Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

"Es necesario racionalizar y humanizar nuestra forma de trabajar y de vivir"

Entrevistamos a Jordi Sevilla, Ministro de Administraciones Públicas
Sáb, 15/04/2006 - 12:19
JAVIER MORALES
Dossier

Recientemente su Ministerio ha acordado con los sindicatos un conjunto de medidas orientadas a la conciliación de la vida laboral y familiar ¿Cuáles son los propósitos generales del denominado 'Plan Concilia'?.

Las medidas incluidas en el Plan Concilia tratan de responder a las necesidades surgidas de las nuevas estructuras sociales y familiares. Además, tienen la vocación de ser ejemplo y motor del cambio para el sector privado. Ese el caso de la creación de un permiso de paternidad de diez días o de la posibilidad de acumular la lactancia, alargando el permiso por maternidad hasta cuatro semanas adicionales. También es el caso del establecimiento de una nueva jornada de trabajo para los empleados públicos, que concluye a las 18:00 horas, y que se complementa con medidas de flexibilidad horaria. De hecho, los empleados públicos ya pueden decidir sobre un tercio de su jornada. Son medidas que, además, ponen especial atención en colectivos como familias monoparentales, para la atención del cuidado de hijos, personas dependientes o familiares con enfermedades graves, y otras iniciativas destinadas a la protección de la violencia de género.

¿No le preocupa el posible impacto negativo de todo esto sobre la calidad del servicio público?

Con estas medidas no se trata de reducir el tiempo ni la calidad del trabajo, sino de organizarlo mejor, con el fin de
sacarle más partido, y mejorar la productividad. El “Plan Concilia” es la normativa más completa y ambiciosa aprobada nunca en nuestro país en esta materia. Recoge las iniciativas más avanzadas puestas en marcha sobre la cuestión en los países de nuestro entorno. El objetivo de este Plan es mejorar las condiciones de trabajo de los empleados públicos. Ellos, los empleados públicos, son los primeros, pero no losúnicos beneficiados. Estas medidas, en la misma línea de otros grandes proyectos puestos en marcha por este Ministerio, tienen como finalidad incrementar la calidad de los servicios que ofrecemos a todos los ciudadanos y empresas. Para mejorar la calidad de los servicio debemos contar con los mejores profesionales y, para eso, resulta fundamental ofrecer unas condiciones laborales atractivas que permitan que cada uno desarrolle su vida personal y su carrera profesional como quiera y pueda.

¿De qué modo puede la Administración influir sobre la empresa privada para alentar la adopción de este tipo de medidas?

El Plan Concilia fue concebido con la clara vocación de dar ejemplo. Buena parte de las medidas incluidas en él son perfectamente aplicables, salvando las especificidades existentes en cada sector, a la mayoría de las empresas privadas. Algunas de las medidas que hemos incluido en el Plan Concilia ya formaban parte de planes de conciliación aplicados en varias compañías privadas, por lo que las hemos adoptado y mejorado. Lo que puede hacer la administración es crear un marco normativo favorable para que más empresas privadas se sumen. Así, por ejemplo, el Gobierno ya ha anunciado que el coste del nuevo permiso paterno será asumido por la Seguridad Social.

¿Qué viene después del Plan Concilia desde la óptica del Gobierno?

El Plan Concilia, junto con las futuras Leyes de Dependencia y de Igualdad presentadas también por este Gobierno, es fruto del amplio debate que, en todos los ámbitos de la sociedad, ha surgido en torno a la necesidad de racionalizar y humanizar nuestra forma de trabajar y de vivir. Se trata de un debate espontáneo, que demuestra claramente que la política no se puede ejercer de espaldas a los ciudadanos, sino que debe ir por delante de las necesidades de la sociedad. Una sociedad en la que el trabajo no puede convertirse en una traba insuperable que cercene la libertad de los ciudadanos, en la que atender a los hijos, a la familia, a las personas dependientes, o incluso disfrutar del tiempo libre como cada cual considere oportuno, puede y debe ser una prioridad. En suma, una
sociedad más justa y por lo tanto, más feliz.

