Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Marcos Albitre y Diego Cano: cáncer profesional en primera persona

Dom, 15/10/2006 - 12:19
PEX
Dossier

Marcos Albitre tenía 46 años, estaba casado y padecía un mesotelioma pleural por exposición al amianto. Sabía que le quedaban pocos días de vida y, aun así, aceptó de buen grado nuestra entrevista telefónica, durante la que Marcos se anduvo disculpando porque de vez en cuando la tos interrumpía la conversación, por lo demás, muy fluida. Sus palabras prolongan de alguna manera su presencia entre nosotros. 

Marcos Albitre empezó a trabajar en 1981 en Wagon-Lits, la filial de Renfe de coches-cama, y en esta empresa ha desarrollado su carrera profesional: camarero, literista, administrativo... Toda una vida en el tren. Pero durante todos estos años ha tenido un siniestro compañero de viaje, el amianto, un material prohibido en España desde el año 2002 por tratarse de un potente cancerígeno. "Estaba en todas partes, en los revestimientos de los depósitos de agua, en los depósitos de almacenamiento, en los grifos, también en el sistema de frenado", se queja Marcos. 

El vagón en el que tenía que viajar hacía las veces de oficina y estaba situado justo encima de las ruedas. "Cada vez que frenaba el tren, las partículas procedentes del sistema de frenado, que contenían amianto, se filtraban por los huecos de la carrocería y llegaban a mis pulmones", explica. Los daños habrían sido menores, o incluso nulos, si el mantenimiento de la chapa hubiese sido el adecuado. "Pero había agujeros tan grandes que podías meter un puño". 

Los primeros síntomas de la enfermedad comenzaron el año pasado, a la vuelta de las vacaciones. "Tenía una tos que no se me iba y fui a la farmacia. Me dijeron que me tomase un jarabe, pero no me hizo nada". Días después acudió al médico de cabecera, quien, después de explorarle, le envió directamente al hospital. "No entendí lo que me dijo, pero reconozco que me acojoné mucho". En el hospital, después del reconocimiento pertinente, le enviaron a casa hasta que tuvieran los resultados. Cinco días después le llamaron por teléfono: carcinoma pleural. "Nadie se atrevía a pronunciar la palabra amianto, pero saltó la liebre". 

Marcos recurrió al Departamento de Salud Laboral de CCOO del País Vasco y, desde entonces, están intentando que la Administración reconozca que su cáncer es de origen laboral. "Es un tema demasiado serio como para dejarlo de lado, hay que conseguir que esto no le pase a nadie más", concluye Marcos.

 

Diego Cano. Hipoplasia medular por benceno: Hace falt aun cambio social para que se preste a las enfermedades profesionales la importancia que tienen

A Diego Cano le truncaron la vida unos vapores y la negligencia de la empresa donde trabajaba. Soldador de primera, Diego tiene 44 años, está casado y tiene dos hijos. Padece hipoplasia medular, una enfermedad incurable que disminuye la producción de sangre que se origina en la médula ósea y que, entre otras limitaciones, le obliga a llevar una vida sedentaria. Una simple herida podría ser mortal. La hipoplasia medular puede ser causada por el consumo de algunos fármacos y también por la exposición a tóxicos industriales, como el benceno y otros vapores de disolventes y pinturas. Esto último es lo que le ocurrió a Diego. 

Trabajaba como soldador oficial de primera en una industria de calderería. "Un puesto que recompensaba el esfuerzo de muchos años", asegura. Diego comenzó a trabajar como comercial pero, a finales de los años ochenta, su empresa entró en crisis y se vio obligado a reciclarse profesionalmente. "Pensé que hacerme soldador era una buena salida". 

Hizo los correspondientes cursos y comenzó a trabajar desde abajo. "Me gustaba y me gusta mi trabajo. Aprendí lo necesario y poco a poco fui subiendo de categoría", señala. Cuando llegó a la empresa en la que trabajaba hasta que enfermó era ya soldador oficial de segunda. El tesón y el buen hacer hizo que la empresa, finalmente, le subiera de categoría.

 "Mi puesto estaba a pocos metros de una cabina de pintura, al fondo de una nave que no estaba homologada. Allí se pintaba con las puertas abiertas, sin que hubiera salida para los vapores, entre otros, el tolueno, aunque yo entonces desconocía que esos vapores eran cancerígenos", cuenta. "No recibí ningún tipo de información al respecto", dice indignado. El tolueno, derivado del benceno, es un hidrocarburo aromático altamente tóxico. Penetra a través de la piel y afecta al sistema nervioso central y al hígado. 

En 2003 el servicio médico de la mutua le detectó a Diego una bajada preocupante de las plaquetas. "Me hicieron una pruebas diagnósticas especiales para pintores, una prueba que no sirve para nada a no ser que se haga bajo una exposición masiva, y la prueba dio negativa", cuenta. Siguió en su puesto, trabajando como siempre, hasta que tres meses después notó los primeros síntomas: fatiga, mareos... 

En verano de ese mismo año ingresa en urgencias del hospital. Días después le diagnostican la hipoplasia. A partir de ahí Diego se empeña en conocer el origen de su enfermedad y lo encuentra en el benceno, con el que tanto contacto ha tenido en la empresa. Uno de los hematólogos que le atendió le confirmó que se trata de una enfermedad profesional, pero ni la mutua ni la Seguridad Social lo admiten. Diego emprende entonces una batalla legal que, de momento, ha ganado en primera instancia, lo que le llena de orgullo. Máxime cuando relata la incomprensión que ha sufrido por parte de sus antiguos compañeros, que nunca le apoyaron. Algunos, incluso, de Comisiones Obreras, como él. "Aunque reconozco la ayuda que he recibido del Departamento de Salud Laboral de Comisiones Obreras de Euskadi, especialmente, de Jesús Uzkudun". La empresa, que ha ocultado información, según Diego, y la mutua, han hecho todo lo posible para que no se reconozca el origen laboral de su enfermedad y han recurrido la sentencia. "Pase lo que pase, creo que ya he conseguido algunas cosas, ahora sólo queda que haya un cambio social para que se preste a las enfermedades laborales la importancia que tienen".