Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Ineptitud, ¿de quién?

Sáb, 15/01/2011 - 12:20
FERNANDO RODRIGO

Despidos por ineptitud sobrevenida

Ineptitud, ¿de quién?

FERNANDO RODRIGO

A veces las palabras las carga el diablo. Como bien demuestra este dossier, el despido objetivo por “ineptitud” sobrevenida del trabajador, lo que hace, en realidad, es premiar la ineptitud de la empresa, su incapacidad para garantizar unas condiciones laborales seguras y saludables a sus trabajadores; a lo que, dicho sea de paso, está obligada por ley.

Es un tema complejo y de calado. Complejo porque intervienen muchos factores: desde inconsistencias jurídicas entre el Estatuto de los Trabajadores y la Ley de Prevención de Riesgos Laborales hasta el desconocimiento de la legislación por parte de algunos jueces, pasando por la falta de voluntad en el cumplimiento de la ley en una gran mayoría de las empresas. De calado: porque el perjudicado siempre es el trabajador que no sólo ha perdido su salud, sino que también va a perder su empleo.

Es un tema donde confluyen los derechos más básicos de los trabajadores –a la salud, al trabajo y a la protección social–, que por su naturaleza deberían estar especialmente tutelados y protegidos. Pero no sólo no es así, sino que da la impresión de que es la ventana por donde el sistema expulsa –selecciona– a los trabajadores y trabajadoras más vulnerables y menos resistentes a las penosas condiciones de trabajo.

Valga este dossier como aldabonazo a todas las Administraciones –laboral y sanitaria–, a la Seguridad Social y a las mutuas de lo injusto de la actual situación y de la necesidad de acometer los cambios necesarios para ponerle fin. En unos tiempos en los que el trabajo parece no valer nada y a los trabajadores se les considera objetos de usar y tirar, nosotros reivindicamos la defensa de la salud, la dignidad del trabajo –y el derecho a mantenerlo– y la primacía de los derechos sociales y laborales frente a la mercantilización de todos los espacios sociales y la búsqueda del beneficio económico como único leitmotiv de nuestra sociedad.