¿Va a hacer algo el Gobierno para racionalizar los horarios laborales españoles?

En parte, ya lo hemos hecho, al dar un primero paso hacia una mayor racionalidad de los horarios y una mejor organización del trabajo. Debemos acercarnos a los países de nuestro entorno donde se trabaja hasta las cinco o las seis de la tarde, con lo que queda tiempo para que cada cual pueda tener vida personal al margen. A ellos no les va tan mal con esta fórmula. Pero, al tratarse de un cambio social profundo, no se puede llevar adelante de la noche a la mañana. Se trata de un proceso lento y gradual, que nace de la convicción, por parte de todos, trabajadores y responsables, de que muchas horas pasadas en la oficina no equivalen a mucho trabajo. España es el país de nuestro entorno con una productividad más baja, y con todas estas medidas de racionalización y mejor organización del trabajo buscamos también mejorar la productividad. Sin duda, una mejor organización del trabajo, unos horarios más racionales y adaptados a las necesidades de los trabajadores crea un entorno laboral más propicio y seguro.

Algunas medidas del Plan Concilia

MAITE GARABIETA. Secretaria de la Mujer FSAP-CCOO

Una de las medidas del Plan Concilia más aireadas han sido los 10 días de permiso por paternidad. Es un avance muy importante que ya se ha trasladado a otros ámbitos de la concertación social e, incluso, se contempla de forma general y se amplía en el anteproyecto sobre la Ley de Igualdad entre Hombres y Mujeres. El Plan Concilia, sin embargo, tiene otros logros tanto o más importantes, logrados en buena medida a propuesta de la FSAP. Entre ellos destacamos:

  • Reducción de jornada del 50 por ciento, retribuida, para poder atender a un familiar en primer grado por enfermedad grave durante un mes.
  • Ampliación del periodo de excedencia a dos años por cuidado de un familiar hasta segundo grado, con reserva del puesto de trabajo. A la vez, se reserva el puesto de trabajo por el cuidado de cada hijo.
  • Dos horas de flexibilidad horaria para los trabajadores que tengan un hijo con discapacidad, además de la posibilidad de ausentarse del trabajo para acudir a reuniones en los centros de educación especial o para acompañarle si recibe apoyo adicional sanitario.
  • Permiso de lactancia acumulada hasta cuatro semanas.
  • Derecho a ausentarse del trabajo para someterse a técnicas de fecundación.
  • Reducción de jornada por hijos de entre seis y doce años.
  • Permiso de hasta dos meses por adopción internacional cuando sea necesario el desplazamiento previo.
  • Derecho a ausentarse del trabajo hasta dos horas diarias en el caso de nacimiento de hijos prematuros o que tengan que permanecer hospitalizados, computándose el permiso de maternidad a instancias de la madre después del alta hospitalaria de la criatura, siempre después de las seis semanas obligatorias de descanso. Las retribuciones son íntegras y si faltase la madre, este derecho pasa a ser del padre.
  • Posibilidad de asistir a cursos de formación durante los permisos de maternidad, paternidad y excedencia por motivos familiares.
  • Fomento de medidas, en materia de formación, que favorezcan la conciliación de la vida laboral y familiar, así como la participación de empleadas y empleados públicos con cualquier tipo de discapacidad.
  • Reconocimiento de las familias monoparentales y sus derechos.

En el apartado de violencia de género, ha habido otro logro muy importante. Por fin, las mujeres funcionarias tienen una ayuda económica y soporte vital, en el caso de tener que desaparecer de su puesto de trabajo por su seguridad durante una temporada.

Creemos que el resultado final supone un claro avance sobre la situación anterior y que lo conseguido se va a extender al resto de trabajadores a través de la Ley de Igualdad y del impulso que recibirá la negociación colectiva.