Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Mejorar la conciliación es posible

Pautas de racionalización del tiempo de trabajo para hacerlo más compatible con la vida familiar
Sáb, 15/04/2006 - 12:19
PEX
Dossier

Parece que algunas empresas han hecho números y han llegado a la conclusión de que facilitar la vida personal de sus trabajadores les sale a cuenta. Otras se han visto obligadas por la presión sindical a incluir en los convenios cláusulas positivas en materia de permisos, ordenación del tiempo de trabajo, protección de la maternidad o planes de igualdad. Sea como sea, cada vez son más las empresas que aplican fórmulas para favorecer la conciliación entre trabajo y vida privada. Las hay, incluso, que aspiran a certificarse como "Empresas Familiarmente Responsables" o promueven cursos de corresponsabilidad en las tareas del hogar.

CC.OO.

 

Rita Moreno, de la Secretaría de Acción Sindical y Políticas Sectoriales de CCOO, nos habla de dos tipos de medidas de apoyo a la conciliación de la vida personal y laboral. Unas van encaminadas a una “aplicación más flexible de los derechos laborales”, por ejemplo, acumular el permiso por lactancia en días completos, la flexibilización de los permisos por enfermedad o la reducción de jornada por cuidados familiares. Otras se refieren a “nuevos derechos conseguidos mediante la negociación colectiva” como los permisos para acompañar a consultas médicas a menores o familiares o la ampliación de los días de permiso por nacimiento de hijos. Señala Rita Moreno que hace unos años “la exigencia de armonizar los tiempos de trabajo, descanso y vida familiar, era poco más que una reivindicación de mujeres” pero ahora cada vez va calando más en las organizaciones sindicales y en la negociación colectiva.

Es significativo que un 20 % de las empresas españolas, según datos de 2003, cuenten con un plan activo sobre políticas familiarmente responsables, lo que supone un aumento del 15 % sobre 2001.

Medidas y acuerdos de conciliación en empresas españolas

El Acuerdo de Conciliación suscrito en 2004 por el Banco Santander Central Hispano (BCSH) sirvió para abrir las puertas a la negociación en otras entidades del ramo como BBVA, Banesto o Banco Popular. Una de sus artífices, Ana Herranz, de la Sección Sindical de CCOO del BSCH, afirma que gracias a este acuerdo “se ha producido un cambio importante de la cultura empresarial a favor de la conciliación” en todo el sector. De dicho acuerdo, destaca Ana Herranz “los permisos no retribuidos para cuidao de hijos o personas dependientes manteniendo la posibilidad de optar a ascensos cuando el trabajador o la trabajadora se encuentren en esta situación de excedencia” con lo que no se penaliza el desarrollo profesional por las opciones familiares. También en Caja Madrid existen reducciones de jornada para madres con un hijo enfermo y, además, se promueve el acercamiento del lugar de trabajo al domicilio de las empleadas madres.

En el sector tecnológico, la empresa Hewlett-Packard ha implantado flexibilidad de horarios, además de otros programas relativos a calendario de vacaciones, evaluación por resultados, opción de trabajo desde casa y posibilidad de reducir la jornada. Por su parte, IBM ofrece opción de teletrabajo, el Programa Mobility, por el cual el 60 % de los empleados puede trabajar desde cualquier sitio, flexibilidad amplia de horarios, creación de foros y órganos donde las trabajadoras llevan el seguimiento de las medidas adoptadas, formación continua y, entre otras, año sabático, con percepción del 25 % del sueldo y siguiendo de alta en la empresa.

En Deloitte & Touche han implantado la semana laboral comprimida y trabajo a tiempo parcial y compartido. En Vodafone la baja de maternidad se ha ampliado a 18 semanas y cuentan con un permiso de cuatro años por obligaciones familiares con continuidad de cotizaciones sociales y garantía de reingreso. En Mercadona funciona un completo servicio de guarderías, con plantilla de educadores de diversas especialidades.

El asunto va calando incluso en ámbitos institucionales. Aparte del conocido Plan Concilia para los trabajadores de la Administración General del Estado, nos llega la noticia de que el Parlament Balear ha puesto en funcionamiento una guardería permanente para facilitar el trabajo político de sus señorías en época de crianza.

Racionalizar el horario laboral

Ignacio Burqueras, presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles, repite una y otra vez que en nuestro país “confundimos estar en el trabajo con estar trabajando” de modo que, a pesar de que los españoles son los ciudadanos europeos que más tiempo dedican a trabajar, nuestro país es uno de los que presentan una menor productividad. “Unos horarios más racionales son más productivos”, afirma convencido, y arremete con rotundidad contra la “creencia equivocada de que racionalizar significa reducir los horarios de trabajo”.

Según estudios promovidos por la citada Comisión Nacional, la adaptación de los horarios laborales españoles a los que se aplican en otros países europeos, reduciría la siniestralidad y los accidentes de tráfico, mejoraría la productividad de los trabajadores y favorecería la conciliación de la vida laboral y familiar. Para ello, se proponen horarios flexibles de entrada y salida, una jornada continua en la medida de lo posible y que el turno de trabajo finalice a las 17,30 o 18,00 horas.

Avanzar por ese camino es posible, y no sólo para las multinacionales o las grandes empresas. Hace unos meses los medios de comunicación se hicieron eco de la experiencia de Moblerone, una empresa de venta de muebles para el hogar con unos 80 trabajadores, que ha implantado este año un nuevo horario entre las 7:30 de la mañana y las 16:30 de la tarde. Anteriormente la jornada solía abarcar de las 8:30 a las 13:30 por la mañana y de las 16:30 a las 19:30 por la tarde. La dirección de la empresa afirma con satisfacción que se trata de “una mejora en la vida laboral y personal que, además, no baja la productividad”. La relación con los proveedores se ha desplazado a la mañana “y los sistemas informáticos han facilitado el cambio”. La mitad de los trabajadores afectados por la medida son mujeres que subrayan la “enorme diferencia” que ha supuesto el cambio de horario. Ahora pueden hacer cosas que antes no hacían como atender a los hijos e incluso“ir al gimnasio”.

Pero a pesar de experiencias como ésta, se sigue constatando que un 44,7% de los trabajadores españoles alargan habitualmente su jornada laboral, bien por sobrecarga de trabajo o porque las empresas les obligan a hacerlo, aunque seis de cada diez de estos trabajadores preferirían no prolongar sus horarios laborales.

Conciliación europea

Según la asociación Mujeres Universia, que ofrece datos sobre políticas familiares llevadas a cabo en algunos países europeos, en Alemania el principio básico es que la familia no supone una carga a compensar sino una ventaja para la comunidad, por lo que todos los padres tienen derecho a una excedencia de tres años por necesidades familiares.

En Dinamarca, se cifran en 10 los días libres del padre por nacimiento de un hijo, mientras que en numerosos convenios colectivos se incluye el término “jornada fluida” por el que se puede adaptar el horario a las necesidades familiares.

En Francia existen ayudas para el material escolar de los hijos, así como para la contratación de cuidadoras en casa, lo que supone alrededor del 70 % del coste de esos servicios.

En Suecia la asignación mensual por hijo es de 850 euros, el permiso por motivos familiares es de 60 días para padres con hijos menores de doce años, y cada progenitor tiene derecho a un permiso que oscila entre 30 y 180 días, lo que puede sumar 360 días entre los dos.