Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

La acción sindical en salud laboral provoca la afiliación de la totalidad de la plantilla

Mar, 15/01/2013 - 12:19
JAVIER CANO Y LOLY FERNÁNDEZ CAROU
Noticias

La acción sindical en las empresas pequeñas no es fácil, pero cuando se realiza una buena labor los resultados son muy notables. Este es el caso de Levesta SA, una empresa de muebles de oficina de Les Franqueses del Vallés que en los últimos años ha contado con la totalidad de la plantilla afiliada a CCOO. La vía para que la representación de los trabajadores se ganara el respeto de la empresa y de los compañeros fue, precisamente, una acción constante en el ámbito de la salud laboral.

La presencia de CCOO en la empresa comienza en 1996, cuando nos enfrentamos en unas elecciones sindicales al encargado de la empresa, que se presentaba por otro sindicato. Ganamos las elecciones y desde ese momento el sindicato se vuelca en apoyar al delegado unitario de una empresa de 22 trabajadores. Se trata del primer afiliado a CCOO en la empresa, que empieza un periodo de formación en el sindicato en relaciones laborales y salud laboral que pronto dará sus frutos en la defensa de los derechos de toda la plantilla.

La primera batalla importante con la empresa se produce cuando esta se niega a que el delegado compatibilice la representación de los trabajadores con la acción como delegado de prevención. El trabajador, asesorado por el sindicato, denuncia la situación ante la Inspección de Trabajo y la Inspección le da la razón. Y no sólo eso, sino que además realiza un requerimiento a la empresa para que proporcione a los trabajadores ropa adecuada para hacer su trabajo, equipamientos de protección individual, instale un botiquín y lleve a cabo la vigilancia de la salud. Tras la actuación de la Inspección se realiza una asamblea importante con los trabajadores. Nos reunimos con toda la plantilla y ellos vieron que podíamos tener fuerza si contábamos con el apoyo del sindicato y que podíamos conseguir un cambio real en las condiciones de trabajo. En ese momento conseguimos firmar un acuerdo de mejora del convenio colectivo, en el que se incluía un aumento de categorías, de promoción interna, un sistema de incentivos y medidas activas de mejora de la salud laboral.

A partir de ese momento empezamos a convencer a la empresa de la necesidad de contar con la participación de los trabajadores en la prevención. ¿Quién mejor que nosotros sabe cómo y por qué se producen los accidentes? Proporcionando a los trabajadores los equipamientos adecuados y cambiando la disposición y el funcionamiento de algunas máquinas se evitaron muchos accidentes: atrapamientos con la maquinaria por no tener la ropa adecuada y por la anulación de los sistemas de seguridad, atropellos por circular con las carretillas elevadoras por lugares inadecuados, por la nula formación, etc. La empresa empezó a ver la rentabilidad de actuar en materia de salud laboral. Los accidentes no son casuales. Son fruto de una cadena de irregularidades, falta de medidas preventivas y si se actúa sobre ellas los resultados se ven enseguida. La empresa se dio cuenta de que actuando en materia de prevención de riesgos laborales se incrementaba la productividad, pues los accidentes son muy perjudiciales para todos.

Una vez se había actuado para evitar los accidentes, los trabajadores empezaron a preocuparse por las enfermedades profesionales. En ese momento fueron muy importantes las acciones formativas que desde el sindicato se impartieron sobre los riesgos menos evidentes, es decir, las exposiciones a riesgos químicos o riesgos psicosociales. Un primer análisis de los riesgos químicos a los que estaba expuesta la plantilla mostró que se estaba trabajando con disolventes, tintas y barnices que contenían productos tóxicos para la salud sin ninguna información a los trabajadores. Se requirieron las fichas de seguridad de los productos y se solicitaron medidas preventivas y la eliminación de algunos de ellos. Luego llegó la crisis y acabó con la empresa y con nuestros empleos. Pero esa es otra historia.

* Javier Cano fue delegado de prevención en Levesta y Loli Fernández Carou es responsable del Departamento de Salud Laboral de CCOO de Cataluña.