Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

¿Despediría usted a Guardiola? Utilizan la evaluación de riesgos psicosociales como instrumento contra la arbitrariedad en la organización del trabajo

Dom, 15/01/2012 - 12:19
ELIO CONESA RIBERA
Dossier

Esa fue la pregunta que plantearon los trabajadores y trabajadoras de un centro de atención primaria de Sant Boi de Llobregat (Barcelona) a las autoridades sanitarias catalanas cuando su directora recibió la comunicación de cese tras veinte años en esa responsabilidad. No se trataba de un caso aislado y los delegados de prevención del Área de Atención Primaria Costa de Ponent nos pusimos en marcha para luchar contra la arbitrariedad en la organización del trabajo que parece que avanza en la sanidad catalana.

Los recortes que la Generalitat de Catalunya empezó a aplicar en la sanidad pública tras ganar Convergència i Unió las elecciones, en octubre de 2010, no sólo han supuesto una merma de la financiación, sino la imposición de una serie de prácticas en la organización del trabajo que repercuten negativamente en la salud de los trabajadores y trabajadoras de los servicios médicos, especialmente en lo que se refiere a exposición a riesgos psicosociales.

La evaluación de riesgos psicosociales en nuestro ámbito de actuación "la dirección de Atención Primaria Costa de Ponent en Barcelona" siempre nos pareció prioritaria. En junio de 2009 se aplicó el método COPSOQ-Istas21 a los 81 grupos de trabajo que pertenecen al área y evaluamos sobre 21 dimensiones en qué medida los trabajadores del área " 2.941, de los cuales el 76% participó en la evaluación" estaban expuestos a riesgos psicosociales como la falta de influencia, la claridad de rol, la calidad del liderazgo, etc. Detectamos la situación global de cada centro y las áreas de mejora y creamos el grupo de trabajo COPSOQ-Istas21, que lleva más de un año analizando los resultados de la evaluación y haciendo propuestas. Sin embargo, nunca imaginamos que tendríamos que hacer valer este instrumento de evaluación y sus resultados para proteger a los trabajadores y trabajadoras de la arbitrariedad en la organización del trabajo.

¿Cómo hacerle frente a la arbitrariedad?

La situación que vamos a relatar se vivió en tres centros de salud de una población cercana a Barcelona, Sant Boi de Llobregat. En el mes de mayo llega un nuevo director con el encargo de poner en marcha un proyecto que, con el nombre de "Clau ciutat", coordinara los cuatro centros de salud existentes. La información a los trabajadores es desigual y crece la rumorología de todo tipo, pero el 30 de mayo se desvelan las intenciones del cambio: el nuevo director envió un correo a todos los trabajadores y trabajadoras, a la dirección territorial y a la gerencia, anunciando el cese de tres personas con funciones directivas: una adjunta y dos directores de tres centros distintos. Así fue cómo dos directores de centros de salud conocieron su cese. Inmediatamente, estas personas se vieron privadas, sin ninguna comunicación previa, de las claves de acceso a los sistemas informáticos que les permiten realizar su trabajo de forma habitual. Además fueron sistemáticamente excluidos de las reuniones que la nueva dirección mantenía con los adjuntos, a pesar de que aún no habían sido formalmente relegados de sus responsabilidades.

Ante esta situación, los trabajadores y trabajadoras de dichos centros escribieron una carta a las autoridades sanitarias catalanas planteando que no entendían las razones de dicho cambio, al mismo tiempo que los afectados ponían en conocimiento de los delegados de prevención de riesgos la situación de acoso a la que estaban siendo sometidos. Analizada la situación, los delegados de prevención nos ponemos en marcha en dos direcciones. En primer lugar dirigimos un escrito por registro de entrada al gerente territorial del Institut Català de Salut de su área, denunciando todas estas prácticas de acoso y exigiendo que se inicie, lo antes posible, el procedimiento de identificación, intervención y resolución de situaciones de etiología psicosocial que tiene aprobado el Institut Català de Salut para estos casos.

