Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

El nuevo papel de las Mutuas. Un libro esclarecedor

Jue, 15/10/1998 - 12:20

Dossier: Absentismo a debate

La Confederación de CC.OO. del País Valencià acaba de publicar un libro, 'El nuevo papel de las Mutuas', cuyo autor es Fernando Rodrigo, en el que se describen las características y funcionamiento de las Mutuas así como los servicios que prestan y se desarrollan algunas ideas para una estrategia sindical, tanto desde el punto de vista de la actuación institucional como desde el de la acción sindical en las empresas. El libro cuenta, además, con un Anexo Estadístico y un Anexo Legislativo muy completos. Se pueden solicitar ejemplares dirigiendose por fax a la Secretaría de Salud Laboral de CC.OO-PV (fax:963882107).

Por su interés y en relación con el tema de este dossier, reproducimos algunos párrafos del capítulo dedicado a la gestión de la IT por parte de las Mutuas.

'Además de nuestra oposición de fondo a la reforma y de nuestras dudas sobre su eficacia en la consecución de sus objetivos confesados, hay aspectos concretos de la misma que representan riesgos importantes que debemos conocer y en la medida de nuestras fuerzas evitar que sucedan. El primero y más importante de ellos es que las mutuas realicen una gestión policial del control de las incapacidades temporales, bajo la premisa de que por debajo de cada trabajador enfermo hay un simulador o defraudador...

Los empresarios, que por el momento son los que tienen la potestad de elegir mutua y de trasladarle la gestión de las IT, van a presionar sobre todo para que se les reduzca la duración media de las bajas por enfermedad. Las mutuas, por su parte, ya están asumiendo, en su política comercial de captación de 'clientes', el compromiso de reducir sustancialmente las cifras medias de absentismo. Asimismo, varias de ellas han recurrido a la subcontratación con empresas privadas especializadas la gestión de la IT, gestión basada más en la aplicación de todo tipo de presiones e intimidaciones a los trabajadores enfermos para que adelanten su incorporación al trabajo, que en la mejora de la atención médica y social. Recurrir de manera generalizada a la subcontratación con la sanidad privada para realizar la gestión sanitaria de la IT que la nueva normativa autoriza, es otro de los problemas importantes que podemos encontrarnos.

Mientras las mutuas utilicen sus propias instalaciones médicas o las del sistema público para realizar las pruebas diagnósticas o las intervenciones quirúrgicas que correspondan, no se estará produciendo una privatización sanitaria encubierta. Pero si más allá de los casos extraordinarios justificables, las mutuas conciertan con la sanidad privada gran parte de sus actividades médicas, sí que estaremos en condiciones de denunciar que se está produciendo una privatización de la sanidad pública, sirviendo las mutuas únicamente de intermediarias en el proceso. Desde un óptica de defensa de la sanidad pública, estas medidas, probablemente, suponen la agresión más seria y organizada que se está llevando a cabo contra el sistema público de salud.

El tercer gran riesgo se deriva de los anteriores, ya que una mala práctica en la gestión de la IT repercutiría muy negativamente en los servicios de prevención que las mutuas deben prestar, ya que introduciría elementos de desconfianza y hostilidad entre los trabajadores y las mutuas, y también favorecería el conflicto permanente con los propios sindicatos. Todo ello abundaría en una pérdida de legitimidad de las mutuas que podría poner en cuestión su propio futuro. No es la gestión de la IT la razón de ser que legitima la existencia de las mutuas en España. La especificidad de unas instituciones tan peculiares como éstas radica en la gestión global de los riesgos laborales. Toda actividad que entre en contradicción o que perjudique lo que es consustancial a las mutuas, las está debilitando. Hacer frente simultáneamente al reto de poner en marcha la actividad de los servicios de prevención y la gestión de la IT es muy complicado. Para el sindicato, la prioridad es muy clara. Si hay dificultad para simultanear las dos cosas o contradicciones en su desarrollo, deben priorizarse los servicios de prevención. La gestión de la IT, con todas las mejoras que requiera, puede seguir realizándola el INSS y el Servicio Público de Salud.