Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

La salud laboral es acción sindical pura y dura

Vie, 15/04/2011 - 12:19
CLAUDIA NAROCKI
La salud laboral es acciónsindical pura y dura”

Los asesores y asesoras valoran la función de los gabinetes

CLAUDIA NAROCKI

Parece una obviedad, pero no es así. Lo afirman los asesores y asesoras que han participado en el estudio realizado por ISTAS: “Es nuestra lucha diaria: conseguir que el sindicato comprenda que la salud laboral es acción sindical pura y dura. No es una cosa al margen, no es un compartimento estanco”, afirma un veterano asesor. Sin embargo, la evolución de los últimos diez años es enorme. “La gente ya no viene a pedir un plus, viene con la ficha de seguridad”, afirman.

El asesoramiento en salud laboral de CCOO surge del objetivo sindical de brindar apoyo técnico-sindical a los delegados y delegadas de prevención para mejorar su capacidad de promover cambios en la empresa. Los gabinetes de asesoramiento del sindicato son un recurso fundamental para los delegados y delegadas para contrarrestar la estrategia patronal de utilizar un discurso lleno de argumentos “técnico-objetivos” para justificar las condiciones de trabajo y minimizar la importancia de los riesgos existentes.

Los gabinetes de asesoramiento han experimentado en los últimos diez años una evolución muy importante que ha permitido desarrollador un perfil singular en el que prima el equilibrio entre el carácter técnico (evidencia científica y marco legal) y el carácter sindical del asesoramiento.

Un elemento clave en la concepción del asesoramiento técnico- sindical es la promoción del protagonismo del delegado de prevención. “El objetivo es que el delegado sepa lo que tiene que pedir, que sepa identificar el peligro en la misma empresa y que sepa pedirnos ayuda y asesoramiento”, afirma una de las participantes en el estudio. En esto se ha producido un cambio sustancial. Dada la debilidad de la prevención en la mayoría de la empresas cuando entró en vigor la LPRL, época en que se pusieron en marcha los gabinetes, las y los asesores estaban más dispuestos a asumir el diálogo directo con la empresa, en reuniones del comité de seguridad y salud, ante la Inspección, en la elaboración de escritos, reclamaciones, informes, etc. Actualmente, en cambio, aseguran que su modelo ideal de trabajo y su práctica es dedicar la mayor parte de su esfuerzo a conversar con los delegados y a escucharles, de modo que sean ellos los que fijen los objetivos a lograr y los que argumenten ante la empresa.

La escucha es fundamental. “Muchas veces, los delegados y delegadas vienen con una petición concreta –afirma uno de los asesores– y hay que entrar con ellos en el análisis más global de la situación de la empresa y presentarles cuáles deben ser los pasos a seguir, las distintas alternativas existentes”. En la mayoría de casos los asesores manifiestan que tienen un papel importante de vinculación con el sindicato y que establecen una relación personal muy intensa con los delegados y delegadas, a quienes ayudan a hacer frente a las dificulta des: “Yo encuentro situaciones de delegados, sobre todo los nuevos, que vienen y dicen yo lo dejo, pueden conmigo, a mí me están machacando, hasta incluso a veces los mismos del comité de empresa que consideran al delegado o delegada de prevención un pesado que siempre está con lo mismo”. “El refuerzo y el apoyo del gabinete en estos casos son fundamentales”, señala una asesora.

Han pasado diez años y se ven los logros

Los asesores y asesoras aprecian una importante evolución en el colectivo de delegados más expertos: “La influencia del asesoramiento a largo plazo se ve en el hecho de que la gente ya no te viene a pedir un plus, te viene con la ficha de seguridad. Lo mismo con las evaluaciones. Antes era un mundo desconocido para la mayoría de delegados y delegadas y ahora vienen y te dicen: oye, que aquí no viene nada de riesgos reproductivos, o no viene nada de ergonomía. Está claro que ha costado diez años, pero ahora se ven los logros”.

La creciente complejidad de las consultas va requiriendo de los asesores una mayor especialización y tiempo para resolverlas: “Requieren mayor tiempo de búsqueda bibliográfica, de elaboración de alternativas y propuestas por parte del asesor”.

Los asesores y asesoras mencionan, en diversas partes de su discurso, la importancia de la alta vulnerabilidad de los trabajadores derivada de la precariedad, la rotación laboral, la alta tasa de desempleo e incluso la reducción de horas extraordinarias que repercute sobre los ingresos. Señalan que todo esto afecta a la labor de los delegados y delegadas, especialmente a su capacidad de influencia, de ganar apoyos e implicación activa de los trabajadores para defender unas condiciones de trabajo justas y saludables. Y también afecta un entorno desfavorable desde el punto de vista ideológico –penetración del discurso del sálvese quien pueda, de la resignación ante el actual estado de cosas, del miedo a perder el trabajo–, que dificulta la posibilidad de que los delegados puedan comunicar con los compañeros, de que llegue el mensaje emitido: “Estamos en una situación de pérdida de valores tan alta que, por mucho que haga el delegado o delegada, está complicado el cambio, el compromiso, la implicación, la lucha..., se están perdiendo derechos de manera galopante...” La actual situación de crisis no es, según los asesores, una razón para aflojar la presión: “ Yo creo que hay miedo, que la situación es jodida, pero no es más jodida que la que tuvimos hace unos años”, afirma uno de los asesores veteranos.

más de 82000 consultas

Con la entrada en vigor de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL) se creó la figura de los delegados de prevención, inédita hasta entonces en las empresas. Su objetivo es la representación de los trabajadores en materia de salud laboral.

Los delegados de prevención se entendieron por los sindicatos como una oportunidad para intervenir activamente en la mejora de las condiciones de trabajo, democratizándolas, haciéndolas más justas y saludables, y promover el bienestar de los trabajadores. El objetivo era trasladar el derecho obtenido sobre el papel (la Ley de Prevención…) en una herramienta para el ejercicio real de participación de los trabajadores y así influir sobre las prácticas empresariales de gestión del trabajo y de la prevención de riesgos laborales.

Desde entonces, los sindicatos impulsaron un proceso de designación de delegados de prevención. Según los datos disponibles, el esfuerzo sindical tuvo resultados cuantitativamente importantes, y actualmente existirían unos 187.000 delegados de prevención. Sin embargo, este número es muy inferior al que se podría esperar teóricamente partiendo del número de empresas en España. Su implantación en el tejido empresarial es desigual, particularmente según tamaño de empresa y sector. En las de más de 50 trabajadores su implantación supera el 80% de las empresas.

La Confederación Sindical de Comisiones Obreras ha venido construyendo una red de asesoramiento en Salud Laboral dirigida a trabajadores y delegados, organizada territorialmente (por comunidades autónomas y provincias) y, en algunos casos, también por sectores. En la actualidad esta red está formada por más de 180 personas, todas con una alta capacitación técnica y con gran experiencia sindical, que a lo largo de los últimos ocho años han atendido consultas de salud laboral, 82.000 de ellas registradas en una base de datos común.

El número de asesores y asesoras que componen cada servicio de asesoramiento de las diversas organizaciones de CCOO es variable, en un rango que va de 1 hasta 30. Esta variación se puede explicar por el tamaño del territorio, aunque también está relacionada con los recursos logrados en la negociación institucional autonómica.