Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

¿Cómo limitar los efectos negativos de la distribución irregular de la jornada a través de la negociación colectiva?

Mié, 15/01/2014 - 12:20
CLARA LLORENS Y NEUS MORENO
Dossier

A pesar de las dificultades, tenemos que negociar a nivel de empresa sobre distribución irregular de jornada para limitar sus efectos negativos en la salud, en las condiciones de trabajo y de vida. La experiencia sindical de CCOO nos permite proponer ocho criterios para una plataforma:

1. Establecer un preaviso más amplio que el establecido por la reforma en la ley (cuanto más amplio mejor) y que, como indica la ley, concrete la distribución horaria diaria y semanal del cambio de jornada.

2. Establecer un procedimiento de asignación de los cambios en la jornada de manera rotativa y justa. Una opción es incluir a toda la plantilla en la rotación de los cambios de jornada, otra opción es incluir solo a voluntarios (aunque esta segunda opción puede ser ficticia si hay colectivos cuyas condiciones contractuales son muy precarias y son vulnerables). En todo caso, permitir la permuta entre los trabajadores. Por otra parte, se trataría de excluir de la asignación a ciertos colectivos: a trabajadoras con jornada reducida por derechos de conciliación, embarazo y lactancia, y situaciones de violencia contra las mujeres, a trabajadores con limitaciones de jornada relacionadas con la seguridad y la salud, a trabajadores a turnos y/o trabajo nocturno, trabajadores con contrato tiempo a parcial o con derechos por formación reglada.

3. Establecer cómo el empresario podrá aplicar las modificaciones de jornada: si se producirá vía un alargamiento de jornada en los días laborables o si se producirá en días no laborales, festivos o no.

4. Establecer el control por parte del trabajador de la decisión sobre la recuperación de las modificaciones de jornada: si el empresario ha obligado a trabajar de más, que el trabajador pueda decidir cuándo trabaja de menos; si el trabajador es obligado a trabajar de menos para que luego trabaje de más cuándo lo exija el empresario, que el trabajador pueda decidir cuando hace la reducción. Establecer, además, el mismo preaviso para el trabajador que para el empresario. Sería importante determinar que las recuperaciones sean bien por horas, bien por jornadas completas, según elija la persona trabajadora.

5. Establecer una compensación (sobrecoste) de la modificación de la jornada, sobre todo cuando supone aumentar la jornada asocial (cuando el trabajo de más se hace en sábados y festivos, implica prolongar la jornada más de 9 horas/día, implica trabajar en horas asociales….) y cuando el preaviso es corto. La compensación puede ser que cada hora de cambio trabajada en distribución irregular en estos supuestos valga una hora y media. Otras compensaciones a la distribución irregular que reducirían los efectos negativos podrían ser aumentar la autonomía en la gestión del tiempo en ordenación regular: la flexibilidad horaria de entrada y salida, en módulos diarios, semanales o mensuales, adaptados a las necesidades de las personas trabajadoras; la potenciación de las jornadas continuadas; establecer más días y sobre todo horas de asuntos propios, permitir el teletrabajo, etc.

6. Establecer un número máximo de horas de distribución irregular por trabajador en un año, por debajo del establecido por la reforma en ley.

7. Establecer las causas por las que la empresa puede hacer uso de la distribución irregular de jornada.

8. Exigir que la representación legal de los trabajadores pueda realizar el seguimiento: comunicación temporalizada a la RLT a la vez que a la persona afectada; información cada 3 meses de las horas realizadas de más y de menos por cada trabajador; información anual de las horas. Analizar conjuntamente la aplicación del acuerdo y evolución de las horas extras una vez al año.

* Esta propuesta ha sido elaborada a partir de una plataforma trabajada entre FITEQA-CCOO e ISTAS y actualizada con el trabajo conjunto de las asesoras y asesores de CCOO asistentes a un seminario de organización del trabajo y salud: Guadalupe Castán, Iván Borges, Jorge Tejada, Judith Hortet, Lucía Potenciano, Maru Mateo, Montse Haro, Nuria García, Rosa Andrés, Sonia Bonal, Soraya Déniz, Susana Martínez, Neus Moreno y Clara Llorens.