Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

El 'Efecto sindicato'

Mar, 15/07/2003 - 12:20
RORY

El

RORY O’NEILL. Responsable de salud laboral de la Federación Internacional de Periodistas.

Mucha gente piensa que la principal función de un sindicato es luchar por mejores condiciones de vida. A menudo, sin embargo, la batalla es más básica y los sindicatos luchan por la vida de los trabajadores.

La preocupación por la salud y seguridad es una razón para que la gente se afilie a los sindicatos. No faltan evidencias de cómo el poder colectivo de los sindicatos y el conocimiento práctico de los lugares de trabajo consiguen un “efecto sindical de seguridad”.

Juana Llácer, la propietaria de un taller textil en Alcoi donde murieron cinco trabajadores en 1992, afirmó que no conocía los riesgos a los que se enfrentaban sus empleados. El taller no reunía las mínimas condiciones legales: el aire estaba lleno de neblinas tóxicas. Los inspectores de trabajo visitaron tres veces la fábrica y no hicieron nada. La gigantesca multinacional global Bayer era la proveedora de los productos. La iniciativa sindical de CC.OO. fue un impulso decisivo para hacer visible el “síndrome Ardystil” donde habían fallado una multinacional, un empleador y las propias instituciones encargadas de hacer cumplir las leyes.

Las decisiones peligrosas de los empleadores no siempre son tan obvias. En España la temporalidad es mucho mayor que en la mayoría de los países desarrollados. La investigadora María Guadalupe de la London School of Economics informó en 2002 que los trabajadores temporales tienen casi el doble de riesgo de sufrir accidentes en el lugar de trabajo. La demanda sindical de empleo estable y con derechos es una de las razones por las que las empresas sindicalizados son más seguras. 

Otro estudio, esta vez del investigador norteamericano Adam Seth Litwin, concluyó que un empleado de oficina no sindicalizado tiene 13 veces más probabilidades de sufrir un accidente que un trabajador de una cadena productiva industrial pero sindicalizado. Litwin informó en 2000 que “los paros y la ralentización del trabajo son herramientas sindicales eficaces para reducir los daños en el lugar de trabajo... los trabajadores organizados poseen conocimientos vitales, tácitos, sobre salud y seguridad, conocimientos que son indispensables para reducir las tasas de accidentes”.

Incluso el Banco Mundial está de acuerdo en que los sindicatos juegan un papel salvavidas. En un informe de 1995 afirmaba: “Los sindicatos pueden jugar un papel importante en la exigencia del cumplimiento de la normativa de salud y seguridad. Para los trabajadores individuales puede ser muy difícil obtener por si mismos información sobre los riesgos para la salud y seguridad y generalmente intentan evitar el antagonismo con sus empleadores”. El informe concluía: “Los estudios en los países industriales indican que el papel de los sindicatos en asegurar el cumplimiento de la normativa de salud y seguridad es a menudo importante”. La lección es sencilla: afíliate y sé activo/a en tu sindicato. Tu vida puede depender de ello.