Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

El tiempo parcial no es una opción

Mié, 15/10/2014 - 12:20
VICENTE LÓPEZ

VICENTE LÓPEZ
La Encuesta Europea de Fuerza de Trabajo (LFS) muestra cómo el trabajo a tiempo parcial involuntario en España crece a lo largo de la crisis y supera ampliamente con creces la media europea. Entre las mujeres, el trabajo a tiempo parcial involuntario se sitúa en el 59,6%, frente a una media en la UE27 del 25%; entre los hombres este porcentaje se sitúa en el 79,2%, frente a una media del 51% en la UE-27. Estos datos no dejan lugar a dudas: la opción de trabajar a tiempo parcial es minoritaria, tanto entre las mujeres como entre los hombres, y solo se activa ante la falta de trabajo a tiempo completo. Esto mismo podríamos decir del trabajo de duración determinada. No es una opción, es una imposición. La salida estadística de esta crisis, en términos de empleo, se está realizando básicamente a través de un reparto del escaso empleo existente entre la población asalariada. Bueno, del empleo y también de la masa salarial. El resultado, cosas de la aritmética, es que cada vez un porcentaje mayor de trabajadores y trabajadoras tienen empleos a jornada parcial y/o contratos de duración determinada. La noticia más espeluznante es que en el Estado español, por primera vez, el porcentaje de población asalariada con contrato indefinido, a tiempo completo y, todo hay que decirlo, con salarios reducidos es inferior al 50%, junto con una tasa de paro que está anclada, décima arriba o décima abajo, en el entorno del 25% y con prestaciones por desempleo muy poco generosas.

Un panorama ciertamente desolador: o estás en paro, cada vez más trabajadores y trabajadoras sin prestación, o si quieres salir de él, debes aceptar un contrato temporal y/o a jornada parcial. Eso sí, debes aceptar un trabajo por imposición con un salario menor, un ejercicio de derechos más restringido, y condiciones de trabajo menos saludables. Un trabajo que aumenta de forma exponencial tu exposición a riesgos laborales, destacando entre ellos los de carácter psicosocial y ergonómico.

Precisamente, el menor salario que percibes por trabajar a tiempo parcial, te obliga a buscar otras ocupaciones a tiempo parcial, para con ello alcanzar un salario, en el mejor de los casos, de subsistencia. Como también nos indican los datos, sigue creciendo el volumen de “trabajadores pobres”. Esta es la política de este gobierno para salir de esta crisis: trabajar unas horas aquí, otras allí, muchas veces con contratos temporales, desplazándose de un sitio a otro, adaptándose a lo largo del día a requerimientos laborales distintos…, y en la mayor parte de los casos, al tratarse mayoritariamente de mujeres, compatibilizándolos con el trabajo no remunerado en el ámbito doméstico-familiar.