Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

El por qué de las bajas. Evaluar las causas del absentismo de las trabajadoras

Jue, 15/04/1999 - 12:19

Acción sindical

Italco es una empresa de confección situada en la localidad catalana de Polinyà. Casi el 90% de las 403 personas de plantilla son mujeres. En el año 1996, las tres Delegadas de Prevención comenzaron su formación sindical y han pasado ya por dos cursos de salud laboral de la CONC.

El Comité de Empresa empezó a preocuparse por la 'inquietud' que mostraba la dirección respecto al numero de horas perdidas por maternidad (1'13% del absentismo) sobre todo teniendo en cuenta que la media de edad de las trabajadoras es de alrededor de 35 años. Solicitaron información detallada y comprobaron que efectivamente en 1997 el absentismo había aumentado respecto al año anterior. El incremento se debía tanto a las bajas por 'enfermedad común' como a las derivadas de 'contingencias profesionale'. También habían aumentado los permisos no retribuídos.

Las delegadas estaban convencidas que lo que estos datos reflejaban eran problemas de presión psicológica ejercida por los mandos (casi todos hombres) para mantener un elevado ritmo de trabajo. Además, las sustituciones por baja no suelen contemplar periodos de entrenamiento por lo que, para alcanzar la cantidad y calidad de trabajo exigida, el resto de las operarias se ven obligadas a asumir una mayor carga de trabajo. Sobrecarga laboral a la que hay que sumar la doble jornada que, en general, realizan la mayoría de las trabajadoras cuando llegan a su casa. Estas causas, y no el número de embarazos, eran las que debían ser analizadas para explicar los índices de absentismo. Así se lo plantearon a la empresa quien, como es habitual, se mostró reacia a admitir que los datos estuvieran relacionados con las condiciones de trabajo. Esta postura no hizo más que reafirmar a las delegadas en la necesidad de seguir investigando. Para ello, informaron a las trabajadoras de su intención de pasar una encuesta anónima sobre las condiciones de trabajo, explicándoles que se trataba de recoger indicadores para mostrar a la dirección las verdaderas causas del absentismo. Más de la mitad de la plantilla respondió al cuestionario elaborado por el sindicato y los riesgos mayoritariamente señalados fueron la falta de espacio, los movimientos repetitivos y las posturas, la temperatura inadecuada y la presión psicológica de los mandos intermedios.

El resultado de la encuesta se expuso en una asamblea y se acordaron unas prioridades para empezar a actuar en la mejora de las condiciones de trabajo. Las conclusiones se han puesto en el tablón de anuncios. La empresa sigue resistiéndose a admitir que esta problemática tenga alguna solución desde el ámbito de lo laboral, pero las delegadas de prevención están dispuestas a ser todo lo pesadas que haga falta. De momento ya han conseguido crear una sensibilización importante, el siguiente paso es lograr que los resultados de esa encuesta consten en la evaluación de riesgos con el mismo peso que el informe de la mutua. En ello están.

Sofia Vega
Departamento de Salud Laboral. CONC