Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Movilizar a otros perdiendo la propia salud

Jue, 15/01/2015 - 12:20
VICENTE LÓPEZ
Dossier

esqueletoNormalmente, cuando hablamos de levantamiento de cargas en el terreno de los riesgos ergonómicos, solemos pensar en trabajos en el ámbito de la construcción o de la industria y, además, realizado por hombres. Una imagen que podría resumirse en un hombre con casco manipulando un bulto. Pocas veces pensamos al hablar de cargas en trabajos que realizan principalmente mujeres y que, además, tienen otro elemento distintivo, que la carga es la propia manipulación de personas.

Se trata de actividades en el ámbito de la sanidad, de los servicios sociales, principalmente de atención de personas mayores y personas con discapacidad, o de la educación, desarrolladas principalmente por mujeres, y donde la manipulación de cargas se circunscribe a la movilización y manipulación de personas. Son, además, sectores que han sido objeto, con excusa de la crisis económica, de importantes recortes en los últimos años, que han afectado al volumen de inversiones, en nuestro caso en equipos, en formación y mejoras generales del puesto de trabajo y, obviamente, al volumen de plantillas. Todo ello ha redundado en menos personal, con menos medios, para atender a personas cuyas necesidades no se puede dilatar en el tiempo.

Al final, como veremos en este dossier, la escasez de medios y la falta de personal, junto con una organización del trabajo claramente mejorable, tienen como resultado concreto una pérdida de salud por parte de las trabajadoras expuestas, muy expuestas, a estos riesgos ergonómicos. Podemos decir, después de leer las experiencias que expondremos a continuación, que la falta de medios se suple con el esfuerzo y la pérdida de salud de trabajadoras vocacionales, volcadas en sus trabajos.