En segundo lugar, en una reunión del grupo de trabajo de riesgos psicosociales del Área de Salud Costa de Ponent, denunciamos que se están adoptando decisiones arbitrarias que afectan a las condiciones de trabajo de toda la organización y por tanto a todos los trabajadores y trabajadoras de los mismos. Presentamos los resultados de la evaluación de riesgos que había sido realizada en junio de 2009 y mostramos que los centros que dirigen los profesionales cesados son de los pocos que han obtenido una puntuación favorable tras aplicar el COPSOQ-Istas21.

Concretamente se observa que en 19 de los 81 centros de trabajo evaluados (centros de salud, centros de urgencias, puntos de atención continuada, servicios centrales, programas de atención domiciliaria, servicios de diagnóstico por la imagen, etc.), una mayoría de sus trabajadores y trabajadoras se encuentra en la situación más desfavorable en cuanto a exposición de riesgos psicosociales y en los que son necesarias actuaciones urgentes. Luego encontramos un grupo de 55 centros en una situación intermedia, es decir, en los que menos de un 50% pero más de un 30% de sus trabajadores se encuentra en la posición más desfavorable de exposición a riesgos psicosociales. Y finalmente, sólo en 9 centros, la mayoría de los trabajadores está en una situación favorable en la exposición a riesgos psicosociales. Precisamente en ese grupo de 9 centros con buenos resultados se encuentran los dos de Sant Boi cuyos directores iban a ser cesados.

Además presentamos una comparación de la evaluación de riesgos psicosociales entre los cuatro centros de salud existentes en Sant Boi. El grupo de trabajo se enfrenta a la evidencia de los resultados: aquellos centros en los que se pretende cesar al equipo directivo, son los que presentaron, en el momento de la evaluación, mejores resultados en las dimensiones que más información aportan sobre las prácticas de gestión de los recursos humanos. Por ejemplo, un 68 y un 72% de los trabajadores de cada uno de los dos centros en cuestión manifiestan encontrar buenas posibilidades de desarrollo en su trabajo y un 75 y un 65%, respectivamente, valoran muy positivamente la calidad del liderazgo de su dirección. Además, un 62,5 y un 57% manifiestan que sus roles están bien definidos.

¿Cómo es posible que centros con una elevada presión asistencial en barrios con características socioeconómicas muy complejas obtengan mejores resultados en cuanto a clima laboral y la satisfacción de los trabajadores que servicios administrativos y servicios centrales? ¿Cómo es posible que se piense relegar a equipos directivos que presentan mejores resultados que el resto de centros con igual o menor presión asistencial y sin duda mejor equipados? Además, ambos centros han sido, desde hace años, pioneros en todos los cambios e innovaciones que se han hecho en atención primaria, por ejemplo, la informatización de la historia clínica, la receta electrónica, consulta de enfermería de alta resolución, etc. Y a pesar de ello siguen siendo los que presentan un mejor clima laboral.

El análisis de ambos centros por dimensiones y el análisis comparativo con otros centros fueron suficientes argumentos para que se defendiera, ante la gerencia, no sólo la incomprensión de la medida de cese, sino la justificación para que ambas direcciones lideraran la nueva propuesta organizativa de la población de Sant Boi. A finales de julio, desde la gerencia territorial, dieron marcha atrás a todo el proceso, los dos directores y la adjunta fueron confirmados en sus cargos y se pidió disculpas a todos los trabajadores afectados.

Esta experiencia ha de servir para avalar el método COPSOQIstas21, no sólo para la evaluación de riesgos, en la que no cabe ninguna duda científica, sino en la selección de personal directivo en empresas públicas y privadas. Es evidente que el Institut Català de Salut, como empresa pública, debería tener gestores seleccionados objetivamente con criterios de profesionalidad y capacitación, no por el amiguismo en el que parece que estamos inmersos.

* Elio Conesa Ribera es delegado de prevención de CCOO en la gerencia territorial Costa de Ponent del Institut Català de Salut.