Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Ajuste de cuentas

Dom, 15/01/2012 - 12:19
FERNANDO RODRIGO
Dossier

La situación que se vive en estos momentos en las empresas es en muchas ocasiones inaudita. La crisis parece haber despertado los instintos más depredadores y muchos ajustes de plantilla parecen más bien ajustes preventivos por si acaso bajan las ventas, los pedidos, los clientes…, a veces sin justificación real, o al menos sin la suficiente para la envergadura de los que se proponen. No hablamos sólo de los expedientes de regulación de empleo –ERES–, sino de los ajustes de plantilla en forma de no renovación de contratos temporales, de despidos individuales o colectivos injustificados, etc. Parece que estamos frente a un enorme ajuste de cuentas. Los impactos en la salud de los trabajadores, de los que se van al paro y de los que se quedan trabajando, son cada vez más evidentes y reconocidos. Como lo es también que los impactos superan ya a las personas afectadas directa o indirectamente y alcanzan al conjunto de la sociedad, en forma de temor patológico a quedarse sin empleo, o a sufrir la reducción del salario y el empeoramiento de las condiciones de trabajo. Temor que se convierte en cambios de comportamiento individual y colectivo y en señales evidentes de aumento de trastornos de salud.

manosFrente a esta situación, la labor sindical bien informada es más necesaria que nunca. Es prioritario defender el empleo en un sentido amplio, en su cantidad y en su calidad. Y para esta última, lo referido a la salud laboral es fundamental. Hay que comenzar a utilizar los datos del impacto que para la salud de los trabajadores tiene lo que está sucediendo con el empleo, las condiciones de trabajo y los derechos laborales y sociales. Para ello, la alianza entre el mundo científico-técnico y la fuerza sindical de los trabajadores es más imprescindible que nunca. Poner encima de la mesa datos y análisis de lo que está pasando y hacerlo para impulsar la acción y la intervención socio-sindical es la tarea.

Como veremos en este dossier, los ajustes de plantillas se traducen en mayores exposiciones a riesgos psicosociales, más riesgos ergonómicos, pérdida de derechos y sobrecarga de trabajo. Hemos visto que se dan cócteles explosivos en cuanto a la combinatoria de los distintos riesgos que sin duda se van a traducir, en breve, en más sufrimiento, daños y pérdidas de salud. Y sencillamente no podemos permanecer pasivos. Hay cosas que hacer y aquí planteamos algunas de ellas.