Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Subcontratación y muerte en 22@BCN

Lun, 15/01/2007 - 12:20
ALFREDO BIENZOBAS
Dossier

En la tarde del día 27 de julio se produjo un accidente en el que fallecieron cinco trabajadores, dos españoles y tres pakistaníes, y en el que también resultó herido un sexto trabajador. Ocurrió en las obras de cimentación de un complejo hotelero y de oficinas, Ecourban, promovido por el grupo Habitat con una inversión de 60 millones de euros, y considerado uno de los buques insignia del nuevo parque tecnológico 22@BCN en que se está convirtiendo el viejo distrito industrial de Barcelona. Tanto la Dirección Facultativa como el Coordinador de Seguridad negaron conocer que se estuviera trabajando en ese lugar. La cadena de subcontrataciones ha dificultado la adjudicación de responsabilidades hasta el punto de desconocerse durante unos días la verdadera identidad de los fallecidos.

Desde hacía una semana se estaba realizando un vaciado de tierras de unos 6 metros de profundidad y quince de largo al objeto de poder construir una galería para servicios. La excavación se realizaba al pie de la cimentación de una fábrica preexistente formada por mampostería y mortero de cal. Al sacar las tierras de uno de los lados de la cimentación, la presión ejercida por las del otro lado venció la resistencia del "muro" que cayó sobre los trabajadores, los cuales perecieron mientras intentaban escapar provistos de sus elementos de protección individual.

Una cadena de causas

Los trabajadores habían sido obligados a trabajar en dicho lugar a pesar de sus protestas y sin que sus objeciones fuesen atendidas por sus jefes. Estaban a una profundidad de 6m y la única escalera de mano existente era demasiado corta para poder salir. Debió haberse realizado un muro pantalla o, en su caso, un apuntalamiento, pero nada de eso se llevó a cabo. Por otra parte, la proximidad de las vacaciones de parte del personal "forzó" las prisas por hacer esa misma tarde una solera de hormigón sobre la que instalar una galería de servicios.

La falta de coordinación y de información entre los técnicos era tal que en un primer momento nadie se hacía responsable de la seguridad del tajo en que se produjo el accidente. El Coordinador de Seguridad de la obra, afirmó ante el Juez de Instrucción que el lugar donde se produjo el accidente correspondía al proyecto de urbanización de la obra y, ni había recibido el encargo de ocuparse de la zona, ni había dado el visto bueno al Plan de Seguridad que debía redactar la empresa constructora, Norbella SA.

Una maraña de empresas

La organización productiva diseñada por Norbella es un auténtico laberinto en el que se difuminan las responsabilidades a través de un complejo sistema de empresas interpuestas en cascada (ver diagrama). Así se establece una cadena de subcontratación Norbella-FSI Obras y Servicios-FSI Construc-Brendom Construcción 2004. Esta última era la empresa prestamista empleadora de los trabajadores pakistaníes fallecidos.

Por el mismo metro cuadrado de cerramiento FSI cobraba 17,5 euros y pagaba a Brendom 13, es decir, con un beneficio "industrial" del 25%. En el contrato entre FSI y Brendom se establece el precio/hora por trabajador prestado: "horas de oficial para trabajos que pueda solicitar la propiedad (Norbella SA) siguiendo sus instrucciones a 14,00 euros/h."

Brendom es una empresa con domicilio social en un locutorio, que hace cesión ilegal de trabajadores a grandes empresas. Ninguno de los nombres de los trabajadores de origen pakistaní fallecidos que fueron facilitados a la Administración Laboral coincidía con su verdadera identidad. Aunque la Inspección de Trabajo no ha emitido todavía informe sobre la afiliación a la Seguridad Social de estos accidentados muy posiblemente ninguno de los tres fallecidos estaba dado de alta y se evidencia que alguno de ellos ni siquiera disponía de permiso de trabajo.

 

Un promotor que alardea de "responsabilidad social"

Ecourban, el complejo en construcción, pretende ser un conjunto de edificios ecológicamente inteligentes, con materiales reciclables, libre de productos tóxicos, provisto de placas solares, de un tejado verde que absorberá el agua de lluvia, que refresca su propio ambiente, aislado acústicamente, etc.

Su diseño global fue encargado al norteamericano Wiliam McDonohugh, "uno de los gurús de la sostenibilidad", a decir de Bruno Figueras, administrador único de Habitat, presidente de Construmat, vicepresidente de la Asociación de Promotores y Constructores de Obras de  Barcelona y un largo etc.

Bruno Figueras, suscribió en Junio de 2005, una declaración de responsabilidad social, para hacer patente su adhesión a los Diez Principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas inspirado en tres pilares de actuación: a) desarrollo económico; b) mejoras de la calidad de vida de las personas, y c) compromiso con "el estricto cumplimiento de la legislación laboral".

Una huelga como respuesta sindical

La gravedad del accidente y las primeras noticias que nos fueron llegando nos movieron a promover una huelga general del sector en la demarcación de Barcelona el día 29 de septiembre. La huelga constituyó un rotundo éxito que puso, una vez más, encima de la mesa nuestra reivindicación de regeneración del sector y nuestro rechazo frontal a la subcontratación en cadena.

Pero entendimos que, junto a la huelga, era necesaria la persecución penal de los delincuentes que habían causado la muerte de nuestros compañeros y por ello, la Federació de Construcció i Fusta de CC.OO. de Catalunya acordó personarse en las diligencias penales y ejercer la acción popular. Creemos que en este caso la imputación de responsabilidades no puede centrarse únicamente en los actores más próximos a los hechos, pues de ellos no depende la organización del proceso productivo, sino que hemos decidido actuar contra los máximos responsables de las empresas implicadas. De ahí que hayamos solicitado que el Administrador Único de Norbella, Bruno Figueras, comparezca en la causa como imputado.

Estamos convencidos que nuestra huelga contribuyó, sin duda, a la pronta aprobación sin recortes de la Ley Reguladora de la Subcontratación en el Sector de la Construcción. Ahora que, por fin, disponemos de esta importante ley deberemos centrarnos en lograr que se aplique y en relanzar nuestras propuestas de regeneración del sector.

ALFREDO BIENZOBAS.  Responsable de Salud Laboral de la Federació de Construcció i Fusta de CC.OO. de Catalunya