña, Ros Roca Indox es un centro de trabajo importante, con 197 trabajadores que fabrican equipos de calderería y depósitos de aluminio. La experiencia que relatamos se refiere a la sustitución de un espray cancerígeno, pero la acción sindical en salud laboral es muy intensa y afecta a todos los ámbitos. La presión sindical está en la base de una de las últimas decisiones importantes de la empresa: contratar un técnico de prevención que permite interiorizar los recursos que antes estaban en manos de una sociedad de prevención de la mutua.

Los trabajadores de Ros Roca Indox, en su totalidad hombres en el área de producción, son conscientes de la importancia de la salud laboral y del trabajo sindical que se realiza. Están alerta y por ello nos llegan directamente demandas como esta: un trabajador identificó, en el dorso de una etiqueta de un espray que se usaba habitualmente para evitar proyecciones de la soldadura, una referencia y unos símbolos que indicaban que aquel producto podía provocar cáncer debido a su composición.

Inmediatamente los delegados de prevención nos pusimos en contacto con el técnico de prevención de la empresa y le solicitamos la ficha de datos de seguridad de este producto. Algo que, según denunciamos, ya debería haber estado a nuestra disposición y la de los trabajadores que debían utilizarlo. A los dos días nos llega la ficha en italiano que debemos traducir y comprobamos que el producto es cancerígeno de categoría 1B y solicitamos que el espray fuera sustituido por otro no peligroso para los trabajadores y útil para el proceso productivo. Consideramos que esta era la mejor actuación preventiva que podía hacerse: evitar el riesgo acudiendo al origen de la exposición y sustituyendo el producto peligroso por otra substancia que no amenazara la salud de los trabajadores. Insistimos al técnico del servicio de prevención de la necesidad de una intervención urgente y este nos aseguró que se habían dado órdenes de no comprar más este producto. La dirección empresarial guardó silencio y unas semanas más tarde llegó al almacén un nuevo pedido del mismo espray. Si la dirección no estaba dispuesta a buscar una alternativa a la utilización de este producto, la acción sindical con el apoyo de los trabajadores no estaba dispuesta a permitir la exposición a este riesgo. En todos los turnos de trabajo y a todos y cada uno de los compañeros les informamos de la peligrosidad del espray y del derecho de protección frente a los riesgos. Y todos juntos acordamos que si alguien veía una botella de ese espray debía ponerlo en el contenedor y evitar toda exposición.

Con la colaboración de los compañeros se agotó el pedido recibido rápidamente, y una vez la empresa comprobó el gasto económico que comportaba su no utilización, optó por buscar un producto alternativo, asegurándose de que no comportara ningún riesgo para la salud de las personas y, a la vez, que fuera respetuoso con el medio ambiente.

Esta experiencia de salud laboral ha sido posible por el compromiso decidido de todos los trabajadores con la acción sindical. Y en este y otros casos hemos visto que el poder contractual de la representación sindical es importante. La dirección empresarial tiene muy presente la interlocución sindical porque la actividad sindical es continua, la acción de los delegados y de CCOO es conocida y respetada. Con un resultado claro: una alta afiliación entre los trabajadores.

* Francesc Xavier Etxamendi es delegado de prevención en Ros Roca Indox.