Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Los nódulos de las cuerdas vocales, reconocidos como enfermedad profesional

Lun, 15/10/2007 - 12:19
ALFONSO CALERA(126)
Dossier

La voz es una herramienta de trabajo y de comunicación fundamental para los docentes. La profesión de enseñante es la que presenta mayor número de trastornos de la voz. Así, frente a una prevalencia del 5% en la población general, estudios recientes muestran que entre los docentes es del 57 por ciento: 20% de lesiones orgánicas (nódulos, pólipos, edema de Reinke), 8% de laringitis crónica y el 29% de lesiones funcionales. La incidencia de la patología vocal fue de 4 nuevos casos por 1.000 docentes y año. Las lesiones orgánicas son más prevalentes en las mujeres (25,4%) que en los hombres (9,5%). Las lesiones funcionales y las laringitis crónicas son más prevalentes en los hombres (36,5% y 13,3%) que en las mujeres (24% y 5%).

El control de las condiciones sonoras de las aulas y los centros es escaso o nulo. Las actividades formativas en técnicas de uso de la voz son algo ajeno o exótico en la formación de los enseñantes y en sus programas de formación continua, así como los exámenes de salud, iniciales o periódicos, con estudio específico del aparato de la fonación. En estas circunstancias, no es de extrañar que se produzca una elevada incidencia de daños relacionados con la voz entre los docentes, más marcada en educación infantil (36%), un poco menos en primaria (25%) y en la secundaria (21%).

Las lesiones que pueden producirse tras los esfuerzos intensos y repetitivos de la voz son los nódulos y pólipos, los hematomas y el edema de Reinke, además de quistes y granulomas. Los nódulos y pólipos, derivan tanto del sobreesfuerzo como del mal uso de la voz. Los nódulos recientes pueden desaparecer espontáneamente eliminando la causa que los produjo, pero si son avanzados requieren cirugía. Los hematomas, se producen por rotura repetitiva de pequeñas varices venosas. Suelen ser unilaterales y superficiales. Aparecen asociados a esfuerzos agudos en época premenstrual o tras ingestión de aspirina. Pueden dejar cicatrices o adherencias que comprometan el movimiento de la cuerda vocal. El edema de Reinke, es propio de los fumadores, deforma las cuerdas vocales en forma de oreja de elefante, da una voz ronca y requiere abandono del tabaco y, en ocasiones, tratamiento quirúrgico.

Llega el reconocimiento pero falta la prevención

El nuevo cuadro de enfermedades profesionales reconoce como enfermedad profesional los nódulos de cuerdas vocales, como agente causante los esfuerzos sostenidos de la voz y como actividades los profeso profesores, cantantes, actores y locutores.

Esto nos debe llevar a exigir a los responsables de Educación y de centros privados la identificación de los riesgos que la producen y el establecimiento de medidas preventivas.

Junto a las condiciones de tipo estructural y la disminución del número de alumnos por clase, es conveniente mejorar las condiciones individuales de los enseñantes mediante cursos de educación de la voz, una correcta higiene de la misma evitando agentes externos y corrigiendo los hábitos incorrectos, sin olvidar los estudios de la voz a través de la vigilancia adecuada de la salud por parte de los especialistas en medicina del trabajo.

 

ALFONSO A. CALERA. Médico y delegado de Prevención de la Ferederación de Enseñanza de CCOO PV

 

.