Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Los accidentes que no existen

Jue, 15/01/2004 - 12:19
JORDI GUTIÉRREZ SUÁREZ

Dossier: Transporte por carretera

Los accidentes que no existen

JORDI GUTIÉRREZ SUÁREZ. Coordinador General FS TRADE-CC.OO de Cataluña.
Hay un tipo de trabajadores que sufren diariamente una situación absurda y contradictoria: son formalmente autónomos pero económicamente dependientes. Personas que son jurídicamente autónomas, que incluso aparecen como empresarios, en la realidad están sometidas a una fuerte dependencia, sobre todo económica, de una o de diversas empresas o administraciones públicas. Las estrategias basadas en la subcontratación masiva y la aplicación de nuevas tecnologías en el mundo del trabajo han generado la aparición de esta nueva tipología de trabajadores y trabajadoras: los “autónomos dependientes”. Muchos de ellos trabajan en el sector del transporte. Los accidentes que sufren son completamente invisibles para las estadísticas oficiales.

En España, a diferencia de buena parte del resto de países de la Unión Europea, una inmensa mayoría de los profesionales del transporte de mercancías por carretera son trabajadores autónomos. Muchos de ellos disponen de un solo vehículo y trabajan en buena medida para una sola empresa. Forman parte de un colectivo denominado “autónomos económicamente dependientes” o trades.

Uno de cada cinco autónomos son trades

En el marco del Proyecto Europeo “Innovación y Trabajo”, en el que ha participado la FS TRADE-CCOO, se ha realizado un estudio sociológico sobre la base de 1.738 entrevistas a trabajadores autónomos de ocho municipios distintos entre los que se han identificado como trades a un 19,3% de los mismos.

Este estudio nos permite afirmar que los accidentes y problemas de salud están muy presentes en este colectivo. Sus condiciones de trabajo con jornadas interminables, desplazamientos y cobro a destajo son un foco de siniestralidad así como de trastornos por causa del estrés. A las consecuencias de todo ello sobre la propia salud se añaden las repercusiones que un accidente o enfermedad pueden tener sobre su continuidad laboral, además del riesgo de provocar daños en terceras personas.

Accidentes invisibles

El transporte por carretera es, sin duda alguna, el sector con mayor número de accidentes de trabajo con resultado mortal. Pero, también, es el sector donde el mayor numero de accidentes, simplemente “no existen”. Esto es una consecuencia de que, hasta la fecha, los trabajadores autónomos no tenían protección social en materia de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. Como no existía la protección social no habían partes de accidente y, por lo tanto, oficialmente no existían.

Solo un dato: el año 2001 se contabilizaron 401 conductores profesionales muertos en accidente laboral. De ellos, 173 eran autónomos y no constan en las estadísticas de accidentes de trabajo. Son los “desaparecidos de la carretera”.

La nueva normativa se queda corta

En teoría la normativa que entra en vigor en enero del 2004, cubre las contingencias profesionales para los autónomos y este problema “oficialmente” estaría superado. Sólo en teoría pues la nueva cobertura es voluntaria y en el caso del transporte por carretera el autónomo tiene que hacer una contribución económica mayor que el asalariado además de tener menos riesgos cubiertos (los accidentes in itinere, por ejemplo). Mucho nos tememos que el problema seguirá vigente y que muchos accidentes seguirán contabilizando como meros accidentes de tráfico.

Hasta que la equiparación en materia de salud y seguridad en el trabajo sea real, en contribución y en protección, y desaparezcan los verdaderos motivos que provocan estos altos índices de siniestralidad como son las largas jornadas laborales, el estrés o la fatiga, no podremos pensar en una reducción de esta lacra. Ciertamente parece que esto va para largo. Por ejemplo, en la reciente modificación de la Ley de Ordenación del Transporte Terrestre, el Partido Popular rechazó que la misma prohibiera que los transportistas realicen tareas de carga y descarga.

Diga lo que diga el Gobierno, los profesionales autónomos de la carretera siguen sin gozar de una protección digna en materia de seguridad y salud en el trabajo. Precarización y explotación, ahí esta el problema.

 

Una acción sindical a golpe de teléfono y de días festivos

JUAN MUNERA. Delegado de Prevención de la empresa Pañalón S.A.
Las relaciones laborales están situadas en un marco donde no impera precisamente la paz social, el clima no es el más adecuado, es bastante opaco, complicado, más bien de discordia. El sector de transporte de mercancías está además muy atomizado, las empresas son pequeñas, en la mayoría no existe representación sindical. Es a través de los activistas, delegados y dirigentes sindicales como se llega a estas empresas. En este contexto la acción sindical es muy difícil.

Lo que solemos hacer los delegados de prevención es aprovechar los centros rutieres, los centros de carga, los aparcamientos, los sitios de concentración o los puntos de tránsito internacional donde se concentran los conductores como restaurantes con comida española en los que sabemos que un domingo van a haber 40 ó 50 compañeros. En esos sitios es donde nos solemos juntar, charlamos de nuestros problemas y acordamos nuestras reivindicaciones. En las grandes empresas también se aprovecha para hacer acción sindical los sábados y los domingos que es cuando se puede localizar a los compañeros conductores.

Lo complicado es la capacidad de movilización, si quieres presentar a la empresa una convocatoria de huelga es muy difícil reunir a un colectivo de trabajadores disperso e itinerante. Muy difícilmente puedes hacer coincidir a la gene a una misma hora y en el mismo sitio para informar y organizar cualquier cuestión relativa a un conflicto laboral. Esto lleva mucho tiempo, hay que trabajar mucho y muy duro. Es un trabajo muy minucioso, de muchas horas y a base de mucho teléfono. Hay que llamar a compañeros que están en Alemania, en Francia, en cualquier ciudad española y así, por teléfono, es como tienes que hacer la acción sindical.

En mi empresa, que es grande, lo tenemos muy bien estructurado porque hace 10 años conseguimos introducir a CCOO y tenemos una estructura sindical sólida con 25 delegados. Quizá uno de los mayores logros que hemos conseguido es la existencia de protocolos por grupos de actividad, según se transporte sustancias químicas, sosa, coches, etc. Cada protocolo incide en los riesgos específicos en función de la carga y regula la forma en que se debe de trabajar. Pero desgraciadamente esto no es lo común.