Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Mobbing: defendernos del terror en el trabajo

Dom, 15/07/2001 - 12:19
LOLY FERNÁNDEZ CAROU

Dossier: Riesgos psicosociales en el trabajo

LOLY FERNÁNDEZ CAROU*

No me dejan hablar, me tienen aislada, han prohibido a mis compañeros que hablen conmigo, me cambian el horario, me asignan tareas degradantes, cuestionan todas las decisiones que tomo, me gritan, hablan mal de mí a mis espaldas, dan a entender que tengo problemas psicológicos, me hacen parecer estúpida, no me dan trabajo o me piden muchas cosas a la vez, provocan que cometa errores, critican permanentemente mi trabajo, me tratan como no si no existiera, me ridiculizan, imitan mis gestos, mi voz.... Agresiones como éstas se producen cada día en los centros de trabajo, es lo que se denomina: acoso moral, psicoterror laboral, hostigamiento moral o mobbing.

En el Departamento de Salud Laboral de la Comisiones Obreras de Cataluña, desde hace unos meses estamos recibiendo e identificando casos con nombres, apellidos y profesiones diferentes, pero que en definitiva atienden al mismo patrón: una empresa con una deficiente organización del trabajo y una situación de hostigamiento moral continuada en la que ya existen daños a la salud.

Generalmente la persona acosada moralmente cuando acude al sindicato, ya ha realizado las primeras llamadas de atención, a nivel individual. Ha planteado escritos de queja a la dirección, comunicados sobre una situación concreta a sus superiores. Además, ya se ha producido alguna ausencia del trabajo por este motivo o incluso bajas médicas intermitentes por problemas de ansiedad, crisis, o incluso disfrazadas con otros diagnósticos como psoriasis, problemas musculares... Ante la impotencia, la insolidaridad de sus compañeros de trabajo y la imposibilidad de solucionarlo individualmente acude a los delegados de prevención, a la sección sindical o directamente al sindicato.

 

¿Cómo nos defendemos?: acción sindical

Medida cautelar: proteger a la persona. Está claro que ya se han producido daños, puesto que no se han aplicado medidas preventivas. Pero hay que evitar males mayores y el mecanismo de protección temporalmente es la baja médica que, en principio, debería ser por enfermedad profesional. Si la mutua de accidentes de trabajo deriva el caso a la Seguridad Social, podemos impugnar ese acto mediante el procedimiento interno de determinación de la contingencia por parte del CRAM (equivalente en Cataluña a los Equipos de Valoración Médica). Paralelamente hemos dirigido un escrito a la dirección de la empresa con copia para el Servicio de Prevención solicitando la evaluación de riesgos del puesto de trabajo.

Hacer visible lo invisible. Una vez que la persona está protegida, es más fácil iniciar un proceso de denuncia social, administrativa o judicial. Además es impresionante la fuerza que adquieren, puesto que llegados a este punto tienen claro que el problema no son ellas sino las condiciones de trabajo a las que se ven sometidas. Aquí la acción sindical es fundamental. En ocasiones utilizar la vía de la negociación sirve para empezar a buscar soluciones. En otras, es necesario acudir a la Inspección de Trabajo.

El principal objetivo: la prevención. Sea cual sea la vía para llegar a este punto, lo que sí está claro es que se necesita alcanzarlo si queremos solucionar el problema. La prevención pasa inicialmente por evaluar los riesgos, haciendo especial énfasis en los de tipo psicosocial y en los factores originados por la organización del trabajo. Después sigue por toda una serie de medidas que tendrán que incorporarse a la política preventiva de la empresa y, lo que es más importante, contando con la participación de los trabajadores.

 

Balance de nuestra experiencia

En este momento, en Cataluña tenemos varias acciones iniciadas. En un caso, se ha establecido una comisión de trabajo en el Comité de Seguridad y Salud, que está colaborando con el Servicio de Prevención en la evaluación del riesgo psicosocial y en el análisis del problema. Tenemos tres denuncias en Inspección de Trabajo, en dos de las cuales ya está interviniendo el Centro de Seguridad y Condiciones de Salud en el Trabajo (CSCST) y están en vías de resolución.

De momento las expectativas son alentadoras. No obstante, lo más impresionante de todo son las ganas de trabajar en unas condiciones de trabajo dignas que tienen las compañeras y compañeros afectados, que están luchando día a día para que las políticas preventivas de las empresas sean más humanas, para que las evaluaciones de riesgos incorporen aspectos relacionados con la organización del trabajo y para volver a tener ganas de ir a trabajar de nuevo.

*    Gabinet Higía, Salut i Treball. Departament de Salut Laboral CONC