Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Un buen sistema de información y alertas tempranas

Mié, 15/07/2015 - 12:19
CLAUDIA NAROCKI
Dossier

No se puede exagerar la importancia de contar con buenos diagnósticos de situación para una buena política preventiva, por ello la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo incluye el objetivo de mejorar la calidad del sistema de información sobre la salud y seguridad de los trabajadores y sobre el funcionamiento de la prevención de riesgos laborales. Un segundo objetivo estratégico importante es establecer un sistema de alertas tempranas.

Un buen sistema de información debe evitar que los problemas lleguen a las autoridades solo a golpe de reivindicaciones de los trabajadores afectados y sus sindicatos o cuando los daños se vuelven escandalosamente visibles. Las cegueras de los sistemas de información suelen ser profundamente injustas, pues los colectivos más afectados por condiciones de trabajo peligrosas e ignoradas suelen ser también los más vulnerables.

Desde 2007 se ha mejorado el aprovechamiento de las fuentes de información disponibles. En este sentido destaca la utilización de las bases de datos de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad Social para identificar actividades económicas prioritarias según su siniestralidad, empresas con mayor incidencia de enfermedades profesionales notificadas y el análisis separado de las patologías no traumáticas causadas por el trabajo. Sin embargo, son pocas las iniciativas que, como la evaluación y seguimiento del Programa Integral de Vigilancia de la Salud de los trabajadores que han estado expuestos a amianto en España (PIVISTEA), aportan los datos específicos necesarios para evaluar la eficacia de las políticas.

Sigue pendiente la mejora del sistema de información para enfermedades derivadas del trabajo. Actualmente se utiliza únicamente el sistema de reconocimiento de la enfermedad profesional por parte de la Seguridad Social, aunque se ha reconocido repetidamente que es una fuente muy deficiente para conocer el impacto del trabajo sobre la salud de los trabajadores. Es urgente, como reconoce la estrategia europea de 2014, aprovechar o crear otras fuentes de información.

Acerca de los “accidentes” de trabajo, se maneja una única fuen te, las estadísticas de accidentes de trabajo de la Seguridad Social, que sufre diversas carencias. En primer lugar, no recoge accidentes que sufren los empleados públicos asegurados en los sistemas de mutualismo ISFAS, MUFACE y MUGEJU; en segundo término no recoge los accidentes de trabajo de los trabajadores autónomos que no tengan asegurada esta contingencia en el sistema de Seguridad Social. Y finalmente, la calidad del proceso de captación de los datos del sistema Delt@, especialmente respecto a las causas y circunstancias del accidente, que son esenciales para un hipotético sistema de alertas no está supervisada sistemáticamente.

Alertas tempranas

Otro objetivo que incluye la estrategia es el de contar con un sistema que permita generar alertas tempranas sobre daños a la salud, sobre colectivos afectados y factores sociales, y sobre los agentes (materiales o no) involucrados. El sistema de información que necesitamos debe permitir ahondar en el seguimiento público de cuestiones como los efectos de exposiciones a sustancias o materiales, efectos de determinados tipos de máquinas, de determinados modelos de gestión preventiva, de determinadas políticas, etc.

Se pierden oportunidades de crear un buen sistema cada vez que se introducen reformas de calado y no se incorporan sistemas de indicadores para valorar su impacto efectivo en la salud y seguridad de los trabajadores: pensemos en los bonus en cotizaciones, o en los programas para facilitar la gestión preventiva en pymes y microempresas –prevención 10 y 25–, o en las modificaciones en las coberturas de los trabajadores autónomos, etc. Ninguna de estas herramientas ha estado justificada en análisis previos transparentes ni tampoco se ha dotado de indicadores claros para el seguimiento de sus efectos.