Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Disruptores, esos desconocidos

Dom, 15/07/2012 - 12:19
FERNANDO RODRIGO
Dossier

El riesgo por exposición a sustancias tóxicas presenta múltiples y complejas caras, algunas más desconocidas que otras, pero no por ello menos peligrosas para la salud y el medio ambiente. Los disruptores endocrinos están entre estas últimas. Hasta hace poco tiempo se hablaba poco de ellos y no se sabía demasiado, fuera de los ambientes muy especializados. En los últimos tiempos este conocimiento ha ido mejorando de manera exponencial, pero no así la información pública y mucho menos las políticas preventivas.

Desde ISTAS y CCOO llevamos mucho tiempo alertando del peligro de estas sustancias, de la inexistencia de políticas públicas de control y limitación de su uso y de la falta de acciones preventivas en los centros de trabajo.

Una de las características de las sustancias que contienen disruptores endocrinos es que, contrariamente al resto de sustancias químicas, la baja exposición produce efectos muy dañinos sobre las personas, lo que provoca que la prevención higiénica tradicional, basada en fijar límites máximos de exposición, con estos productos no tenga ninguna eficacia.

En cuanto a sus efectos en la salud de las personas expuestas, sabemos con toda certeza que producen daños en el sistema reproductor masculino y femenino, cáncer en órganos hormonales (mama, próstata, testículos y tiroides), en el sistema neurológico y en el neuroinmunológico, así como enfermedades metabólicas. Como podemos ver, un amplio abanico de enfermedades graves y que afectan a centenares de miles de personas todos los años.

Según los estudios existentes, existen en el mercado centenares de sustancias químicas con propiedades de disrupción endocrina que pueden clasificarse en unos diez grupos químicos diferentes y que se usan en más de 100 ocupaciones distintas y en un gran número de sectores productivos y actividades. Esas ocupaciones van desde el sector de la limpieza hasta el de parqueteros, soladores, tapiceros, trabajadores del calzado, textil, etc. Es decir, muchos cientos de miles de trabajadores y trabajadoras se hallan expuestos a estas peligrosas sustancias sin que probablemente lo sepan ni cuenten con medidas preventivas eficaces. Es especialmente significativa la exposición de mujeres a los disruptores endocrinos, dado los sectores afectados. Solo en el de la limpieza son centenares de miles las posiblemente afectadas.

El dossier que presentamos trata de sensibilizar, informar y llamar la atención de los responsables públicos y de los profesionales de la prevención y responsables de empresas sobre la necesidad de promover una especial vigilancia y control sobre el uso que se hace de estas sustancias, así como impulsar su eliminación y sustitución por otras que no tengan unos efectos tan dañinos para la salud y el medio ambiente.