Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Manuel Martín García, lo que el Gobierno pretende es privatizar la asistencia sanitaria de los trabajadores

Mar, 15/04/2014 - 12:20
BERTA CHULVI
Dossier

Manuel Martín García es presidente de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública. En su opinión, la reforma de la Ley de la Seguridad Social que ha planteado el Gobierno forma parte de una estrategia progresiva de privatización de la asistencia sanitaria de los trabajadores.

¿Cuál es su valoración del anteproyecto de reforma de la Ley de la Seguridad Social?
El Gobierno pretende compensar a las mutuas por las pérdidas económicas que sufren por culpa de la crisis ampliando sus competencias en detrimento de los servicios públicos de salud de las comunidades autónomas. Con este poder las mutuas pasarán de estar sometidas al control de los servicios públicos de la Seguridad Social a ser ellas las controladoras de los servicios públicos. Las mutuas no han demostrado más capacidad que los médicos del sistema sanitario público para mejorar la gestión de la IT, ¿por qué amplía el Gobierno sus competencias ahora? La estrategia es privatizar la asistencia sanitaria de los trabajadores transformando las mutuas (asociaciones empresariales) en concesiones administrativas que gestionarán la incapacidad laboral por enfermedad de acuerdo al modelo de nuevas formas de gestión privada (Ley 15/1997). Con este cambio legislativo es previsible que se produzcan concentraciones de empresas en manos de grandes multinacionales, que así avanzarán un paso más en su estrategia de apoderarse del sistema sanitario público y crear un mercado sanitario. Es un paso más en el plan del Gobierno de Mariano Rajoy que pretende sustituir el Sistema Nacional de Salud, público, universal, accesible, equitativo y redistributivo, en un modelo basado en el aseguramiento (cotizaciones y provisión privada).

La reforma obliga a las mutuas a vender los servicios de prevención, ¿cómo va a afectar este cambio a la prevención?
En mi opinión, la actividad preventiva de las mutuas era ya muy deficiente. Lo vemos en cómo se ha practicado la vigilancia de la salud: un conjunto de pruebas rutinarias, no basadas en la evidencia y sin controles sobre su calidad o su impacto sobre la salud de los trabajadores. Ahora, obligando a vender los servicios de prevención, se incide todavía más en que la prevención se atenga a criterios de rentabilidad económica en el contexto de un modelo de mercado incorporando conceptos como competitividad, innovación tecnológica, valor añadido, calidad del servicio, comercialización de productos, etc. Hasta que la prevención de riesgos no sea asumida por la sanidad pública de forma independiente y rigurosa no estaremos protegiendo a los trabajadores frente a los riesgos de accidente o enfermedad en el ámbito laboral.

¿Qué va a suponer la reforma que propone el anteproyecto en cuanto a la gestión de las altas por incapacidad temporal?
La reforma pone bajo sospecha a los trabajadores, a los que se achaca una conducta fraudulenta y defraudadora de las bajas por enfermedad, y a los médicos de atención primaria. Recorta el derecho a la salud de todos los ciudadanos, ya que las mutuas (al servicio de la patronal) podrán dar altas laborales por motivos administrativos utilizando de manera torticera el silencio administrativo positivo si el médico no responde en cinco días y sin tener en cuenta criterios sanitarios. Los médicos de atención primaria verán mermadas sus competencias en la atención de sus enfermos cuando necesiten una baja laboral y se verán confrontados a un número mayor de tareas burocráticas. Se obliga a los médicos a manejar una documentación administrativa muy compleja y a incrementar el número de informes a cumplimentar. Además se acaba con el derecho de los trabajadores a la confidencialidad de su historial clínico (garantizado por la Constitución y las Leyes Orgánicas 15/1999 y 41/20029, poniendo a disposición del INSS y del ISM (y posteriormente de las mutuas patronales) todos los datos sobre su salud, estén o no relacionados con la baja laboral por enfermedad.