Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Antiinflamatorios y analgésicos: la única forma de aguantar la jornada

Sáb, 15/04/2017 - 12:19
BERTA CHULVI
Dossier

CCOO de Aragón ha empezado a investigar el alto consumo de medicamentos para soportar los trastornos musculoesqueléticos en las cadenas de montaje. Los primeros resultados son muy preocupantes. Un cóctel de fármacos es lo que permite a los trabajadores y trabajadoras hacerle frente a las demandas de cada jornada. Entre las mujeres de todas las edades, este porcentaje se eleva al 81%.

 

Lorenzo tiene 50 años y es un operario con más de 20 años de experiencia en una cadena de montaje de la industria auxiliar del automóvil. En su empresa hace 10 años se consiguió implantar un sistema de rotación de puestos cada media hora. Ha sido uno de los primeros en aplicar en su empresa una encuesta sobre el consumo de medicamentos que está pilotando CCOO de Aragón. El resultado es muy preocupante: todas de las personas entrevistadas (10 hombres y 4 mujeres) en su empresa dicen tomar algún tipo de antiinflamatorio o antirreumático, el 80% analgésicos y un 30% relajantes musculares. El 93% tiene a mano entre 3-4 medicamentos diferentes y en el momento del estudio toma, de media, tres medicamentos a diario. Recientemente, otra encuesta realizada por la Federación de Servicios de CCOO entre una muestra representativa de las camareras de pisos detectó una situación similar: el 71,5% de las trabajadoras tiene que consumir medicamentos para poder afrontar los dolores musculoesqueléticos durante la jornada laboral. Los datos proporcionados por CCOO de Aragón ilustran de nuevo esta situación: "Tenemos que seguir investigando "explica Ana Cortés, técnico en la Secretaría de Salud Laboral de CCOO de Aragón" porque sabemos que la situación se da en otras empresas: abres las taquillas de la empresa y aquello parece una farmacia".

La rotación de puestos fracasa si no se diseña bien
La rotación de puestos, como apunta la literatura científica más reciente, no es por sí sola una medida "mágica" que reduzca los trastornos musculoesqueléticos. En un artículo publicado este mismo año en la prestigiosa revista Applied Ergonomics, Rosimeire Simprini y un amplio equipo de colaboradores presentan una revisión sistemática de los estudios que examinan la eficacia de la rotación de puestos en la reducción de los trastornos musculoesqueléticos. La conclusión es clara: no se puede afirmar que la rotación de puestos reduzca el riesgo de aparición de trastornos musculoesqueléticos.

El caso de Lorenzo así lo demuestra. Lorenzo explica que de los 14 puestos en los que está a lo largo de una jornada, solo dos de ellos son suaves en cuanto al levantamiento de cargas. A Lorenzo se le diagnosticó una epicondilitis, que su médico de cabecera sospecha que tiene origen profesional, pero que la mutua considera enfermedad común. El Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) ha denegado el origen profesional de la dolencia, apoyándose en la rotación de los puestos de trabajo. El INSS reconoce que: "En alguna de las operaciones realizadas existe riesgo potencial de enfermedad profesional por movimientos repetitivos, pero que ese riesgo se reduce considerablemente mediante la rotación de puestos adecuada".

¿Cómo sabe el INSS que se trata de una rotación adecuada? Como vienen defendiendo los sindicatos de toda Europa y en particular CCOO, la rotación de puestos puede ser una alternativa a valorar, pero su efectividad radica en su correcta aplicación, es decir, en cómo se equilibre la carga biomecánica entre las diferentes partes del cuerpo, en la intensidad y duración del esfuerzo, etc. Debe estar diseñada para este cometido y es absolutamente necesario que los trabajadores y las trabajadoras estén implicados en la organización de ese sistema de rotaciones.

Lo que observamos poco tiene que ver con eso y habrá que preguntarse cómo se está aplicando esta medida en las empresas. Mercedes, delegada sindical en una empresa de la industria farmacéutica donde se realiza la rotación de puestos cada dos horas, lo explica con mucha claridad: "En lugar de introducir ayudas mecánicas o cambios en la organización del trabajo, la empresa acude a la rotación de puestos porque tiene coste cero y hace a las trabajadoras polivalentes, pero la aplica de tal manera que lo único que ocurre es que las lesiones aparecen más tarde, pero acaban apareciendo".