Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Enfermedades profesionales

Jue, 15/07/1999 - 12:19

Dossier: Enfermedades profesionales

 

Testimonio
Cuando hablamos de la base del iceberg, de sufrimiento oculto, de subregistro de las enfermedades profesionales, de falta de preparación de los médicos no especialistas en medicina del trabajo, nos referimos a casos como el que nos cuenta con gran viveza esta compañera en su carta. La alveolitis alérgica extrínseca está reconocida como enfermedad profesional en la literatura científica casi desde el mismo día en que la medicina del trabajo se consolidó como disciplina autónoma.

'Mirad, hace ya bastante tiempo mi hermana se puso mala y todos los síntomas apuntaban hacia un simple resfriado (se dan muchos en el almacén, que comienzan al principio de la campaña y desaparecen cuando ésta acaba). Estuvo mucho tiempo de bajas intermitentes... Le hicieron pruebas de todo tipo, análisis de sangre, cultivos de hepatitis, ecografías, radiografías a montones y por último una biopsia del pulmón. Mi hermana lo mismo tenía fiebre que a los cinco minutos le bajaba la temperatura a 35º y se mareaba, cambios de humor, asfixia, cansancio, dolor de cabeza, en fin, muy mal.

Después de pasar por todo ello, como un conejo de laboratorio, le dijeron como diagnóstico que lo que tenía era una fibrosis pulmonar, o textualmente 'el siguiente cuadro residual: paciente que presenta cuadro de alveolítis alérgica, sin haberse podido concretar el agente causante, pero se ha comprobado en repetidas exposiciones practicadas en su lugar de trabajo (almacén hortofrutícola).

Ella cuando se puso tan mala estuvo trabajando en una máquina de plastificado del pepino, y estuvo situada justo en la parte intermedia que había entre el corte y el horno. Se le apuntó al médico que la estaba tratando, pero como el que oye llover. El caso es que mi hermana está jubilada con 26 años, con una Incapacidad permanente total para su profesión habitual, por enfermedad común. Está intentando que le suban la pensión, pues es una miseria, o que se la den como enfermedad profesional o accidente de trabajo.'

El llamado subregistro de las enfermedades profesionales no es sólo, ni mucho menos, un problema estadístico.