Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Las depuradoras de Madrid trabajan juntas para mejorar la prevención de riesgos laborales

Sáb, 15/10/2011 - 12:19
MABEL DE LAS HERAS Y AZUCENA RODRÍGUEZ
Las depuradoras de Madrid trabajan juntas para mejorar la prevención de riesgos laborales

MABEL DE LAS HERAS Y AZUCENA RODRÍGUEZ*

El trabajo conjunto de los delegados de prevención de CCOO de todas las depuradoras de Madrid consigue mejoras en las condiciones de trabajo para todos los trabajadores.

La empresa encargada de la gestión del ciclo integral del agua en la Comunidad de Madrid es la empresa pública Canal de Isabel II. Esta gestión incluye la captación, potabilización y vigilancia de la calidad, transporte, distribución y depuración de las aguas residuales para su retorno al cauce de los ríos. El Canal subcontrata la gestión del agua a través de numerosas empresas. En concreto, la depuración es subcontratada con 50 empresas, aproximadamente, que suponen un total de unos 1.500 trabajadores representados por unos 20 delegados de prevención de CCOO.

El caso se inicia cuando uno de los delegados de prevención de una de las depuradoras acude a la Secretaría de Salud Laboral de CCOO de Madrid a denunciar un accidente de trabajo producido por un escape de ácido sulfúrico que afectó a siete trabajadores. El origen del accidente estaba en el deterioro del depósito de ácido férrico y en la negativa de la empresa a cambiar dicho depósito, aduciendo que las instalaciones pertenecían al Canal de Isabel II.

En esa misma reunión, el delegado nos informa que son muchos los problemas de seguridad y salud que la empresa no soluciona, escudándose en que no es la titular de las instalaciones. Además, el delegado de prevención manifiesta que esto es una realidad presente en todas las empresas depuradoras de la Comunidad de Madrid.

Dada la situación, desde la Secretaría de Salud Laboral de Madrid nos planteamos establecer un plan de acción que supusiera la mejora de las condiciones de trabajo de todas las depuradoras en su conjunto y la denuncia conjunta de los incumplimientos, los hechos comunes y los específicos de cada centro de trabajo. Nos proponíamos que desde la Inspección de Trabajo se creara un grupo “estable” de inspectores encargados de verificar el cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales por parte de las empresas adjudicatarias de las depuradoras de la Comunidad Autónoma de Madrid.

Detectando los problemas comunes

Los problemas que soportan las depuradoras son muy diversos. La evaluación de riesgos y el plan de prevención suelen presentar muchas deficiencias. Los trabajadores de las depuradoras están expuestos a innumerables riesgos (químico, biológico, ruido, uso de maquinaria, turnos de trabajo, trabajo aislado, etc.) que no siempre son considerados. Las evaluaciones son muy genéricas y se plantean como único objetivo conseguir la adjudicación, ya que son requisito indispensable. En consecuencia, el plan de prevención no se acomete y existen importantes deficiencias en las condiciones de seguridad y salud sin que se adopten medidas preventivas.

Observamos, igualmente, que faltaba coordinación entre los delegados de prevención de las distintas depuradoras. De hecho, tradicionalmente, los delegados de prevención venían denunciando los incumplimientos de cada centro de trabajo por separado sin tener en cuenta al resto de las depuradoras.

Además existían barreras para negociar mejoras a largo plazo, ya que, cada dos o cuatro años, el Canal saca a concurso la adjudicación de empresas para que se hagan cargo de la depuración del agua, lo que provoca que las mejoras que los trabajadores consiguen un año se puedan perder al siguiente, o que no se lleguen a poner en marcha.

Acción conjunta

Lo primero que hicimos fue mantener una reunión conjunta con el responsable del sector de CCOO de Madrid y los delegados de prevención de todas las depuradoras de la Comunidad. A continuación elaboramos un cuestionario para que los delegados y delegadas de prevención recogieran las deficiencias en seguridad y salud presentes en su centro de trabajo. Después visitamos los centros de trabajo para verificar in situ las condiciones de cada uno de ellos.

Con toda esta información concertamos una reunión con la jefa de la Inspección de Trabajo –aprovechando la red de interlocución ya existente entre la Inspección y el sindicato– y planteamos el incumplimiento sistemático de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales en las empresas adjudicatarias, con la excusa de que la titularidad de las instalaciones es del Canal Isabel II.

Finalmente, acordamos un procedimiento de actuación que consiste en redactar una única denuncia dirigida a cada grupo de empresas, donde se exponen los incumplimientos de cada empresa en cada centro y también se denuncia al Canal de Isabel II de forma subsidiaria, como propietario de las instalaciones. Además acordamos con la jefa de Inspección que ésta asigne dichas denuncias a un grupo de inspectores dado el volumen de trabajo que ello conlleva para un único inspector.

En concreto denunciamos, entre otras cuestiones, las condiciones de las máquinas (la falta de medidas de protección y mantenimiento, la falta de documentos que acrediten la puesta en conformidad y el hecho de que no exista evaluación de riesgos específica). También denunciamos el deterioro de las instalaciones (ausencia de mantenimiento, inadecuadas condiciones del depósito de cloruro férrico, cuadros eléctricos abiertos, sin protecciones y sin señalización, pavimento en mal estado y escaleras de acceso de los depósitos que no cumplen con la normativa). Denunciamos también el incumplimiento de una instrucción diseñada para el trabajo en espacios confinados, la falta de coordinación empresarial entre el Canal de Isabel II y las empresas adjudicatarias y las condiciones de trabajo de los laboratorios de algunas depuradoras donde se detecta el uso de productos cancerígenos.

Resultados satisfactorios

La denuncia a la Inspección y el hecho de que se trate de un trabajo coordinado surte efectos: conseguimos mejorar las condiciones de trabajo de prácticamente la totalidad de las depuradoras que actúan en la Comunidad Autónoma de Madrid. Logramos que los representantes de CCOO de todos los centros trabajen unidos, conseguimos agilizar el control del cumplimiento de los requerimientos de la Inspección y cambiar el proceso para el uso del dicromato potásico en una de las depuradoras. Esta sustitución es importante porque se trata de un producto cancerígeno de categoría 1 que puede causar alteraciones genéticas hereditarias, puede perjudicar la fertilidad y provocar efectos adversos para el feto. Este producto que venía en polvo, se utilizaba en el laboratorio para analizar la calidad del agua, fango y gas. Se ha conseguido que la disolución venga ya preparada en ampollas directas para inyectar, con lo cual se evita cualquier manipulación y contacto de los trabajadores con el producto cancerígeno.

Mabel de las Heras y Azucena Rodríguez son técnicas de prevención de riesgos laborales de la Secretaría de Salud Laboral de CCOO de Madrid.