Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

In memoriam de Lola Esteve: La seguridad de la maquinaria en un contexto global

Mar, 15/07/2003 - 12:20

In memoriam

A Lola Esteve le gustaba fantasear con la idea de introducirse en el interior de las máquinas para conocerlas y controlar mejor la seguridad. Lola, compañera y amiga, se nos fue con la primavera. Le faltó un sutil aliento vital para superar el doble transplante pulmonar al que la sometieron. Vaya por ella esta denuncia sobre el estado del parque de maquinaria industrial en nuestro país.

La Redacción de porExperiencia

 

La seguridad de la maquinaria en un contexto global

XAVIER SUCH
Cuando un empresario adquiere una máquina, está convencido de que el hecho de haber sido comercializada en el contexto europeo de libre mercado hace que sea intrínsecamente segura y que, por tanto, no va a causarle ningún tipo de problema. Esta convicción se ve truncada cuando un trabajador sufre un accidente importante. Es cuando descubre que la máquina no es tan segura y que las protecciones han fallado, entre otras cosas, por una falta de participación de los usuarios en la concepción y diseño de los equipos.
Al hablar de seguridad de las máquinas debemos diferenciar el cumplimiento de las normativas de comercialización de su uso como equipos de trabajo por otra. Existen disposiciones legales diferenciadas, unas dirigidas a los fabricantes de máquinas y otras a los usuarios, es decir, a los empresarios que las adquieren y a los trabajadores que las utilizan.

En nuestra economía global, las máquinas pueden ser fabricadas en cualquier país y desde allí pueden ser exportadas y comercializadas a cualquier lugar del mundo. Sin embargo, para que puedan ser adquiridas y puestas en funcionamiento deben cumplir con unas reglas o “estándares” fijados por el país que las importa. En la Unión Europea existe una armonización normativa mediante directivas comunitarias que se trasladan a las legislaciones de los países miembros y que fijan los requisitos de seguridad que deben reunir los equipos de trabajo aunque provengan de países externos al ámbito comunitario.

Francia controla, España menos

Si las máquinas han sido diseñadas y fabricadas en uno de los países miembros de la UE, generalmente los equipos de trabajo suelen cumplir con los estándares europeos. Con la maquinaria importada desde un país no miembro de la UE no suele suceder lo mismo con lo que, en este caso, son las propias Administraciones Públicas comunitarias y/o nacionales las que deben asumir el reto que supone la supervisión y control de las mismas.

El marcado CE de tipo, así como la declaración CE de conformidad, no son suficientes si no se ejerce el correspondiente control para la verificación del cumplimiento de los requisitos de seguridad del producto.

Es en este aspecto donde hay que ser severamente exigentes con los mecanismos de control. Uno de los referentes ejemplares al respecto es la Administración Francesa, la cual ha vertebrado, desde hace ya cuatro años, tres Ministerios -Interior (Aduanas), Industria (Ferias y exposiciones) y Empleo y Solidaridad (Inspección de Trabajo)- a tal fin. Cada uno de estos Ministerios cuenta con medios humanos y técnicos para la supervisión y control de las importaciones de equipos de trabajo, están estructurados como grupo de trabajo interministerial para la lucha contra el fraude y para la mejora de la seguridad en el trabajo de los usuarios finales. Se comunican a diario y operan coordinadamente en los controles aduaneros, en las ferias donde se exponen las máquinas para su comercialización, y en los propios centros de trabajo.

En España los niveles de seguridad son muy irregulares y diversos. Ello es debido, principalmente, a la falta de información de los propietarios de las máquinas y, consecuentemente, de los trabajadores, además de la precariedad y la falta de medios que caracterizan los mecanismos de control de las Administraciones Públicas.

Lamentablemente gran parte de las máquinas existentes con anterioridad al 27 de agosto de 1.997 -fecha de entrada en vigor del RD 1215/1997(1) - no han sido adecuadas a las condiciones mínimas legalmente exigibles. Y ello a pesar de los repetidos llamamientos para que los empresarios se acojan a los Planes de Conformidad sectoriales. La adecuación de la maquinaria antigua a la legislación específica está sufriendo un retraso considerable por la falta de voluntad de ciertos empresarios que no se ven en la obligación de invertir en prevención. No se trata de adecuar los equipos cuando haya una denuncia concreta o un accidente de trabajo grave o mortal, sino de cumplir con el principio de garantía de la seguridad y salud de los propios trabajadores.

La escasa formación técnica del cuerpo de Inspección de Trabajo y la falta de recursos de apoyo en su tarea han fomentado la aparición de Organismos de Control Administrativo (OCA) que, en opinión de algunos expertos, no ha hecho sino privatizar en la práctica los controles del parque de maquinaria, convirtiéndolos en un objeto de relación mercantil entre empresas y OCA.

De nada sirve una maquinaria normalizada si no se diseña teniendo en cuenta a los usuarios

Como principios básicos para garantizar la seguridad y salud de los trabajadores, el diseño de la maquinaria debe realizarse en colaboración con los futuros usuarios de las mismas, mediante la realización de trabajos de campo previos, con estudios de fiabilidad, aprovechando la experiencia de los fabricantes y los profesionales del mantenimiento de la misma.

Cuidar el diseño ergonómico de una máquina, teniendo en cuenta parámetros tan importantes como la accesibilidad al entorno de trabajo para labores de control y mantenimiento, la utilización de herramientas normalizadas a tal fin, la disposición de una correcta iluminación, ventilación y climatización de la zona de trabajo, así como el control del ruido y de las vibraciones que emiten los equipos, es una tarea integradora que nos ayudará a disponer de máquinas intrínsecamente seguras.

(1) RD 1215/1997 por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo