Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Ergonomía participativa

Mar, 15/04/2008 - 12:20
FERNANDO RODRIGO
Dossier

Las lesiones relacionadas con la carga física del trabajo –manipulación de cargas, movimientos repetitivos, posturas forzadas– están creciendo en importancia en los últimos años. La Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo estima el coste de los trastornos osteomusculares debidos al trabajo entre el 0,5 y el 2 por ciento del PIB (el coste más importante de los relacionados con la Seguridad y Salud en el Trabajo).

Los datos de siniestralidad laboral en España del año 2006 muestran que los accidentes con baja codificados como sobreesfuerzos representan el 30% del total de accidentes (primera causa de accidentes con baja) y son el origen de aproximadamente otro 30% de las jornadas no trabajadas por accidentes en tiempo de trabajo con baja (el mayor porcentaje).

Por otra parte, las alteraciones osteomusculares son las enfermedades profesionales más frecuentes en España y, según estimaciones recientes, estas patologías ocupan el primer lugar tanto en términos de incidencia (casos nuevos) como de prevalencia (proporción de casos acumulados en un momento dado) de enfermedades laborales, habiéndose calculado que cerca de 800.000 trabajadores en nuestro país padecen algún tipo de dolencia osteomuscular como consecuencia de sus condiciones de trabajo.

En este contexto no es de extrañar que en los últimos años asistamos a un creciente interés por la ergonomía como técnica para la prevención de los trastornos osteomusculares. Y dentro de este campo general va emergiendo como una alternativa de especial coherencia y efectividad la ergonomía participativa en particular. Estamos hablando, básicamente, de una manera de enfocar la prevención de riesgos laborales relacionados con la patología osteomuscular, en la que la cooperación entre directivos, técnicos y trabajadores de una misma empresa se constituye en el eje principal del proceso encaminado a conocer y evaluar los riesgos y desarrollar estrategias preventivas frente a los mismos.

Cada vez disponemos de mayores evidencias de que este tipo de experiencias, además de ser más justas, funcionan. A analizar dichas experiencias y el marco de actuación que exigen y las posibilitan hemos dedicado este dossier con la intención de estimular prácticas innovadoras de participación en la implementación de soluciones efectivas a los problemas.